Facebook.com/imanirescuecenter - Facebook.com/veronicah.richards
Fuente: Facebook.com/imanirescuecenter - Facebook.com/veronicah.richards

Hombre blanco se enamora de mujer negra: le pide permiso al padre y a la hija para tener una relación

Mayra Pérez
16 abr 2022
15:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Algunas de las conexiones más intensas ocurren a primera vista y nos toman por sorpresa. Esta es una conmovedora historia de amor internacional entre Terry y Veronicah.

Publicidad

Todo comenzó en octubre de 2005, cuando la camioneta de Terry Richards, quien estaba en Kenia en su primer viaje misionero, se averió mientras regresaba a su hotel en Amboseli. Con la ayuda de su equipo, la remolcaron a una tienda cercana.

Por otro lado, Veronicah estaba sentada afuera de esa tienda, esperando que la llevaran al trabajo. Terry se fijó en ella y se le acercó, y muy pronto comenzaron a conversar. Se encontraban a los pies del monte Kilimanjaro.

ENCUENTRO CASUAL

Terry, que entonces tenía 26 años, le contó que había ido a Kenia para construir una iglesia en una parte remota del país. Veronicah quedó asombrada al saber que había viajado por el mundo por su anhelo de propagar su mensaje de esperanza y amor. 

Publicidad

La pareja conversó durante una hora y ambos pudieron sentir una conexión instantánea. Antes de irse, Terry se volvió hacia Veronicah y, según recoge Love what matters, le preguntó

“¿Te gustaría tomarte una foto conmigo para que pueda volver y mostrarles a mis amigos lo hermosa que eres?”. Veronicah asintió y Terry le pidió a una dama de su equipo que la sacara.

RELACIÓN A DISTANCIA

La joven mujer le dio su dirección postal y le pidió que le enviara una copia de la foto. Dos semanas después, la recibió por correo, junto con una nota conmovedora en la que Terry detallaba su viaje a los Estados Unidos. El final de la nota decía: “Eres tan hermosa” en swahili.

Publicidad

En poco tiempo, la pareja estaba intercambiando correos. Terry le contaba cosas sobre él, le hablaba del clima, de su familia, su iglesia y la vida en Estados Unidos. En sus respuestas, Veronicah hacía lo mismo: plasmaba su propia vida en aquellas notas.

El intercambio de cartas y fotografías se mantuvo durante un año. En octubre de 2006, Terry regresó a Kenia y le preguntó a Veronicah si le gustaría unirse a su equipo misionero para un viaje de tres semanas.

Publicidad

Durante el viaje, la conexión entre ellos se hizo aún más cercana y su relación progresó. Una noche, antes de la cena, salieron a caminar por el hotel y un babuino asustó a Veronicah. Ella se aferró a Terry y justo después compartieron su primer beso.

Pronto, comenzaron a hablar de asuntos serios, como el compromiso y matrimonio. Veronicah le dijo a Terry que, de acuerdo con su cultura, tendría que pedirle a alguien de la edad de su padre que pidiera su mano en su nombre.

RITUAL ESPECIAL

Terry le pidió a Peter, el conductor del equipo, que hablara en su nombre y Veronicah hizo arreglos para que su papá acudiera a la reunión. Luego de hacer la petición de mano, el papá le preguntó al novio por qué había elegido a su hija y no a cualquier chica de Estados Unidos.

Publicidad

“No quiero a ninguna otra chica. Ella es la que amo y la única que quiero”, respondió Terry con seguridad.

Después de obtener el permiso del padre de Veronicah, la pareja se comprometió y Terry se fue a los Estados Unidos para iniciar el proceso de inmigración. Regresó a Kenia el 22 de septiembre de 2007 y, al día siguiente, la pareja celebró una boda tradicional con amigos y familiares.

Publicidad

UN MISMO SUEÑO

El 21 de marzo de 2008, Veronicah fue autorizada a ingresar a los Estados Unidos con una visa de prometida. La pareja se casó una vez más y han estado juntos desde entonces. El 23 de febrero de 2017, fueron bendecidos con una niña, Sophia Imani. Imani es una palabra swahili que significa “fe”.

Lee también: Gracias a foto, esposos descubren que estuvieron en el mismo lugar 11 años antes de conocerse

Veronicah y Terry descubrieron que compartían un mismo sueño: fundar un hogar para mujeres y niños. En 2018, compraron cinco acres de tierra al pie del monte Kilimanjaro y construyeron el “Centro Internacional de Rescate Imani”.

Publicidad

Como mujer de Kenia, Veronicah anhelaba ayudar a su gente, especialmente a las mujeres y los niños que luchan contra la falta de vivienda y la pobreza. Quería brindarles recursos para empoderar a las generaciones presentes y futuras.

Publicidad

CONFIANZA Y COMUNICACIÓN

Desde su propia experiencia, Veronicah compartió un mensaje poderoso para las personas en relaciones a larga distancia. Las alentó a que confíen en el proceso y confíen en su pareja, se comprometan, y por sobre todo que entiendan que la comunicación es la clave.

“Si están destinados a serlo, Dios abrirá un camino sin importar qué”, expresó.

Lo que comenzó como una conexión a primera vista se convirtió en el más profundo y verdadero amor, y la pequeña Sophia Imani es la prueba viviente de ello.  

¿Qué opinas de esta historia de amor internacional? Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y no olvides compartir estas historias con tus seres queridos.

Te puede interesar: Hombre se casa con mujer que conoció en una exposición y que se parecía a la que había pintado

Publicidad