13 de enero de 2019

Activistas se reúnen frente a mataderos para dar emotiva despedida a animales antes de morir

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Decenas de personas se aglomeran a las afueras de los mataderos como una forma de protesta.

Activistas que buscan la paz para animales en sus últimos minutos de vida antes de ser sacrificados, se reúnen a las afueras de los mataderos para despedirse.

Esto ocurre en muchas regiones del mundo, inició en Toronto hace diez años y España se sumó hace apenas uno. Esto en búsqueda de concienciar a todos.

Publicidad

UNA MUERTE CONSCIENTE PARA TODOS

Desde hace algunas semanas los mataderos están repletos de personas que se apostaron en las afueras, ellos buscan despedirse de animales que serán sacrificados.

El motivo de este accionar es para brindarles un poco de paz a todos esos animalito. "Un gesto de amor, una palabra cariñosa", dicen estos animalistas que buscan cambiar el mundo.

Publicidad

Emoción y lágrimas envuelven a todos ellos, desean otra salida. Toronto, Canadá, fue donde inició la forma de protesta. Los activistas captan en videos los duros momentos para crear conciencia a todos por igual.

Muchas de las personas acarician, les dan de beber y abrazan a los animales para que partan de este mundo rodeados de amor.

Publicidad

VEGANOS LLENOS DE AMOR

La mayoría de las personas son veganos, y para ellos estar allí es una especie de catarsis. Los participantes de este tipo de acto consideran el hecho como una Vigilia del Matadero.

Muchos de los presentes se abrazan para consolarse mientras las lágrimas recorreen sus rostros.

Algo que resaltan es el hecho que los mataderos no poseen ventanas. Aunque no hacen ningún tipo de acto vándalico para evitar la muerte de los animalitos, su actuar es una protesta.

Publicidad

¿Qué hicieron estos animalitos para merecer la muerte de tal forma? Sencillo, estar en los escalafones más bajos de la cadena alimenticia.

UN CONVENIO NO ESCRITO

Para que todo fluya hay un convenio entre los organizadores de las vigilias, los vigilantes de los mataderos y conductores de los vehículos que transportan los animalitos.

Cuando el camión llega a la puerta del destino final de los animales, se detiene por unos cinco o diez minutos y allí los veganos aprovechan para brindar todo lo que puedan a los animales.

Así, el destino no se tuerce y se lleva a cabo todo el proceso de muerte de los animales, pero antes reciben un poco de amor. 

Publicidad