El príncipe Harry evita a Donald Trump tras haber llamado 'desagradable' a Meghan Markle

El presidente Trump es conocido por decir cosas inapropiadas, y esta vez, su "desagradable" comentario sobre Meghan Markle hizo que el príncipe Harry mantuviera la distancia durante su visita de Estado.

Harry ganaría fácilmente el premio al miembro de la realeza más extrovertido, si existiera, así que verlo intencionalmente y con torpeza alejarse del presidente Trump podía ser la respuesta a la ofensa que este último hizo al nuevo padre.

Antes de salir de Estados Unidos para su primera visita de Estado no laboral a Inglaterra, Trump se sentó con "The Sun" para hablar sobre el viaje y, en el transcurso de la entrevista, apareció el tema de la esposa del duque de Sussex, Meghan Markle.

El presidente fue informado de que la nueva madre lo llamó un “odiador” de las mujeres y una persona divisiva en 2016 cuando se postuló para el cargo de POTUS (President of The United States).

Reaccionó diciendo que nunca se enteró y agregó: “No sabía que ella era desagradable”. El comentario al parecer no le sentó bien al príncipe.

Pero como fue criado para cumplir con su deber hacia la Reina y su familia, Harry se presentó en el Palacio de Buckingham para el almuerzo privado y la exhibición de la galería de fotografías organizada por su majestad en honor del presidente Trump y su esposa, Melania.

Ivanka Trump y su esposo, Jared Kushner, también se unieron a la pareja presidencial. El príncipe Charles y la duquesa Camila también estaban allí.

La corresponsal real, Emily Andrews, tuiteó que luego de que el príncipe entrara junto a Ivanka, permaneció en segundo plano y se enganchó  en una conversación con Earl Peel.

Hannah Furness tuiteó que Harry era apenas visible en el fondo del salón. Parece que aunque el presidente Trump negó el comentario de “desagradable” varias veces, el príncipe prefirió no estar en la misma habitación con él.

Ni siquiera los buenos deseos del multimillonario presidente pudieron mitigar el efecto de la declaración captada en video.

Por el lado positivo, el duque no tuvo ningún problema con la primera dama y esta visita se convierte en su segundo encuentro.

Se conocieron por primera vez en 2017 durante los “Juegos Invictus” en Toronto; que es una competencia de caridad para veteranos heridos, de la que el príncipe Harry es el presidente.

El comentario de Markle que llevó a la descripción de “desagradable” por parte de Trump ocurrió durante una aparición en “The Nightly Show with Larry Wilmore”.

La exestrella de “Suits” también dijo en ese momento que se mudaría a Canadá si Trump ganaba las elecciones.

La duquesa no estuvo en el almuerzo ni en la exposición porque aún se encuentra de reposo por maternidad. Igualmente, no asistirá al banquete del lunes por la noche.

El príncipe Harry tampoco irá, pero el príncipe William y Kate Middleton se unirán a la Reina como anfitriones de la familia presidencial.