logo
twitter.com/Lecturas  + Getty Images
Fuente: twitter.com/Lecturas + Getty Images

Álex Lequio es dado de alta del hospital tras su último ingreso

Mayra Pérez
25 feb 2020
15:44
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tras pasar el fin de semana hospitalizado en la clínica Ruber Internacional, el hijo de Ana Obregón es dado de alta médica y se encuentra recuperándose en su hogar.

Publicidad

Para Álex Lequio y su familia, esta semana fue difícil ya que debió ingresar dos veces a la clínica aunque por razones diferentes, pero finalmente fue dado de alta para tranquilidad de todos.

Publicidad

El pasado lunes 17 se encendieron las alarmas al ser hospitalizado por primera vez, pero luego de la ola de rumores y el silencio de su familia, Alessandro Lequio hizo unas declaraciones en las que, aunque no dio mayores detalles, explicó que su hijo estaba bien, tranquilo, y que no había sufrido una recaída.

Finalmente fue su madre Ana Obregón quien aclaró a los medios que un cuadro de gastroenteritis había sido la causa de la emergencia, y que ella misma se la había contagiado. En esa oportunidad solo permaneció hospitalizado un día.

Publicidad

Sin embargo el viernes siguiente fue ingresado nuevamente y esta vez permaneció todo el fin de semana. En esta oportunidad, el motivo fue el inicio de un ciclo nuevo en su tratamiento contra el cáncer que sufre hace dos años.

El padre de Álex de nuevo se mostró un poco evasivo en sus declaraciones respecto a esta segunda hospitalización en menos de una semana: “Todo está bien, no hay mucho qué decir. El cáncer es una enfermedad larga y dura".

Publicidad

Agregó que toda la familia se mantiene llena de esperanzas, en especial su hijo, quien ha afrontado su enfermedad con mucho optimismo y gran sentido del humor, esforzándose siempre en ver todo desde el lado más positivo, y trasmitirlo siempre a sus seguidores a través de las redes sociales.

Un ejemplo de ello fue la publicación que hizo unas horas después de su primera hospitalización a través de sus historias en Instagram, donde contaba en forma resumida la historia de su enfermedad y remataba el escrito con la frase “Y nos atrincheraremos 1.000 años más hasta ganar la batalla si hace falta”.

Sumado a su gran actitud, Álex también se ha mantenido muy activo, sin permitir que además de la salud, el cáncer le quite su ánimo ni sus ganas de trabajar.

Por suerte, ha contado con el poderoso e incondicional apoyo de sus padres quienes lo han acompañado cada día, al punto de que su madre puso en pausa su vida profesional y se ha dedicado por completo a su cuidado.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad