Maestra pone billete de dólar en el techo del aula para enseñarles lección de vida a estudiantes

A veces los alumnos se pueden sentir confundidos al ver que compañeros reciben más ayuda de sus profesores por condiciones especiales. Esta maestra encontró la manera de hacerlos entender la razón de estas situaciones.

Bailey Koch, quien fue maestra de eduación inicial por más de siete años, halló la manera de explicarle a los niños por qué a veces unos alumnos reciben más ayuda que otros en el salón de clases, a causa de algún tipo de condición especial o discapacidad.

Según Her View From Home, Koch colgó dos billetes de $1 en el techo del salón de clases antes que sus estudiantes entraran, cuando lo hicieron, todos se intrigaron por los billetes. Así que la maestra eligió a un estudiante alto y a uno bajo, pero previamente les pidió permiso para hacer la demostración. Ambos aceptaron.

Les dijo que quien alcanzara el billete primero, se lo quedaría. Así que los niños se situaron debajo del dólar y a la cuenta de 3 los dos hicieron su mejor esfuerzo por agarrarlo. Como era de esperar, el chico alto ganó el premio prometido.

Créditos de la imagen: Pixabay

Créditos de la imagen: Pixabay

UNA LECCIÓN SOBRE LA IGUALDAD DE CONDICIONES

Acto seguido, la maestra les ordenó volver a sus asientos para comenzar la clase del día. Pero los alumnos comenzaron a murmurar entre sí con respecto a lo poco justo que había sido la competencia por el dólar.

Así que la docente detuvo la clase y les dijo: "¿Saben qué, chicos? Estoy escuchando algunos susurros de como mi concurso no fue justo. ¿Qué piensan?".

Esto generó que discutieran el hecho de que nadie tiene la culpa de que uno de los concursantes fuese más alto, y se preguntaron como resolver el conflicto. Así que los chicos volvieron a guindar el billete del techo, pero con un cambio a las reglas.

Esta vez la profesora le permitió al corto de estatura, pararse sobre una silla. Ambos se colocaron de nuevo bajo los billetes y a la cuenta de tres, volvieron a tratar de hacerse con el dinero. El resultado: Cada uno alcanzó un billete.

Fue entonces cuando la Koch le explicó a la clase que la silla sobre la que se paró el chico que no era alto, fue un ajuste para que ambos tuvieran las mismas posibilidades de hacerse con el dólar y que así como el alumno bajo no tenía la culpa de no haber crecido más, lo mismo pasaba con ciertos estudiantes que no tienen las mismas oportunidades que la mayoría para recibir educación.

TODOS TIENEN DERECHO A TENER LAS MISMAS OPORTUNIDADES DE APRENDER

"Algunos estudiantes tienen dificultades o discapacidades que no podemos ver. El material con el que estudiamos no puede ser indéntico para todos los estudiantes"; explicó la docente, quien aseguró además, que todos los alumnos merecen la oportunidad de lograr las mismas metas.

Créditos de la imagen: Pixabay

Créditos de la imagen: Pixabay

"A veces necesitamos necesitamos una silla. A veces necesitamos hacer ajustes para que algunos estudiantes puedan alcanzar la mismas metas que todos los demás", puntualizó la ex docente de educación especial, quien defiende la importancia de que todos los niños tengan las mismas oportunidades a pesar de haber nacido diferentes.

El espíritu y la vocación de esta maestra es verdaderamente admirable; al igual que esta otra docente, que consiguió un maravilloso regalo para sus alumnos de bajos recursos.