logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chico da a hijo recién nacido en adopción: años después lo conoce accidentalmente - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 feb 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

A los 17, Daniel entregó a su hijo recién nacido ante la insistencia de sus padres. Años más tarde, entrenó a un equipo de ligas menores y apareció un nuevo estudiante. Se parecía mucho a su difunta novia, Emily, y tenía que averiguar si era su hijo.

Publicidad

“¡Vamos, José! Tienes que balancear el bate con todas tus fuerzas. ¡Puedes hacerlo!", gritó Daniel al niño de nueve años que estaba listo para batear.

Daniel tenía 27 años y era entrenador del equipo de béisbol de las ligas menores en su antigua escuela primaria. Al crecer, no tenía idea de que trabajar con niños sería tan fantástico, pero este trabajo era mejor que estar en un salón de clases todo el tiempo.

Bebé durmiendo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Fue a la universidad y obtuvo un título en Educación, pero después de un par de años enseñando inglés a adolescentes indiferentes, renunció.

Un amigo le ofreció el trabajo, sabiendo que Daniel había jugado a la pelota durante muchos años, y fue como el destino. Todo se alineó perfectamente, y le encantó. Lo había estado haciendo durante algún tiempo y no podía imaginar nada más en el mundo.

Pero no fue fácil. Requería mucha paciencia y constantemente tenías que recordarles a los niños que podían hacerlo.

Como en ese momento con el pequeño José. Era tímido y un ratón de biblioteca. Sus padres lo obligaron a unirse al equipo y Daniel podía ver que tenía talento, pero tenía un poco de miedo de ser golpeado. Con suerte, mejoraría pronto y comenzaría a disfrutarlo.

Publicidad

Finalmente, José golpeó la pelota y fue más lejos de lo que el resto del equipo imaginaba, por lo que el niño corrió emocionado hasta la primera base y saltó de alegría. “¡Buen trabajo, José! ¡Así es!", gritó el entrenador, mientras aplaudía y le sonreía al niño.

La Sra. Farías llamó su atención, de pie junto a un chico que Daniel nunca había visto. "¿Entrenador Galvis?", dijo. “Él es Roberto Marcano, un estudiante nuevo. Fue transferido a principios de semana y quiere formar parte del equipo”.

"¡Excelente! Encantado de conocerte, Roberto. Primero analicemos estas jugadas y veamos qué puedes hacer. Pero no te preocupes, estamos seguros de que entrarás fácilmente en el equipo”, dijo Daniel con una sonrisa que fue correspondida por el chico.

Publicidad

Lee también: Madre se reúne con hijo 30 años después de ser obligada a darlo en adopción y lo pierde de nuevo en accidente de tránsito

El niño se sentó con algunos de los otros estudiantes mientras la Sra. Farías regresaba a su oficina. Daniel se quedó observando a Roberto por unos segundos. El chico le parecía familiar por alguna razón, pero no podía decir por qué. Se encogió de hombros y continuó la práctica.

Niño jugando béisbol. | Foto: Pexels

Publicidad

Roberto tenía talento natural para el béisbol y rápidamente se unió al equipo. También era sociable, y los otros chicos se reían de casi todo lo que decía.

Finalmente, los padres comenzaron a llegar y Daniel vio a su nuevo estudiante corriendo hacia una mujer con una sonrisa amable. Ella se inclinó, lo abrazó y se levantó de nuevo.

De pronto se estremeció. Daniel recordó por qué el chico le resultaba familiar. Se parecía precisamente a Emily, su exnovia. "Pero él no puede ser, ¿verdad?", dijo en voz alta para sí mismo. Pero cuanto más lo pensaba, más parecía una posibilidad.

Hacía diez años, había dejado embarazada a su novia Emily. Naturalmente, ninguno de los dos estaba listo para la paternidad a los 17 años. Sus padres les dijeron que el aborto estaba fuera de discusión. Por lo tanto, Emily siguió adelante con el embarazo y murió al dar a luz a su hijo.

Publicidad

Los abuelos se negaron a tener algo que ver con su nieto. Por lo que exhortaron a Daniel a que lo diera en adopción cuando las cosas se le pusieran demasiado difíciles.

Pero estaba en conflicto. Emily había muerto por este chico, y él lo amaba. ¿Cómo podría renunciar a él? Sin embargo, no tenía dinero y sus padres insistieron.

Parecía que no tenía otra opción, así que Daniel obedeció a sus padres y entregó al bebé. Pero pensaba en él todo el tiempo, sintiéndose culpable. Tal vez, por eso le encantaba entrenar al equipo de ligas menores. Estaban en el mismo grupo de edad.

Sin embargo, Roberto podría no ser su hijo. Tenía que quitarse esos pensamientos de la cabeza o se volvería loco. Un parecido menor no era suficiente para hacerle sospechar.

Publicidad

Hombre pensativo. | Foto: Pexels

El bebé era rubio con ojos verdes y no se parecía en nada a Daniel. Era muy parecido a Emily, aunque Roberto tenía rasgos más masculinos y ojos verdes brillantes.

Publicidad

Pero después de un mes de práctica todas las semanas, Daniel no podía quedarse quieto. El niño actuaba como lo hacía en la escuela y era igual de bueno en el béisbol. El parecido con Emily e incluso con él se estaba volviendo más evidente, y al menos tenía que preguntárselo a su madre.

"Señora Marcano, ¿puedo hablar con usted un momento?”. Daniel se acercó a la madre de Roberto que estaba sentada en las gradas mientras los niños iban a las duchas después de la práctica.

“Oh, entrenador Galvis. Llámame Nina. No estoy casada”, respondió la mujer, poniéndose de pie y prestándole toda su atención.

"Escuche, esto puede sonar loco y completamente inesperado, pero ¿Roberto es su hijo biológico?”, Daniel se preguntó, sintiéndose un poco más valiente con su pregunta ahora que sabía que Nina no estaba casada.

Publicidad

“¡Vaya! Nadie me ha hecho esa pregunta antes. Roberto y yo nos parecemos mucho, pero no. Él no es biológicamente mío. Es adoptado y él ya lo sabe. ¿Por qué pregunta?”, dijo Nina, mientras fruncía el ceño, aunque no parecía ofendida.

“Es solo que… bueno, di un niño en adopción cuando tenía 17 años, y tuve la sensación de que podría ser Roberto”, reveló Daniel, mirando hacia abajo como si estuviera avergonzado de sí mismo. Pero Nina lo sorprendió.

"Siéntese. Dígame más. ¿Qué pasó?", ella preguntó.

Hombre con un niño. | Foto: Pexels

Publicidad

Daniel le contó todo sobre el nacimiento de su hijo y lo que sucedió después de la muerte de Emily. Pero también le dijo que se había arrepentido de esa decisión durante diez años.

“Quiero decir, sé que lo dejé, pero lo amaba. Lo juro. Si Roberto resulta ser él, me alegraré mucho de que haya resultado tan bien. Supongo que necesito saberlo con certeza”, finalizó.

"Bueno está bien. Siento tu pérdida. La agencia de adopción nunca dijo mucho sobre sus padres biológicos, así que podrías tener razón sobre él. Si nos hacemos una prueba de ADN, ¿qué pasará?”, preguntó Nina con seriedad.

"¡Nada! Lo juro. No me atrevería a entrometerme en tu vida. Solo quiero la paz de que él es amado y tiene una familia”, agregó Daniel, tratando de que Nina entendiera por qué necesitaba saberlo.

Publicidad

"Me parece justo. Hagámoslo”, estuvo de acuerdo y sonrió después de hablar con el entrenador.

Los resultados confirmaron que Roberto era hijo de Daniel y él cumplió su promesa de no interferir en su vida. Sin embargo, Nina invitó al entrenador y a sus compañeros de béisbol al cumpleaños de Roberto ese año.

Después, dijo que deberían decirle al niño la verdad y ver si quería una relación con Daniel.

"Nina, ¿estás segura?", le preguntó.

“Es decisión de mi hijo. Debo decirle la verdad. Si él quiere una relación contigo, depende de él. Pero quiero advertirte. Tienes que estar para todo. No puedo permitir que lo lastimen”, advirtió Nina.

Publicidad

Mujer con sombrero vaquero. | Foto: Pexels

"¡Por supuesto! ¡Lo prometo!".

Nina le dijo la verdad a su hijo y tomó un tiempo, pero finalmente se abrió a Daniel. Ya confiaba en él como entrenador, por lo que la transición a una figura paterna fue fácil.

Publicidad

Pero a medida que pasaba más tiempo con su hijo, Daniel también comenzó a enamorarse de Nina, y pronto su relación se volvió romántica.

Lee también: Madre soltera adopta a dos niños pequeños abandonados por su familia: "Siempre lucharé por ellos"

Roberto estaba extasiado cuando Nina y Daniel le dijeron que se iban a casar. Finalmente, tenía un papá como la mayoría de sus amigos, y ahora estaba formando una familia completa.

Pareja feliz. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No dejes que otros decidan lo que es mejor para ti: Daniel tuvo que entregar a su hijo porque sus padres lo obligaron, pero se arrepintió. Él tuvo la oportunidad de hacer las cosas bien, pero es posible que tú no.

Dile a tus hijos la verdad: Algunas personas piensan que mentirles a sus hijos o contarles cosas es mejor, pero Nina sabía que su hijo merecía la oportunidad de elegir si quería conocer a su padre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad