Hombre vendido ilegalmente y adoptado finalmente encuentra a su familia biológica tras décadas

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Décadas de búsqueda finalmente habían dado frutos para un hombre que había crecido con padres adoptivos desesperados por ocultar su verdadera identidad.

Publicidad

Durante las primeras décadas de su vida, Robert Lightner nunca supo que había sido adoptado. El alarmante descubrimiento lo había enviado en su edad adulta a la caza de sus raíces biológicas.

Su primera parada había sido el departamento de registros de nacimiento en Tallahassee. El hombre admitió haberles enviado una carta, notificándoles haber descubierto que había sido adoptado. Recibió una llamada de ellos poco después. Más detalles abajo.

Una foto de Robert Lightner y sus padres. | Foto: Twitter/JordynMarkhoff

Publicidad

LOS ARREBATÓ A SUS MADRES

Para su sorpresa, la mujer al otro lado del teléfono no parecía nada turbada mientras le contaba con calma otra verdad alarmante.

Según recordó Robert, la persona le había dicho que sabía quién era él: un “bebé Cole”. Al no haber estado familiarizado con el término, el hombre procedió a hacer su investigación.

Descubrió uno de los casos más extendidos de adopción ilegal documentados en la historia. El perpetrador, la doctora Kathrine Cole, que dirigía una clínica en Miami. Ella supuestamente había vendido más de mil bebés entre 1930 y 1960.

Publicidad

La mayoría de sus víctimas fueron niños que habían nacido en su hospital, a quienes había arrebatado a sus madres. Luego los había entregado a posibles padres adoptivos por un precio.

Un hombre vestido de traje entregando unos documentos y un bolígrafo a una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero algo hizo que su plan fuera imposible de rastrear durante años. Ella hacía pasar a los padres adoptivos como los verdaderos padres biológicos en el certificado de nacimiento.

Josette Marques, una exfuncionaria de adopción de Florida, describió la práctica como “jugar a ser Dios”.

BÚSQUEDA DE SUS PADRES BIOLÓGICOS

Los padres adoptivos de Lightner habían guardado ese secreto con sus vidas, llegando incluso a enviarlo a un internado en Inglaterra.

Después de descubrir la verdad de su nacimiento, el hombre comenzó la búsqueda de sus verdaderos padres y se conectó con otros “bebés Cole” en las redes sociales.

Publicidad

Eso continuó durante décadas hasta que se topó con Ancestry.com. Ante la insistencia de su esposa, se realizó cuatro pruebas de ADN, que finalmente lo llevaron a su media tía.

Una pareja discutiendo un problema grave. | Foto: Pexels

Publicidad

Finalmente descubrió que tenía dos medias hermanas, Sue y Linda Crosby. Robert las contactó, y descubrió que había asistido a la escuela secundaria junto a Sue en Miami.

“Saqué mi anuario, vi su foto y dije: ‘¡Dios mío!’. Me alegro de no haberla detestado”, compartió.

Desde entonces, Linda se dedicó a planear una reunión familiar para presentar a su medio hermano al resto de su familia biológica. Él había perdido a sus padres adoptivos hacía años.

Lamentablemente, no todas las historias de los bebés Cole tienen un final tan feliz. Varios todavía viven en la incertidumbre, incapaces de rastrear sus raíces, mientras que la mayoría ni siquiera han notado que toda su vida ha sido un gran plan.

Publicidad