logo
Shutterstock.com
Fuente: Shutterstock.com

Hombre que venció el COVID-19 revela que lo más doloroso para él fueron las pruebas

Fabricio Ojeda
03 may 2020
22:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El padre de dos que se contagió durante un viaje de Costa Rica a Panamá entre el 8 y el 15 de marzo, explicó que es muy difícil sobrevivir a la enfermedad, en aislamiento y sin saber qué va a suceder en un futuro.

Publicidad

El COVID-19 está causando estragos en todo el mundo, y aunque muchos estamos enterados de los síntomas que puede causar, lo cierto es que no sabemos realmente lo que sienten quienes lamentablemente han dado positivo a la enfermedad.

Desde el pasado 27 de abril, una carta redactada por un costarricense que superó el virus hace solo días, fue publicada en exclusiva por el portal web CR Hoy. En el escrito, el padre y esposo contó la dura experiencia que pasó durante su cuarentena y logró explicar cada sentimiento que experimentó, hasta tocar la fibra del lector.

Enfermera toma la temperatura de un paciente. | Foto: hoa.africom.mil

Publicidad

“Si la gente supiera lo que duele la prueba del coronavirus, se quedarían en casa…”, fue una de las frases más impactantes de la carta de Rafael Sandoval, de 53 años, con la que trata de crear conciencia entre quienes siguen tomando a la ligera la peligrosidad del COVID-19.

El padre de dos chicas, que se contagió durante un viaje de Costa Rica a Panamá entre el 8 y el 15 de marzo, explicó que es muy difícil sobrevivir a la enfermedad, en aislamiento y sin tener la certeza de qué va a suceder en un futuro.

Desde que llegó a su hogar ese 15 de marzo, él mismo se aisló en un cuarto de la casa porque se sentía muy mal. El 17 de marzo fue a un centro privado para hacerse la prueba de descarte del coronavirus y el 19 finalmente le informaron que test había salido positivo.

Publicidad

Resultado positivo de COVID-19. | Foto Pixabay

Sandoval, si bien no presentaba mucha fiebre, sí tenía tos y un dolor casi insoportable en todo el cuerpo. “Me dolía agacharme y cada vez que iba a toser lo pensaba porque sabía el dolor que significaba en mi tórax y la espalda. El dolor del cuerpo me volcó por completo y cuando me bañaba… ¡Hasta el pelo me dolía!”, explicó.

Publicidad

LAS PRUEBAS SON LO PEOR

Asimismo, perdió el gusto y el olfato y presentó dificultades para respirar. Pero sin duda, la peor parte para el costarricense fue pasar por las dolorosas pruebas del coronavirus, las cuales tuvo que soportar no una, sino ocho veces.

“Que a uno le metan un hisopo por la fosa nasal no es nada agradable, pero que eso se lo hagan ocho veces en un mes es peor aún. Yo tuve que someterme a esa prueba ocho veces… Cada examen consta de dos tomas, cada una con una diferencia de 24 horas”, redactó.

Especialista analizando pruebas en un microscopio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

En este sentido describió cómo cada toma le causaba un fuerte dolor en la zona de la nariz y de cabeza en general, hasta el punto de que se le salían las lágrimas del sufrimiento.

Si bien es cierto en la penúltima prueba ya se rehusaba a que los sanitarios ingresaran a su casa, lo cierto es que entendió que era afortunado de no estar en una unidad de cuidados intensivos como miles de personas en todo el mundo. Así que para su último test se iba a aguantar “como los grandes”.

Mientras tanto, su miedo se incrementaba en el aislamiento. En ese tiempo a solas a la gente le da por pensar demasiado. “La muerte en sí no me da miedo porque es lo único seguro que tenemos, pero cuando uno tiene hijos y familia, duele dejarlos, y empezamos a pensar lo peor”, señaló.

Publicidad

Enfermera sostiene un tubo con una prueba de COVID-19. | Foto Pixabay

LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Afortunadamente, el 19 de abril llegaron las mejores noticias: las últimas dos tomas de Rafael habían arrojado negativo, así que podía ser dado de alta. Ese día se bañó y salió a abrazar a su familia en medio de llantos de alegría.

Publicidad

Él no podía creer que todo lo malo ya hubiese pasado y hoy solo puede sentirse agradecido con todos los sanitarios que tienen que dejar a sus familiares para ponerse en la primera línea de batalla para luchar en contra del coronavirus.

Asimismo, agradece a sus amigos que se preocuparon por él mientras se había visto tan mal con el COVID-19, pero sobre todo, siente gratitud con sus dos hijas, Fabiola y Alejandra, y con su esposa Jessica, porque lo apoyaron cuando más lo necesitó.

Ada, la abuela de 104 años que venció el coronavirus. | Foto: Youtube/Vive La Tarde Paraguay

Publicidad

Ada Zanusso, de 104 años, es otra paciente que superó el coronavirus a su avanzada edad. En este sentido, la anciana de nacionalidad italiana pertenece al grupo de personas de más edad a nivel mundial en superar el COVID-19.

Pero no es sorprendente su diagnóstico después de enterarnos de que así como ha sobrevivido a esta pandemia también le tocó vivir la de la gripe española, además de dos guerras mundiales. Un aplauso a esta dama luchadora.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

En AmoMama.es hacemos todo lo posible para brindarte las noticias más actualizadas sobre la pandemia de COVID-19, pero la situación cambia constantemente. Alentamos a los lectores a consultar en línea las actualizaciones del CDС, WHO y los departamentos locales de salud para mantenerse actualizados.¡Cuídate!