Medios

27 de abril de 2021

Abuelo mexicano de 71 años inventa una estufa solar y pide ayuda para difundirla

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El hombre está recibiendo difusión en las redes sociales, donde las personas buscan ayudarlo con las ventas de la estufa solar.

Maximino Antonio Piedad, de 71 años, es oriundo de Amatitla Santiago en Tamazunchale, San Luis Potosí. En su juventud no tuvo la posibilidad de acceder a estudios y aprendió a hablar español a los 20 años.

Sin embargo, su creatividad e ingenio lo llevaron a confeccionar un artefacto para ayudar a las personas de bajos recursos y al planeta.

Publicidad

En la actualidad, el abuelito se ubica cerca a la Central de Abasto de Ecatepec, en el Estado de México, y allí empezó a trabajar en una estufa solar después de que vio a unas personas tratando de hacerlo en una marcha.

Entonces, él se dio a la tarea de perfeccionar el artefacto de cocina que hoy comercializa en 1.200 pesos mexicanos.

El proyecto está terminado y don Maximino, aunque no tiene muchos pedidos, ya ha logrado enviar algunos ejemplares de su estufa a otros lugares de México y hasta a Estados Unidos.

La creación de este hombre consta de una antena de televisión que refleja la luz del sol hasta la parrilla, colocada encima a 50 centímetros.

Publicidad

El artefacto produce el calor necesario para cocinar platos como carnes, frijoles, calentar agua y comidas, cumpliendo el objetivo de ayudar a personas de escasos recursos económicos, como él.

Publicidad

En la cuenta @cdmx_oficial, una de las páginas de Instagram que han decidido apoyar el invento de don Maximino, se puede ver una demostración del funcionamiento de la estufa solar. En solo 10 minutos el agua empieza a hervir. 

En el mensaje adjunto a la publicación, invitan a las personas a apoyar este tipo de emprendimientos que permiten ahorrar recursos y contribuir con el planeta. Además, son de gran ayuda para la economía local.

Los usuarios de la red social elogiaron el ingenio de este hombre por su capacidad para desarrollar un artefacto que solucione problemas económicos y ambientales relacionados con una necesidad básica como la alimentación.

Incluso, una de las personas recomendó el producto porque se lo compró a don Maximino hace siete años y aún funciona perfectamente, solucionando muchos apuros que ha tenido cuando no puede pagar su factura del gas.

Publicidad