logo
Hombre con dos bebés. | Foto: Shutterstock
Hombre con dos bebés. | Foto: Shutterstock

Padre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

Guadalupe Campos
11 jul 2023
20:00

Después de que unas pruebas médicas revelaran algo extraño sobre su grupo sanguíneo, Harry volvió a casa para enfrentarse a su mujer, Nancy, sólo para descubrir que la vida que habían construido durante los últimos 12 años era una mentira. Pero, ¿dejaría que esta revelación arruinara a su familia?

Publicidad

Harry observó a sus hijos riéndose de algo y les sonrió en silencio. Aunque eran gemelos, Josh tenía una anemia grave, que sólo habían descubierto después de notar síntomas extraños durante semanas. Por suerte, su hermano, Andrew, parecía estar perfectamente sano.

Su médico de cabecera decidió hacerles más pruebas y le pidió a Harry que les hiciera un análisis de sangre por si necesitaban una transfusión. Los tres estaban ahora en su consulta de un hospital infantil, esperando a conocer los resultados y el tratamiento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Por fin se abrió la puerta y el médico entró sin levantar la vista. Toda su concentración estaba dirigida a los papeles que tenía en las manos, y Harry se levantó nervioso.

Publicidad

"Señor Campbell, hola", saludó con voz emocionada y estrechó la mano de Harry.

"Hola, doctor Dennison", añadió Harry, indicando a los chicos que saludaran al doctor. "Esperamos que haya novedades sobre cómo proceder".

"Sí", chasqueó los labios el doctor mientras los rodeaba para dirigirse a la silla de su escritorio. "En realidad, señor Dennison, me gustaría hablar con usted. ¿Pueden los chicos esperar fuera?".

Harry abrió grandes los ojos, pero se recompuso rápidamente. "Claro", asintió. "Chicos, déjennos un momento, por favor".

Los gemelos, que habían estado de un humor ligero a pesar de estar en la consulta del médico, se pusieron serios, pero Josh agarró a Andrew de los brazos y salieron fuera.

"Vale, adelante, doctor. Estoy preparado para todo. Nuestra familia puede sobrevivir a esto", respiró Harry, sentándose en la silla ante el doctor Dennison e inclinándose más cerca de su escritorio. "¿Qué le pasa a Josh? ¿Qué hacemos ahora?"

"Cálmese, señor Campbell", suspiró el médico y se echó hacia atrás. "Ahora mismo, no estoy muy preocupado por Josh. Tiene deficiencia de hierro, pero empezaremos con suplementos, posiblemente por vía intravenosa. Normalmente hacemos pruebas a los padres y otros familiares por precaución. Pero quería hablarle de otra cosa".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Harry se tocó el pecho, aliviado de que el médico no estuviera preocupado por su hijo. Tenía que significar que su estado no era tan grave. "Muy bien. ¿Qué ocurre?".

El doctor Dennison frunció los labios. "Señor Campbell, ¿adoptó usted a esos chicos?".

"No", Harry negó con la cabeza. "Mi mujer y yo nos casamos embarazados y de apuro, de hecho".

Esa respuesta sólo hizo que el doctor suspirara y cerrara los ojos. "Esto es un poco delicado, pero su grupo sanguíneo es incompatible con el de los chicos."

"Bueno, eso ocurre a menudo. ¿Verdad? Quiero decir, algunos padres no pueden donar sangre a sus hijos porque son una mezcla de dos personas", Harry se encogió de hombros.

Publicidad

"No, señor. Sí, algunos padres biológicos no pueden donar. Pero lo que quiero decir es que usted no puede donar porque es imposible que sea el padre biológico de esos chicos", reveló lentamente el doctor Dennison, pero habló más deprisa al ver la cara de Harry. "El grupo sanguíneo no es el factor definitivo en la paternidad, pero sus gemelos son ambos del grupo sanguíneo A. Usted y su esposa son ambos B".

Harry abrió y cerró la boca. "Pero eso es imposible", murmuró, con las manos temblorosas mientras se tapaba la boca.

"Lo siento mucho, señor. Vi estos resultados hace un par de días, así que me tomé la libertad de hacer también una prueba de ADN en sus muestras de sangre", continuó el médico sombríamente, empujando unos papeles hacia Harry. "Comprendo que esto sea duro de oír. Pero hay más".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Harry miró al doctor, destapando su boca abierta y cogiendo los papeles. "¿Qué más puede haber?", preguntó, perplejo. Sus ojos leyeron muchos términos médicos que no podía entender y fueron más allá. Pero Harry volvió la vista hacia el médico después de ver algo aún más sorprendente.

El médico tenía cara de compasión. "Eso no es un error, señor Campbell", empezó. "Josh y Andrew son técnicamente sus medios hermanos".

***

Harry quedó entumecido tras las revelaciones del doctor, pero estaba seguro de que tendría más preguntas. Sin embargo, le preguntó al dr. Dennison sobre los tratamientos de Josh y se fue con los chicos. Los llevó a por unas hamburguesas porque Josh necesitaba comer con ganas y quería pasar un rato con ellos.

Eran buenos chicos y tenían la mejor relación del mundo. Les gustaban todas las mismas cosas: el béisbol, el cine, la música y mucho más. A Josh le encantaba citar escenas de la película "El Padrino" porque siempre hacía reír a Harry.

Pero los resultados no mentían. Los gemelos que había criado durante los últimos 12 años -sus bebés, su mundo y su futuro- no eran suyos. Lo peor de todo es que eran hijos de su padre, lo que significaba que... Nancy había estado con él.

Publicidad

No tenía sentido. Ya estaba embarazada cuando se la presentó a sus padres. Tal vez, debería pedirle al doctor Dennison que le hiciera más pruebas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Cuando los chicos terminaron de comer, los llevó a casa. Nancy no había acudido con ellos a la cita con el médico porque tenía que dejar entrar a un contratista que remodelaría sus cuartos de baño. Mientras aparcaba en el garaje, Harry intentaba encontrar las preguntas adecuadas para hacerle sobre los resultados del análisis de sangre y el ADN.

Tardó mucho en salir del vehículo y, cuando oyó a sus hijos gritar: "¡Abuelo, qué alegría verte!"

Harry se puso rojo y cerró los puños con tanta fuerza que no se dio cuenta de que las llaves del coche le habían roto la piel hasta que el dolor fue demasiado intenso. La rabia y el dolor que había reprimido en la consulta del doctor Dennison le recorrieron el cuerpo como un tsunami.

Publicidad

Pero no podía irrumpir en casa y enfrentarse a su mujer y a su padre. Los chicos estaban allí.

Todos estaban reunidos en la cocina, y Harry forzó una sonrisa al entrar. "¿Qué haces aquí, papá?", preguntó tenso.

Su padre sonrió. "Me dijiste que el contratista vendría hoy. No sabía que tenías cita con el médico, pero menos mal que he venido porque creo...".

"Chicos, ¿no iban a ir a casa de Bobby para una pijamada de videojuegos?", preguntó Harry a los gemelos, cortando a su padre, que podía parlotear de cualquier cosa si alguien no lo detenía.

"¡Bien! Vamos!" dijo Andrew. Recogieron sus mandos y salieron corriendo. Su amigo estaba a sólo unas casas de distancia, y era la oportunidad perfecta para que Harry comentara lo que había dicho el doctor Dennison.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Harry, ¿hay algún problema? ¿Qué ha pasado con Josh?", le preguntó su mujer Nancy. Ella podía ver algo mal en su expresión.

Harry cerró los ojos. "Sé la verdad, Nancy. ¿Ustedes se acostaron juntos?", preguntó, sin querer retrasar más esta conversación.

La mandíbula de Nancy se abrió hasta el suelo y miró a Robert inmediatamente.

"No es lo que piensas, hijo", intervino Robert, negando con la cabeza.

"¿Qué es entonces? El ADN no miente", preguntó, mirando entre los dos... pero ninguno de los dos pudo darle una respuesta completa.

Trece años antes, en Las Vegas...

Nancy disfrutaba del ritmo de la música mientras se movía por la pista de baile para llegar a la zona de la barra. Ella y su amiga estaban en un famoso hotel de Las Vegas, y el club estaba abarrotado. Había sido su sueño desde que se conocieron en el primer año de universidad. Después de graduarse, empezaron a ahorrar y por fin se tomaron un fin de semana para pasarlo en la ciudad de los vicios.

Era todo lo que querían, pero Nancy necesitaba otra ronda de copas. No estaban lo suficientemente borrachas.

Publicidad

"¡Eh! Cinco chupitos de tequila, por favor. ¿Puede darnos más limones?", le gritó al camarero por encima de la música y le vio asentir. Se giró para ver los cuerpos girando en la pista de baile, moviéndose mientras esperaba las bebidas cuando, de repente, un tufillo a perfume masculino caro llegó a sus fosas nasales.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

A su izquierda, Nancy vio a un hombre con la cabeza llena de canas y barba que le sonreía. "Hola, guapa. ¿Puedo invitarte a una copa?".

Se sintió halagada por la atención. "Ya estoy comprando algo para mis amigas", respondió ella, con las mejillas enrojecidas. El hombre debía de doblarle la edad, pero era robusto, seductor y tenía una expresión de seguridad en sí mismo que resultaba muy atractiva. "Probablemente no quieres que los chicos te molesten, ¿verdad?".

Publicidad

Podría haber sido el alcohol o el perfume del hombre, pero de repente no quería volver con sus amigas. "Es un viaje de chicas, pero venimos en busca de aventuras. Puede pasar cualquier cosa", respondió ella, mirando hacia abajo y hacia arriba a través de sus espesas pestañas postizas.

"Ya veo. Soy Robert".

"Nancy".

Cuando el camarero le trajo los chupitos, Nancy ni siquiera se dio cuenta. Estaba riendo, revolviéndose el pelo y pasándoselo en grande. El apuesto hombre mayor la había acercado con una mano en la cintura, y ella casi se desmayó en sus brazos.

"¿Te gustaría seguir con esto en mi habitación?", le susurró él al oído.

Ella asintió, casi hipnotizada, mientras un cosquilleo la recorría. "Déjame que lleve estas bebidas a mis chicas y se lo haga saber", respondió Nancy, relamiéndose los labios y tragando grueso. Las chicas vitorearon cuando Nancy les dijo que se iba con un hombre, y ella le siguió a la salida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Ni siquiera llegaron a su habitación, ya que la química entre ellos chisporroteaba en el ascensor...

A la mañana siguiente...

"Anoche fue maravilloso", le dijo Robert a Nancy, besando su mejilla lentamente.

"Sí", asintió ella, sintiéndose mareada.

Se habían despertado, pidieron el desayuno y hablaron durante una hora antes de que Robert dijera que tenía que irse. Se dieron la mano mientras caminaban hacia la zona de taxis del hotel y se despidieron.

Nancy sabía que no volvería a verlo, y estaba bien con ello. Su noche había sido aventurera y apasionada, exactamente lo que debía ser un viaje a Las Vegas. Se subió rápidamente a su propio taxi, emocionada por contarle a sus amigas todo sobre su noche con el misterioso y sexy hombre mayor.

Tres semanas después...

"Esto no puede estar pasando", le dijo Nancy a su ginecóloga. "Por favor, dígame que es una broma".

"Mira, un análisis casero puede fallar a veces, pero éste es de verdad", informó a Nancy con una paciente sonrisa. "Los análisis de sangre no mienten".

Publicidad

"Oh, Dios".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Así que no fue un embarazo planificado", comentó su ginecóloga. "¿Quieres que hablemos de tus opciones?".

"¿Abortar, dice?", preguntó Nancy, frunciendo el ceño.

"Eso o darlo en adopción o quedarse con el bebé. Lo que sea", asintió. "Es tu elección, en todo caso".

"He oído que los abortos pueden ser arriesgados... ¿Y si algo falla y después tengo algún problema para quedar embarazada?", balbuceó Nancy.

"Es muy improbable. Los abortos son bastante seguros hoy en día, pero no tomes una decisión basándote en eso", añadió la doctora, palmeando el hombro de Nancy.

Publicidad

Nancy suspiró y salió de la consulta médica sin saber adónde ir ni qué hacer.

Esa noche...

"Caray", exclamó Anna, sacudiendo la cabeza y bebiendo un trago. Nancy había hecho planes con ella para ir de copas, cosa que obviamente no podía hacer ahora.

"Seh", chasqueó los labios.

"El padre es ese hombre de Las Vegas, ¿no?", continuó su amiga.

"El mismo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Tienes alguna forma de hallarlo?".

"No".

Publicidad

"¿Qué vas a hacer?".

"No lo sé", respondió Nancy, mordiéndose el labio. "Supongo que voy a tener este bebé".

"¿Sola?"

"Y, qué se yo, supongo que sí".

"Estás loca", susurró su amiga y se frotó la frente.

"En realidad, no. Quiero decir...".

"Hola, señoritas"

Una voz masculina interrumpió su seria conversación.

Nancy y Anna vieron a dos hombres que les sonreían tímidamente.

"Mi amigo y yo las vimos demasiado serias aquí, y pensamos que deberíamos acercarnos para levantarles el ánimo", continuó el mismo hombre.

Anna miró a Nancy para ver si quería espantar a los hombres, pero era demasiado amable.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Claro. Nos vendría bien distraernos un poco", les dijo Nancy.

"Fantástico. Yo soy Oliver, y este es Harry", se presentaron, y Nancy y Anna hicieron lo propio. Charlaron durante media hora antes de que Oliver sacara a bailar a Anna y se fueran.

"Me he dado cuenta de que no bebes", declaró Harry, frotándose el cuello nerviosamente.

"Sí. Tengo un...", Nancy hizo una pausa de un segundo. "Un ataque de acidez, no me siento del todo bien. He venido por Anna, que necesitaba una noche de diversión".

"Oh, qué pena. Deberías estar descansando".

"No, no pasa nada. Yo también necesitaba salir de casa. Estar a solas con tus pensamientos no es agradable, a veces", continuó Nancy. "Entonces, háblame de ti. Dejamos que Oliver y Anna dominaran la conversación."

"Sí, lo hicimos. Bueno, soy gerente de...".

Hablaron mientras Oliver y Anna permanecían en la pista de baile durante lo que parecieron horas. Pero finalmente, su amiga se acercó y la agarró del brazo. "Vamos al baño de señoras", insistió.

"Vale, supongo que tengo que ir", se excusó Nancy ante Harry.

Publicidad

"Acuéstate con él", afirmó Anna en cuanto entraron en el baño.

"¿Qué?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Hazlo con él esta noche", continuó su amiga, casi exigiéndole. "No llevas mucho rato de embarazo. Lo de Las Vegas fue hace sólo tres semanas. Acuéstate con él. Di que te ha dejado embarazada y ten el bebé con él".

"¿Estás loca?". Nancy estuvo a punto de gritar, pero se contuvo.

"No, estás loca por pensar que tú tienes los medios para ser madre soltera", continuó Anna. "Hazlo. Parece un buen tipo. Guapo. Un poco torpe y demasiado solícito, pero irá bien, ya verás".

"Anna, no sería ético hacer eso", continuó Nancy, horrorizada.

Publicidad

"Oh, da igual. Los hombres se aprovechan de las mujeres todo el tiempo", insistió su amiga. "Te digo que tener este bebé sola será terrible. Tengo una amiga del instituto. Era la más lista de la clase, excepto cuando se quedó embarazada y el hombre huyó. Todos sus sueños, todas sus ambiciones se fueron por la puerta cuando decidió tenerlo".

"Anna, tengo un título y un trabajo. Puedo criar a este bebé, no soy como esa amiga tuya", suspiró Nancy, exasperada. Pero interiormente, la sugerencia de Anna no era un plan del todo horrible. Tal vez sí sería mejor darle un padre a su hijo que encarar la maternidad sola. "De acuerdo. Me lo pensaré".

"¡Sí! ¡Ya verás, tengo el presentimiento de que con éste te vas a casar!". Anna sonrió.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Ah, ya cállate", volvió a negar Nancy con la cabeza, y volvieron a salir.

Su amiga y Oliver se fueron de nuevo a la pista de baile, y Nancy se sentó con Harry. Hablaron un poco más, y todo el tiempo, ella pensaba en las palabras de Anna. En un momento, juró que no haría algo tan bajo. Harry, por su parte, continuó hablando mientras ella tenía su debate interno. En algún momento, tuvo que tomar una decisión y pensó en su hijo preguntando por su padre en el futuro o en no poder tener citas o estancarse en su carrera porque las madres solteras no tenían tiempo. La historia de Anna volvió a sonar en su cabeza y, finalmente, se atrevió.

"¿Te gustaría salir de aquí?". preguntó Nancy, mostrándole su sonrisa más coqueta para que no hubiera duda de sus intenciones. Harry se quedó desconcertado un segundo pero asintió rápidamente. Anna le hizo un gesto con el pulgar mientras se marchaban.

Unos meses después...

"Les vas a encantar", dijo Harry mientras subían los tres escalones de la casa de los padres de Harry.

"Oh, Dios. Se van a enfadar y se van a escandalizar", dijo Nancy, frotándose la barriga que por fin se le veía.

"No, van a ser abuelos. Estarán encantados", insistió su prometido, y llamaron al timbre.

Publicidad

"¡Harry!", les saludó una voz atronadora, abriendo los brazos de par en par. Pero Nancy no vio primero la cara del hombre. Olió algo... aquel perfume embriagador que la habia metido en problemas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Papá, ésta es mi prometida", dijo Harry mientras se apartaba de su padre sólo para revelar a... Robert.

Se miraron fijamente durante un segundo que duró toda una vida, y el hombre mayor bajó la mirada hacia su brazo sobre el vientre. Empezó a toser.

"¿Prometida?", preguntó finalmente Robert tras recuperarse.

"Sé que es una sorpresa. Pero como puedes ver, hay otra sorpresa guardada", continuó Harry, tirando de Nancy a su lado cuando entraron en la casa.

Publicidad

La madre de Harry, Miriam, estaba embelesada, y atrajo a Nancy con fuerza para abrazarla, consciente de la barriga. Se sentaron y le explicaron mejor la situación, incluyendo cómo se habían conocido, cómo se enteraron del embarazo y sus planes de casarse lo antes posible.

Nancy se limitó a seguirle la corriente, sin saber qué decir. Intentaba mantener la calma pero podía sentir la intensa mirada de Robert, aunque evitaba intencionadamente sus ojos.

"Harry, ven a ayudarme a buscar el álbum del bebé. Nancy debería ver tus fotos de bebé. Tu hijo será precioso", le dijo Miriam, y Harry sonrió.

"En realidad, mamá. Nos acabamos de enterar de que vamos a tener gemelos. Niños".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"AAAH!" exclamó Miriam, abrazando con fuerza a su hijo y a su futura nuera. Ella y Harry acabaron marchándose en busca del álbum del bebé, dejando solos a Nancy y Robert.

Los ojos de Nancy se desviaron, tratando de encontrar algo de lo que hablar, pero él se aclaró la garganta. "Nancy, ¿son...?"

"No. Son de Harry", interrumpió Nancy señalando. "No tenía ni idea de que fuera tu hijo. Demonios, no sabía que estabas casado. Pero estos bebés son suyos, y no vamos a discutir más sobre eso. Hagamos lo que dicen: 'Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas'".

"De acuerdo. Tenemos un pacto de silencio", asintió, y Nancy se sintió aliviada.

Presente...

"¡Dímelo, papá!". continuó Harry. "¿Cómo es que nuestro pediatra de varios años tuvo que decirme que MIS HIJOS no son míos? Pero peor aún, ¡son mis hermanos! ¿Cómo ha podido pasar esto?".

"Deja de lloriquear", insistió el hombre mayor y se acercó más, lo que sólo hizo que Harry se enfadara más.

"No la toques", advirtió, con los ojos encendidos. "¿Qué ha pasado? Porque está claro que has engañado a mamá. Pero, ¿cómo ha ocurrido? ¿Cuándo se conocieron? ¿Por qué me mintieron?".

Publicidad

"Fue en Las Vegas", reveló Robert, derrotado.

"Las Vegas", le susurró Harry a Nancy. "El viaje que hiciste con Anna y tus amigas unas semanas antes de conocerme y acostarnos juntos".

Nancy no podía hablar, pero asintió.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Sabías que ya estabas embarazada?", continuó Harry, con la voz aún baja.

"Sí", confesó ella, bajando la cabeza. "Lo siento mucho, Harry. No era mi intención. Es que... no sabía qué otra cosa hacer".

Harry se tiró de los pelos, nervioso. "Me entrampaste con un embarazo, pero ni siquiera con mis propios bebés".

Publicidad

"Lo siento", se lamentó Nancy un poco más.

"Hijo, yo también lo siento", añadió Robert. "Aunque, en mi defensa, ella me dijo que eran tuyos."

"¡Imbécil!", dejó de lamentarse para enfadarse con su suegro. "¡Tú lo sabías! No puedes echarme toda la culpa a mí!".

Empezaron a discutir y, de repente, Harry tuvo una visión de otros tiempos en los que no estaban tan enfadados. Se reían en las comidas al aire libre, siempre se asociaban para las noches de juegos de mesa, y Nancy siempre decía que le gustaba el perfume de Robert. Ahora se había quedado sin habla, pensando en las señales que debería haber visto, sobre todo después de que su madre murió cuando los niños tenían cinco años.

Los niños... sus niños... que tenían los ojos marrones como su padre, aunque Harry y Nancy eran de ojos azules. No lo cuestionó en ese momento, pero debería haberlo hecho.

"¡Como quieras, Nancy! Si lo sabía o no, no importa. Tenemos que planear qué hacer ahora", volvió a registrar la voz de su padre.

"¡Nada! No haremos nada. Nunca sabrán que eres su verdadero padre!", le gritó Nancy, y Harry se frotó el cuello, pensando mucho. Pero fueron interrumpidos.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Que el abuelo es nuestro padre?" preguntó Josh. Todos se giraron horrorizados hacia la puerta, donde estaban los dos gemelos y su amigo Bobby.

"¿Papá?". Andrew se volvió hacia Harry, que intentó sonreír pero no pudo. La cara de póquer que había mantenido tras la reunión con el doctor Dennison de algún modo no le salía, y sus hijos vieron la verdad en sus ojos.

"Lo siento", susurró a los gemelos, sin más energía para nada más.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La verdad siempre acabará saliendo a la luz. Nancy debería haber sido sincera con todo el mundo desde el principio para ahorrarles a todos una montaña de dolor años después.
  • Mentir a alguien para tu beneficio siempre está mal. La situación de Nancy era difícil, pero no debería haber seguido adelante con el plan de Anna ni haber seguido mintiendo incluso en su desesperación.
Publicidad

Dinos qué te parece esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Joven de 18 años dejó a su hijo recién nacido en hospital - Historia del día

20 de mayo de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

Un hombre se burla y deja a su fiel esposa por otra mujer, la vida le deja después - Historia del día

23 de abril de 2024

Me echaron del restaurante por mi edad y mi atuendo - Días después, volví para vengarme

21 de mayo de 2024

Encontré una carta de amor de mi esposo que acabó con nuestro matrimonio

17 de abril de 2024

"Su madre ya no está aquí", dicen a hijas que visitan a su mamá en ancianato por primera vez - Historia del día

14 de febrero de 2024

Mi esposo no me invitó a su cena de cumpleaños - Me sorprendí cuando accidentalmente descubrí la verdadera razón

30 de mayo de 2024

Oí a mi hijastro hablar de mí con sus amigos y no puedo dejar de llorar

07 de junio de 2024

Mi difunta madre dejó como herencia sólo 1 dólar a cada uno de mis tres hermanos, mientras que yo sólo recibí una carta

29 de febrero de 2024

La fisgona de mi madrastra leyó mi diario y descubrió mi secreto delante de toda mi familia

08 de abril de 2024

Mi ex arruinó mi primer día de trabajo, yo me vengué brillantemente de él el mismo día

28 de marzo de 2024

3 historias desgarradoras de personas que presenciaron algo escalofriante en su trabajo

09 de abril de 2024

Hombre renunció a herencia millonaria por un viejo oso de peluche - Resultó ser un brillante plan de venganza

03 de abril de 2024