MediosTV

24 de marzo de 2020

Diego Matamoros en autoaislamiento con síntomas de coronavirus

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El exconcursante de Supervivientes e hijo de Kiko Matamoros contó que se encuentra recluido en su casa, con síntomas compatibles con un caso de coronavirus. Está a la espera de la prueba que confirme o descarte el diagnóstico.

En un video para MTMAD, el hijo del colaborador de Sálvame ha contado con lujo de detalles los síntomas que padece. Guarda mientras tanto una cuidadosa reclusión, para no exponer a otras personas al virus en caso de que de veras lo posea.

Diego Matamoros relata sus síntomas desde su reclusión | Foto: Mtmad

Publicidad

“Llevo unos días enfermo, se me nota en la voz”, comienza contando, y pasa a relatar los síntomas: “Llevo ya días sin tener olfato ni gusto”, se lamenta. “Tengo dolor en el pecho, toso, tengo cansancio generalizado y fiebre”.

Comentó también a través de ese video que está en su casa, recluido, que airea los ambientes con frecuencia y que no tiene contacto con el exterior para no exponer otras personas a la enfermedad, que podría ser coronavirus.

Publicidad

“En las próximas horas me va a llamar un doctor para hacer la prueba del coronavirus porque tengo bastantes síntomas”, confesó, con la voz tomada y el ánimo evidentemente decaído.

Refirió que la sospecha de que puede ser víctima del COVID-19 está además subrayada por el hecho de que uno de sus compañeros de entrenamiento está actualmente con los mismos síntomas que él. Y a ese colega le han confirmado ya que sí padece de coronavirus.

Publicidad

Sin embargo, para Diego lo peor no es la enfermedad, sino el aislamiento en sí. Se encuentra fastidiado y aburrido con tener que permanecer encerrado y en soledad, aunque tiene la determinación de no arriesgar vidas ajenas por ello y guardar la reclusión como se debe.

“Lo que peor llevo es estar aquí sin nadie”, se lamentó. “Es duro estar solo”. Y alentó a ser agradecidos a quienes transitan por la enfermedad en compañía: “Tenéis suerte los que estéis compartiendo esto con alguien.”

Publicidad

Su consuelo en el aislamiento, cuenta, es la posibilidad de comunicarse con otros a partir de sistemas de mensajería y videoconferencia, que le permiten sobrellevar mejor el encierro.

“Los chats grupales me están salvando la vida”, sostiene.

Publicidad

Contó que la atención telefónica en la línea establecida para estos casos ha sido muy rápida. También instó a quienes se encuentren en una situación parecida a no acercarse a los centros de salud sino llamar:

“Hay que ser inteligentes, hay que ser sobre todo maduros y no colapsar la sanidad.”

Ahora resta tener paciencia y esperar las pruebas médicas. Él guarda esperanzas de que sea uno de sus frecuentes casos de anginas, pero dadas las circunstancias, está preparado para un resultado positivo. De todos modos, afortunadamente, según afirma, ya empieza a sentirse algo mejor. 

Publicidad