logo
Gran casona con jardín delantero | Foto: Getty Images
Gran casona con jardín delantero | Foto: Getty Images

Hijo desatiende el último deseo de su madre y más tarde se entera de que un mendigo callejero se queda con su fortuna - Historia del día

Guadalupe Campos
15 may 2023
22:00

Después de desoír el deseo más anhelado de su madre y descubrir que ha muerto, Gary regresa a casa para el funeral sólo para descubrir que todo aquello que contaba con recibir pertenece ahora a un completo desconocido.

Publicidad

"Gary, te he pedido que nos veamos aquí porque ya es hora de que sientes la cabeza", le dice Diane a su hijo en su cafetería favorita. Se habían sentado a charlar antes de que ella entrara en materia, pero éste era el motivo de su encuentro.

"Mamá, no estoy preparado para casarme", se burló Gary y se echó a reír.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"No es eso lo que te estoy pidiendo. Aunque tienes casi 40 años, Gary. Deberías haber estado preparado para el matrimonio hace diez años, cuando murió tu padre", suspiró Diane. "Lo que quiero decir es que... necesito que empieces a dirigir el negocio".

"¿Por qué? Los ejecutivos están haciendo un buen trabajo, y tú puedes seguir dirigiéndolo", puso los ojos en blanco.

"No, no puedo. Es hora de que me retire y de que tú estés a la altura de tu potencial".

"Lo haré, pero ya he reservado un viaje a Cabo para dos semanas, y luego, me voy al lago Como dos semanas más, y también...". Gary hizo una pausa para sacar su teléfono.

Publicidad

"¡Gary! Por favor, escúchame. Me estoy haciendo mayor y estoy enferma. Por favor, te ruego que empieces a tomarte las cosas en serio. Eres brillante. Siempre lo fuiste, pero todo lo que haces es ir de fiesta, salir con chicas y viajar. Necesito que mi hijo empiece a asumir responsabilidades", suplicó Diane.

Gary volvió a colgar el teléfono y suspiró. "Estás siendo dramática".

"No, no lo estoy, hijo. Estoy enferma. No sé cuánto tiempo me quedará. Tu padre y yo creamos este negocio de la nada... para darte el mundo. Te lo hemos dado todo. Ahora, en realidad, es hora de que tomes lo que se te ha dado y te involucres", continuó.

Publicidad

"Lo haré", dijo e hizo una pausa. "Dentro de un año".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Tiene que ser hoy. Los ejecutivos pueden dirigir la empresa durante un tiempo, pero yo siempre estoy ahí, supervisando. Necesitamos que alguien de la familia se encargue de las cosas o todo, todo el dinero que tanto quieres, podría desaparecer. ¿Comprendes? Por favor, es mi último deseo. Quiero que mi hijo se haga cargo de la empresa", suplicó Diane, casi perdiendo el aliento con la intensidad de sus palabras.

Publicidad

"Deja de hablar de últimos deseos, madre. Estás perfectamente sana... bueno, quizá no perfectamente", dijo Gary sin darle importancia.

"¡Hijo! Si no cumples mis deseos como te he pedido, cambiaré mi testamento. No te daré nada", dijo Diane, poniendo las manos sobre la mesa y mirándolo fijamente.

Gary volvió a burlarse.

"¡Hablo en serio!".

"¡VALE, VALE! Me haré cargo de la empresa", dijo finalmente Gary, levantando las manos en señal de derrota.

Diane suspiró aliviada y trató de recuperar el aliento por el esfuerzo de aquel momento. Habló de varios documentos importantes y de cómo su padre manejaba algunas cosas. Sin embargo, la señora no se daba cuenta de que Gary no la estaba escuchando.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Dos días después estaba en un avión rumbo a Cabo... y cinco días después, Diane murió.

***

Publicidad

"Siento tu pérdida, Gary", dijo uno de los ejecutivos de su empresa, el señor Salinger, al estrechar la mano de Gary después del funeral. La gente hacía cola para ofrecerle sus condolencias y su apoyo, pero Gary sólo quería acabar de una vez.

El abogado de la familia lo había localizado finalmente en Cabo tras la muerte de su madre porque Gary había puesto su teléfono en modo avión para evitar las llamadas de Diane. No tenía ni idea de que había fallecido. Por un lado, se sentía fatal porque era su madre y la quería.

Pero, por otro lado, se sentía... incómodo, por muy malo que fuera admitirlo.

No tenía pensado confesárselo a nadie, por supuesto. Pero había tenido que cancelar sus viajes con su nueva novia, Rosalía, una hermosa mujer latina que lucía genial en sus fotos.

Publicidad

Ahora tenía que arreglar algunas cosas y ocuparse del funeral y la lectura del testamento. No le preocupaba la amenaza de su madre durante su reunión de café porque había fallecido muy pronto.

En cambio, estaba pensando en ir a la oficina y poner a un ejecutivo al mando durante un año. Lo último que Gary quería para su vida era establecerse en ese momento. Mientras pasaban los dolientes y los amigos de Diane, Gary sintió una punzada de culpabilidad. Era su último deseo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Además, no estaba preparado. Se había prometido a sí mismo hacerse cargo de la empresa dentro de unos años. Cumpliría su deseo a su debido tiempo... en cuanto pasara más tiempo con Rosalía o con cualquier otra mujer atractiva de sus viajes.

"Gary, necesito que vengas a mi despacho dentro de un par de días", dijo el Sr. Goldstein, el abogado de la familia, y lo sacó por fin de sus pensamientos.

"¿Por qué? La lectura del testamento es sólo una formalidad, ¿no?". se preguntó Gary, desinteresado.

"No, tenemos que revisarlo. Hay algo que tu madre ha cambiado recientemente y tienes que estar allí", insistió el abogado.

Publicidad

"¿No puedes encargarte tú?", puso los ojos en blanco.

"No".

"Vale".

***

"Acabemos con esto de una vez. He tenido una semana terrible y no puedo aguantar más reuniones", exigió Gary en cuanto entró en el despacho del señor Goldstein y se desabrochó la chaqueta del traje. Pero algo le llamó la atención con el rabillo del ojo.

Un hombre viejo y mal vestido también estaba sentado en el despacho. Gary no lo había visto nunca. Parecía un mendigo con su pan sin cortar y sus manos ásperas. Gary arrugó la nariz ante el desconocido y miró al abogado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Sr. Goldstein, ¿quién es? ¿A qué ha venido este hombre? Estamos leyendo el testamento de mi madre. No hay necesidad de que ninguno de sus casos de caridad esté presente", comentó Gary, casi indignado.

Publicidad

"Siéntate, Gary", dijo pacientemente el señor Goldstein.

"Uf", suspiró, cogió la silla que había junto al desconocido, la apartó y finalmente se sentó. "Más vale que sea rápido, Goldstein. No tengo tiempo para tonterías".

"Muy bien. Me pondré a ello, pero debo presentarle al señor Ferris", afirmó el señor Goldstein.

"Puedes llamarme Aaron", dijo el hombre, pero Gary ni siquiera le miró.

"Bien, sí. Encantado de conocerte o lo que sea. Vámonos", espetó Gary con brusquedad.

El señor Goldstein cogió unos papeles y empezó a leer algunos datos. Empezó con los casos benéficos que apoyaba Diane, y Gary empezó a dar golpecitos con el pie impacientemente. Su abogado era realmente un santo porque no se inmutó ante la grosería de Gary.

Publicidad

"A mi hijo le dejo las cajas con los recuerdos de su infancia y cinco mil dólares", anunció el señor Goldstein. Gary estalló en carcajadas, haciendo que el abogado dejara de leer y se quitara las gafas.

"¿Algo gracioso?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Está de broma, ¿verdad? ¿Cinco mil? Querrás decir cinco millones", afirmó con seguridad el arrogante y malcriado hombre.

"No, Gary. Tu madre te dejó exactamente lo que acabo de leer", continuó el abogado, poniéndose de nuevo la copa. "El resto de mi patrimonio y de la empresa es para mi hermano, Aaron Ferris, a quien deseaba haber conocido mucho más tiempo del que lo hice".

"¡¿Perdón?!" exigió Gary, erguido en el borde de la silla. "¿Hermano? ¡No! No tengo tíos ni tías. El hermano de mi padre murió años antes que él y mi madre fue adoptada por una pareja sin más hijos. ¡Esto es un error, Sr. Goldstein! Exijo que compruebe las cosas de nuevo".

Publicidad

"Gary, no es un error. Tu madre cambió su testamento en cuanto te fuiste a Cabo. Ella también me dijo algunas cosas. Le hiciste algunas promesas y no las cumpliste..." El señor Goldstein intentó explicarse, pero Gary le interrumpió saltando de su silla y tirando algunos objetos de su escritorio.

"¿Promesas? Le dije que me haría cargo de la empresa. Nunca dije cuándo lo iba a hacer", Gary se apoyó en el escritorio del abogado, señalando amenazadoramente con el dedo, pero luego, se volvió hacia Aaron, que había estado callado todo el tiempo. "No permitiré que un vagabundo herede la empresa de mi familia. Debe de haber engañado a mi madre o algo así. No es mi tío".

"Siéntate, Gary, o llamaré a seguridad o a la policía. No tienes mucho dinero para la fianza, así que te sugiero que empieces a escuchar, muchacho", intervino el abogado, finalmente enfadado por las amenazas del hijo de su difunto cliente. "El señor Ferris es biológicamente hermano de tu madre. Ella lleva años buscándolo. Tengo la prueba de ADN que lo demuestra".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Gary, que se había sentado a regañadientes. "¡Bien! ¡Pero eso no significa que tenga que darle todo lo que me pertenece!".

Publicidad

"Nunca te perteneció, Gary. De eso se trata. Era de tus padres y ahora es de Aaron. Esperemos que lo disfrute con su familia. Dios sabe que está mucho mejor en sus manos que en las tuyas", añadió el señor Goldstein, perdiendo por fin un poco de profesionalidad y dejando traslucir sus pensamientos.

Gary se volvió de nuevo hacia Aaron. "¡No te saldrás con la tuya! ES MI DINERO", gritó. "¡Voy a buscarme otro abogado!".

"Antes de que lo hagas, toma", dijo el señor Goldstein, sacando un sobre de entre sus muchos archivos. "Tu madre escribió algo para usted. Te sugiero que lo leas ahora".

Gary arrebató el papel de la mano del hombre y lo rasgó rápidamente. Era una carta manuscrita.

Publicidad

Querido Gary,

A estas alturas, ya te habrás enterado de lo que hice. Me mentiste. Dijiste que te harías cargo, y luego te fuiste a Cabo. Bien, puedes elegir hacer lo que quieras con tu vida. Pero te lo advertí. Te dije que no te daría la compañía a menos que te hicieras cargo y me demostraras que podías proteger nuestro legado familiar.

Así que ahora todo pertenece a mi hermano, Aaron. Sí, él es mi verdadero hermano. No hay nada que puedas hacer para cambiar las cosas. Todo es legalmente vinculante, e incluso hice que un médico comprobara mi capacidad mental y firmara una declaración jurada confirmando que estaba en mi sano juicio cuando tomé la decisión.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Es hora de que alguien que realmente valore la vida y la familia se haga cargo de nuestra empresa. Aaron no tuvo tanta suerte como yo con la adopción. Se crio en hogares de acogida y ni siquiera pudo ir a la universidad. Pero se esforzó al máximo y pasó toda su vida trabajando duro hasta que creó su propia empresa.

Publicidad

La recesión hundió su negocio y su familia quebró. Luego, su hija falleció, y su mujer... bueno, ya no quería vivir más. Se deprimió, perdió su casa y vagó por las calles hasta que lo encontré hace menos de un año.

Lo acogí y desde entonces ha sido mi roca. Era mi único compañero en las citas con el médico y siempre me tranquilizaba diciéndome que todo mejoraría. Por lo tanto, sé que llevará bien esta empresa. Sé que está segura en sus manos porque nunca me ha pedido nada. No me dejaba ni siquiera comprarle ropa nueva.

Publicidad

Gary, nunca has conocido el esfuerzo; tal vez, eso haya sido culpa mía. Quería darte todo lo que no tuve. No debería haber sido tan generosa. Así que, esta es mi última lección como madre. Es hora de que crezcas. Siempre te quise y siempre te querré. Pero creo que necesitas esto.

Mamá.

"No", Gary empezó a sacudir la cabeza y a repetir la palabra. "No, mi mami no haría esto. Ella nunca lo haría. Yo... yo quería cumplir su deseo. Sólo necesitaba tiempo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

El señor Goldstein y Aaron se limitaron a mirar mientras Gary se paseaba por el despacho, agitando la carta y hablando solo. La realidad lo sobrepasaba. Por fin entendía lo que hacía Diane. Era real. Estaba ocurriendo. Pero también, finalmente cayó en la cuenta de que su madre se había ido. No le quedaba familia... excepto un tío.

"¿Qué voy a hacer con mi vida?" Gary se giró, preguntando al abogado con los ojos más impotentes. Se fue como un niño de cinco años perdido en el centro comercial. "Mi mamá está muerta".

El Sr. Goldstein respiró hondo y se acercó a él, poniéndole ambas manos sobre los hombros. "Vas a empezar tu vida. Ahora. Tienes un título. Eres inteligente, aunque seas un inmaduro. Puedes encontrar trabajo. Puedes tener éxito. Pero lo harás como el resto de nosotros. Con trabajo duro".

Publicidad

Los ojos húmedos y perdidos de Gary miraron fijamente al abogado hasta que éste asintió. Se alejó entumecido del bufete hacia su coche. Tenía que hacer muchos planes. No podría pagar el alquiler. ¿Qué hacer?

"Gary", una voz interrumpió su introspección y se volvió para ver a su "nuevo" tío.

"¿Qué quieres? ¿Regodearte?", le preguntó. Pero no estaba enfadado ni sarcástico. Estaba derrotado, vacío y simplemente triste. El mocoso maleducado y confiado que había sido toda su vida había desaparecido.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"No, hijo. Es que... Diane nunca me dijo que iba a hacer esto. Yo no habría estado de acuerdo", empezó su tío. "Sin embargo, no iré contra ella. Haré lo que pueda. Pero... ¿te gustaría un trabajo?".

Las cejas de Gary se alzaron. "¿En serio?"

"¿Sabes algo de la empresa?", continuó su tío.

"Sí, lo sé. Soy licenciado en administración de empresas", tartamudeó Gary.

"De acuerdo. Dirijamos juntos la empresa. Una vez más, no voy a ir en contra de los deseos de mi hermana. Pero creo que puedes empezar de nuevo y aprender la lección mientras diriges este negocio. ¿Trato hecho?" preguntó Aaron, tendiéndole la mano.

Publicidad

Y Gary, que hacía apenas un rato se había mofado de aquel hombre e incluso había apartado su silla para no sentarse cerca, aferró con fuerza la mano del hombre y le dio las gracias por aquel regalo.

***

Un año después...

Gary y Aaron fueron juntos a la tumba de Diane en el aniversario de su fallecimiento. Pusieron flores frescas y Gary habló: "Hola, mamá. Aquí estoy. Ehhh... la empresa va bien. Ahora soy un ejecutivo junior, gracias al tío Aaron. Me mudé a una casa nueva. Es un hogar pequeño, y los vecinos son ruidosos, pero es agradable. Te gustaría".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Sigue, Gary", le animó Aaron.

"Sólo quería decirte que tenías razón en todo. No debí... desperdicié gran parte de mi vida. Ahora me arrepiento y lo siento. Quería que supieras que estoy mejor. Estoy, en cierto modo, mucho más feliz ahora. La empresa es emocionante. Me alegro de que el tío Aaron me diera una oportunidad", Gary se detuvo para respirar hondo. "Gracias, mamá. Por la lección. Ojalá estuvieras aquí para estar orgullosa de mí".

"Seguro que está orgullosa de ti, Gary", dijo Aarón, poniendo el brazo sobre el hombro de Gary. "Yo también lo estoy".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • No mimes a tus hijos por mucho dinero que tengas. Los padres pueden dar a sus hijos todo lo que ellos no tuvieron y al mismo tiempo enseñarles valiosas lecciones de vida para que no se vuelvan como Gary.
  • Aprende de tus errores y hazlo mejor. Gary se arrepintió de no cumplir el último deseo de su madre e intentó hacerlo mejor cuando se dio cuenta de que ella lo había regalado todo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mary Poole – La única esposa de Robert Smith y la musa con la que compartió toda su vida

28 de abril de 2023

Yoo Hye-Yeon – Esposa de Psy lo animó a impulsar su carrera de cantante

25 de marzo de 2023

Alyssa Milano muestra su rostro sin maquillaje en su cumpleaños 50: le dijeron "fea", pero su esposo la ha amado por 13 años

27 de enero de 2023

Chuck Norris ha adorado a su nieta desde que nació: ella está comprometida tras emotiva propuesta de matrimonio

07 de febrero de 2023

Michael Caine usó andador en una cita con su esposa, quien era la chica de un comercial cuando él se enamoró de ella

09 de febrero de 2023

El esposo de Aimee Carrero, Tim Rock, es actor - Un vistazo a su carrera y su matrimonio

19 de marzo de 2023

¿Tiene novia Khaby Lame? Una vez compartió una foto muy cariñoso con Zaira Nucci

05 de abril de 2023

¿Tiene esposa Tobias Menzies? La estrella de "The Crown" solía salir con Kristin Scott Thomas

22 de abril de 2023

10 extrañas rutinas de belleza de las celebridades que desconciertan a sus fans

21 de abril de 2023

Fans de Tammy Slaton se deshacen en elogios después de que la estrella de televisión mostrara su esbelta figura

04 de abril de 2023

El ex de Lisa Marie Presley intentó salvarla de morir: la muerte de su hijo los hizo más cercanos y él se convirtió en su apoyo

09 de febrero de 2023

¿Tiene esposo Jena Malone? Un vistazo a la vida privada de la actriz

31 de marzo de 2023

Melanie Lynn Clapp es la exmujer de Johnny Knoxvill y diseñadora de interiores

25 de marzo de 2023

Madre descubre que los empleados de la guardería castigan a su hijo encerrándolo "como si fuera un perro"

24 de abril de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited