Sobre AM
Entretenimiento

04 de septiembre de 2021

Hombre rico humilla a una familia pobre en un caro restaurante y la mesera le da una lección - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Un ejecutivo adinerado se opone a la presencia de una familia de medios modestos en un restaurante gourmet de lujo, pero termina aprendiendo una lección valiosa.

Joel Martínez tenía una reserva permanente en el restaurante más exclusivo de Nueva York, Le Dauphin. Cenaba allí al menos dos veces por semana, y amaba la atmósfera de exclusividad tanto como la deliciosa comida.

Para él era especial entrar en el silencioso restaurante con solo los discretos sonidos de la plata y el cristal, y los suaves murmullos de las conversaciones de los comensales refinados. Era el cielo y le encantaba.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

UNA FAMILIA

Una noche, Joel estaba felizmente examinando el menú cuando su ideal se hizo añicos. ¡Se entrometieron voces fuertes, voces ásperas, voces de niños! Vio a Ivonne, su camarera favorita, escoltando a una familia a una mesa cercana.

¡Una familia! Joel rara vez veía familias en Le Dauphin. ¡Y qué familia! Joel pudo ver que Le Dauphin no era su lugar de reunión habitual. Los padres estaban en la treintena y vestían con sus mejores galas, los dos niños estaban en la adolescencia.

Ivonne comenzó a explicar el menú y las especiales del chef cuando la madre interrumpió: "¡Lo siento, todo eso suena tan caro! ¿Hay algo más simple y asequible en el menú?".

Cargando...

Publicidad

"¡Quiero una hamburguesa!", gritó el niño y Joel hizo una mueca. ¿Una hamburguesa en Le Dauphin? ¿Uno de los cinco restaurantes de Nueva York con cinco estrellas Michelin? Era inconcebible.

DECIDIÓ INTERVENIR

Joel intervino. Dijo: "Si quieres barato y de mala calidad, ¡hay una parrilla al otro lado de la calle que es tu estilo!".

"¿Perdóneme?", preguntó el padre sonrojándose. "¿Estás hablando con nosotros? El dinero no te da derecho a humillarnos”.

"Sí", dijo Joel con arrogancia. "Si no puede pagar ni apreciar el tipo de comida que sirve Le Dauphin, debe irse".

Cargando...

Publicidad

"¡Tenemos todo el derecho a estar aquí!", gritó la madre.

"¿Verdad? El dinero compra derechos", se mofó Joel, "y no parece que pueda pagar palitos de pan en una parada de camiones".

"Mira", dijo el padre, obviamente haciendo un esfuerzo por estar tranquilo, "lo único que queremos es cenar en paz. Es una ocasión especial, una celebración".

"¡Hurra!", expresó Joel burlonamente. "Ve a celebrar a otro lugar. ¿No ves que no perteneces aquí?".

Cargando...

Publicidad

La madre puso una mano sobre el brazo del padre. "Mira, Marcos, vámonos".

Marcos miró a Joel. "¡No, Sara! Siempre has soñado con cenar aquí, y es tu cumpleaños. Ahorramos para esto y no nos vamos".

Joel se mofó. "¡Oh, Dios mío! ¿Tenías que ahorrar para esto como si fueran vacaciones? ¡Eso es tan... lamentable!".

Marcos se puso de pie. "Tienes razón, Sara, será mejor que nos vayamos antes de que haga algo que no debo".

Cargando...

Publicidad

INTERVINO LA MESERA

Fue entonces cuando intervino Ivonne. Colocó una mano gentil en el hombro de Marcos. "Por favor, señor, siéntese. Yo me ocuparé de esto".

La mesera se acercó a la mesa de Joel. "Señor Martínez", dijo con calma. "Tengo que pedirle que se vaya".

"¿Irme? ¿Yo? Estúpida niña. ¿Has olvidado cuánto dinero gasto en este restaurante? ¿Cuánto te dejo en propinas?", acotó el cliente habitual.

"No, señor, no lo he hecho, pero eso no le da derecho a insultar a otros comensales", dijo Ivonne en voz baja.

Cargando...

Publicidad

"Llama al gerente", exigió Joel, y así lo hizo Ivonne. El alto y elegante caballero escuchó con calma la viciosa diatriba de Joel sobre los clientes de clase baja. Explicó que estropeaban el ambiente y denunció la exigencia de Ivonne de que se fuera.

"Oh cielos", dijo. "Sí, veo que está realmente molesto, Sr. Martínez”.

Joel le lanzó a Ivonne una mirada triunfal. "¡Quiero que despidan a esta mujer!", gritó.

El gerente continuó. "... y debo pedirte que te vayas y regreses cuando estés más tranquilo".

"¿QUÉ?", gritó Joel. "¿Me estás echando? ¡Destruiré la reputación de tu restaurante! Tengo poder, influencia y dinero".

Cargando...

Publicidad

"Señor Martínez", dijo el gerente con calma, "si no se va ahora, llamaré a la policía y lo haré sacar. Pensándolo bien, está excluido de Le Dauphin de por vida".

Cargando...

Publicidad

Jadeando y escupiendo, Joel salió del restaurante. El gerente se acercó a la mesa de la familia y se presentó. "He oído, señora", le dijo a Sara, "que la cena en Le Dauphin es uno de sus sueños y que es su cumpleaños".

"Sí", dijo Sara sonrojándose. "Vi este restaurante en una película, y siempre quise estar aquí (…) Este es un sueño hecho realidad".

"En honor a su cumpleaños, Le Dauphin desea ofrecerle a usted ya su familia una cena en la casa". Le guiñó un ojo al chico. "¡Y creo que puedo convencer al chef para que nos haga una hamburguesa y papas fritas extra especiales!".

Mientras se alejaban de la mesa de la familia, Ivonne le dijo al gerente: "Lo siento señor, perdí un cliente valioso y uno que nos va a causar problemas".

Cargando...

Publicidad

"No, Ivonne", dijo el gerente. "Hiciste lo correcto. El Sr. Martínez es un hombre desagradable y ninguna cantidad de dinero le da derecho a humillar y degradar a las personas que lo rodean”.

"Por encima de todo, estamos aquí para servir a las personas, para brindarles una experiencia feliz, un recuerdo de una comida perfecta, y para eso vino esa familia.

La familia disfrutó de la comida más hermosa de la historia, y el chef incluso se las arregló para preparar un delicioso pastel de cumpleaños para Sara con velas. Fue mágico, como se supone que debe ser.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cargando...

Publicidad

El dinero no te da derecho a degradar a la gente. Joel pensaba que estaba por encima de la familia porque era rico. Pero aprendió una dura lección de buenos modales.

Defender el derecho de las personas a ser tratadas con dignidad es más importante que ganar dinero. El gerente eligió con razón anteponer los derechos de la familia a las ganancias cuando Joel los insultó.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad