Getty Images
Fuente: Getty Images

Laura Zapata: 'el infierno' que ella y su hermana Ernestina Sodi vivieron durante su secuestro

Georgimar Coronil
10 feb 2020
13:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Hace 15 años Laura y Ernestina fueron secuestradas al salir del teatro San Rafael, lugar donde se presentaba la obra “La casa de Bernarda Alba” en la que participaba Zapata.

Publicidad

El hecho ocurrió el 22 de septiembre de 2002. Laura fue liberada al los dieciocho días, pero Sodi estuvo dieciséis días más con los secuestradores.

Zapata confesó  en una entrevista que los secuestradores “la estaban cazando”, por sus participaciones en el teatro y que por desgracia la capturaron junto con su hermana, a quien tuvieron 45 días secuestrada.

Publicidad

La actriz explicó que su liberación se dio primero porque ninguna persona dio un solo peso por Ernestina. Por este motivo,  tuvo que negociar la libertad de su hermana.

 “Mi hermana estuvo 17 días más, pero afortunadamente pude rescatarla. Yo salí primero, pero no para agarrar a mis hijitos y salirme del país, salí para negociar la liberación de mi hermana”, expresó.

Agregó: “Yo fui en este evento víctima y negociadora, no sabes qué es peor si estar en cautiverio o negociar por la vida de alguien que amas”.

Publicidad

Laura trabajó en coordinación con la Agencia Federal de Investigaciones, para poder capturar a los delincuentes.

Ernestina representaba su carta fuerte ya que Thalía, quien es hermana de ambas, sería quién pagaría una fuerte suma para que la liberaran.

Tiempo después Sodi hizo responsable a  Zapata de su secuestro en un libro titulado “Líbranos del Mal”.

Publicidad

“Por mí no pagaron un centavo, ni Thalía ni nadie. El distanciamiento vino cuando yo pretendía hace una obra de teatro y me lo prohibieron, Thalía no quería que nada se hiciera público”, comentó Sodi.

Laura señaló que cada quien vive su momento de acuerdo a su filosofía, a su fe y a lo que es.

Por otra parte, hay que recordar que Zapata siempre ha dado qué hablar por sus intensos personajes, pero también por sus enfrentamientos familiares y controversias personales.

Publicidad

Los conflictos entre Thalía y Laura surgieron tras la muerte de Yolanda Miranda, la madre de ambas, en el año 2011. La herencia que dejó fue la causa de la disputa.

A partir de este momento cada vez que a Zapata, le preguntaban por su media hermana Thalía desviaba la conversación o lanzaba una respuesta que no dejaba bien parada a la popular cantante.

En 2016 declaró a la prensa que la intérprete de “Amor a la mexicana” había destrozado a su madre tras ser despedida por ella.

Publicidad

“Le dijo: ‘tú ya no trabajas conmigo’. Mi mamá estaba muy triste y dolida, destrozada. Ella hizo a Thalía y era su fan número uno”, contó la actriz.

Además aseguró que sus hermanas no le dieron la parte de la herencia de su madre que le correspondía y también las acusó de no portar dinero para la manutención y medicamentos de su abuela Eva Mange.

Ante las acusaciones, Thalía siempre procuró mantenerse alejada de la polémica y no responder a sus reclamos.

Publicidad

Una de las pocas veces en las que la cantante se defendió de los ataques de Zapata fue cuando la acusó de no aportar suficiente dinero para el cuidado de su abuela.

La famosa aseguró que en varias ocasiones le impidieron el contacto con doña Eva Mange: “Llamas y tienen órdenes de no pasarte la llamada con tu abuela”.

No obstante, pese a las diferencias, las hermanas hicieron las paces y se reencontraron para la celebración de los 100 años de su abuela.

Publicidad