Laura Bozzo reveló el origen de su icónica frase 'que pase el desgraciado'

Mayra
01 jul 2020
16:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Muy emocionada y desbordante de energía por su regreso a la televisión luego de cuatro años, la presentadora peruana habló sobre la primera vez que pronunció la icónica frase que hoy la identifica.

Publicidad

La polémica Laura Bozzo está de vuelta a la pantalla chica con un programa llamado ‘Laura sin censura’, que se trasmitirá a través de Unicable en México, y volveremos a escucharla pronunciar la conocida frase ‘que pase el desgraciado’.

Publicidad

En una reciente entrevista que dio para ‘Las Estrellas’, Laura habló entre otras cosas, sobre la primera vez que dijo estas palabras en un programa que presentaba en 1998 en su país natal, Perú, y se dejó llevar por la indignación.

“Un joven había embarazado a siete adolescentes de entre 16 y 17 años. Primero salió una niña, después salió la otra y después salió la tercera. Y yo estaba tan enojada”, dice Laura.

“Me acuerdo que estaba tan furiosa porque mis hijas eran chicas en ese momento, pensé en ellas y dije: ‘¡Que pase el desgraciado!’, y ahí quedó”, contó Bozzo con su acostumbrada soltura.

Publicidad

El impacto que generó la frase en ese momento no pasó desapercibido y se hizo habitual que la abogada la utilizara a lo largo de sus programas, convirtiéndose en su una expresión con la que es identificada, por lo que aclara que ya fue registrada por ella.

Y es esa manera espontánea en que se expresa, conectándose siempre con sus más genuinos sentimientos, es lo que hace que la presentadora sea tan admirada y genere tanta empatía con su audiencia, que durante años la ha seguido fielmente.

Publicidad

Y aunque son innumerables sus seguidores, Laura ha aprendido a lidiar con todo tipo de críticas, mostrándose muy agradecida por aquellas que son constructivas y le permiten mejorar, siendo capaz de disculparse cuando sea necesario.

Respecto a las críticas nacidas de la envidia o de la intención de causar daño, simplemente las ignora argumentando que no está interesada en esta etapa de su vida en sostener peleas inútiles y desgastantes.

Antes de engancharse en una pelea, Laura manifiesta que prefiere utilizar su energía positiva en ayudar a todo aquel que lo necesite, poniendo a su alcance toda su experiencia.

Publicidad