Bailarina de 12 años vuelve a la acción tras cáncer y cirugía que hizo una rodilla de su tobillo

Delaney tenía como objetivo reanudar el baile: “Quería ser normal de nuevo”.

Delaney Unger, de Selden, Nueva York, tenía 12 años cuando fue diagnosticada con un osteosarcoma en su fémur izquierdo en diciembre de 2016.

Le dijeron que una parte de su pierna tendría que ser amputada para evitar que el cáncer se propagara.

Habiendo bailado desde la edad de tres años, la jovencita pensó que sus sueños de convertirse en bailarina profesional habían terminado, hasta que los médicos le presentaron a su familia una alternativa inusual.

Le dijeron que transformarían su tobillo en una articulación de la rodilla para que pudiera bailar usando prótesis.

La operación implicaría extirpar la parte cancerosa de su pierna, y luego rotarla 180 grados y unirla hacia atrás.

Su tobillo ahora funcionaría como una rodilla y cabría dentro de una prótesis, ofreciéndole más movilidad que una amputación tradicional.

Delaney dijo Daily Mail que comenzó a sentir un fuerte dolor en la rodilla izquierda en noviembre de 2016.

“Mi papá me consiguió una manga de compresión y hielo y comenzó a tratarlo como si fuera una lesión. Pensé que había hecho un gran esfuerzo”.

La joven agregó que estos tratamientos funcionaron al principio, pero pronto el dolor empeoró y comenzó a cojear. Entonces sus padres la llevaron a hacerse una radiografía, pensando que revelaría un desgarre muscular o una fractura por estrés.

TERRIBLES NOTICIAS

La radiografía reveló algo mucho peor. Los padres de Delaney recibieron una llamada de su pediatra diciéndoles que necesitaban ver a un oncólogo en Stony Brook Medicine.

Les dijeron que habían encontrado una masa en el fémur izquierdo de su hija. Se realizó una biopsia en diciembre y, cuando los resultados regresaron, el diagnóstico fue osteosarcoma.

Su padre, Noah, dijo lo siguiente a Daily Mail: “No puedes respirar cuando escuchas algo así”. Agregó que no sabía qué tipo de cáncer tenía su hija pero explicó que al recibir el diagnóstico oficial comenzaron a hacer investigaciones sobre todas sus opciones de tratamiento.

El osteosarcoma es el tipo más común de cáncer de hueso. Ocurre cuando las células que hacen crecer hueso nuevo forman un tumor canceroso.

La mayoría de los tumores generalmente se desarrollan alrededor de la rodilla, ya sea en la parte inferior del fémur, donde comenzó el de Delaney, o en la parte superior de la tibia.

Si el cáncer no se ha diseminado, la tasa de supervivencia a largo plazo está entre el 70 y el 75 por ciento.

Si el osteosarcoma ya se ha diseminado, como en los pulmones u otros huesos en el momento del diagnóstico, la tasa de supervivencia a largo plazo es de alrededor del 30 por ciento.

INICIO DEL TRATAMIENTO

Delaney comenzó de inmediato la quimioterapia. La madre, Melissa, dijo lo siguiente al medio británico: “La primera ronda fue la peor porque no sabes qué esperar”.

Y agregó: “Perdió su cabello, así que eso fue difícil. Tenía mucha náusea, no comía, perdió mucho peso. Pero tienes que creer que los médicos crean el mejor plan para ti, así que debes tenerlo en cuenta”.

Al terminar sus tratamientos de quimio aproximadamente en abril de 2017, el Dr. Fazel Khan, profesor asistente de cirugía ortopédica en Stony Brook Medicine, presentó a sus padres una operación inusual.

Una plastia de rotación es un procedimiento quirúrgico en el cual la parte inferior del fémur, la rodilla y la parte superior de la tibia se extirpan quirúrgicamente. La pierna inferior se gira 180 grados y se sujeta al fémur.

Esto da la apariencia de una pierna corta con un pie hacia atrás, y el tobillo actúa como una rodilla nueva.

Noah explicó a Daily Mail que “nosotros en ese momento habíamos investigado un poco por nuestra cuenta. Entonces, cuando el Dr. Kahn nos presentó esta opción, probablemente pensó que pensaríamos que estaba loco”.

Y continuó: “Pero lo habíamos investigado, sabíamos qué era. Delaney y yo estábamos a bordo, aunque Melissa no estaba segura al principio”.

El padre dijo que el resto de las opciones de tratamiento habrían dejado a su hija con una movilidad demasiado limitada.

Por su parte, el Dr. Kahn explicó al medio británico que el objetivo era eliminar el cáncer por completo para maximizar la función. “Los reemplazos de rodilla son una opción, pero no duran mucho y no son duraderos, y el baile es especialmente duro con los reemplazos de rodilla”.

NUEVAS ESPERANZAS

La familia de Delaney aceptó la cirugía y entonces la joven se sometió a la operación. El Dr. Jason Ganz, profesor asistente de cirugía plástica y reconstructiva en Stony Brook Medicine, dijo lo siguiente a Daily Mail:

“La cirugía está diseñada para garantizar que el suministro de sangre a la parte inferior de la pierna permanezca intacto. Después de que todo vuelve a estar unido, tenemos que volver a unir todos los músculos de su muslo”.

La parte inferior de la pierna y el pie se rotan 180 grados y la tibia se fusiona con el fémur.

El tobillo ahora funciona como una articulación de rodilla como lo haría una rodilla natural y los dedos se comunicarán con el cerebro para ayudarlo a moverse.

Después de la cirugía, Delaney dijo que se sentía muy bien: “No estaba nerviosa antes porque sabía que estaba más cerca de bailar de nuevo y fue genial saber que el tumor ya no estaba”.

La joven bailarina reanudó su tratamiento de quimioterapia tres semanas después, y su último tratamiento finalizó en agosto de 2017.

APRENDER A CAMINAR DE NUEVO

El siguiente paso era preparar a Delaney para que su pie encajara dentro de una prótesis, que funcionaría de manera similar a como lo haría en una amputación debajo de la rodilla, pero, tras la cirugía, la niña tendría más movilidad.

La recuperación fue difícil. “Ella tuvo que aprender a flexionar y cosas por el estilo pero de forma opuesta... así que definitivamente hay una curva de aprendizaje", dijo Melissa.

“Realmente tienes que reconectar tu cerebro", agregó Noah.

Pero Delaney tenía como objetivo reanudar el baile. “Quería ser normal de nuevo. Quería asegurarme de que podía hacer la mayoría de las cosas que estaban haciendo todos mis amigos y podía seguirles el ritmo”, dijo la joven.

Casi un año y medio después de su cirugía y habiendo pasado por rehabilitación, Delaney ahora puede caminar, saltar e incluso bailar de nuevo.

Aunque los médicos dicen que fueron capaces de eliminar todo el cáncer, se espera que alrededor de un tercio de los pacientes con osteosarcoma recaigan, por lo que Delaney necesitará ser motitoreada por el resto de su vida.

Una historia similar es la del arquitecto suizo Alex Pipoz. Él practica deporte desde la adolescencia y su pasión es el skate. Pero a los 35 años le diagnosticaron la terrible enfermedad por lo cual tuvieron que amputarle una pierna.

A pesar de eso, el hombre, que ahora tiene 41 años, no ha dejado de practicar su pasión. Él se sube a tu patineta con su prótesis y continúa practicando stake.

Las prótesis han sido de gran ayuda y utilidad para miles de personas en todo el mundo. Muchos dependen de ellas para poder recuperar cierta normalidad y autosuficiencia en sus vidas.

Tal es el caso de una niña de 7 años a la que le fue amputada una pierna poco después de nacer. La pequeña ahora tiene una prótesis deportiva, con la que puede correr, bailar y jugar más que antes.