Esther Doña abandona el palacio de El Rincón donde vivió tres años con Carlos Falcó

Guadalupe Campos
19 jun 2020
06:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La viuda del marqués de Griñón, Esther Doña, abandonó El Rincón, el palacio donde vivió durante los últimos tres años. La familia ha decidido poner esa imponente y costosa propiedad a la venta.

Publicidad

Carlos Falcó, de 83 años, falleció el 20 de marzo pasado, víctima del COVID-19. Fue el final de cinco años de relación y de tres de matrimonio. Esther Doña también contrajo la enfermedad, pero a sus 42 años de edad su caso fue mucho más benigno, y pudo reponerse. 

Esther Doña en Madrid, abril de 2018. | Foto: Getty Images

Publicidad

Permaneció, de todas maneras, recluida en completa soledad en El Rincón durante su padecimiento, para cumplir con las medidas de aislamiento.

Según manifestó, la muerte de su marido ha resultado un duro golpe para ella, que lo vio partir en aparente buen estado de salud y no ha vuelto a verlo nunca más.

Esther Doña junto a Carlos Falcó en noviembre de 2019. | Foto: Getty Images

Publicidad

Ni ella ni sus hijos han podido visitarlo en el hospital, dadas las medidas de seguridad impuestas para evitar la propagación del coronavirus. El servicio fúnebre también se ha visto fuertemente limitado por este motivo.

LA PROPIEDAD ESTÁ A LA VENTA

Según informa ¡Hola!, ella ha abandonado la propiedad por su propia voluntad, sin mediar negociaciones con los hijos de su difunto esposo ni compensaciones económicas. Se ha llevado sus pertenencias y se ha marchado con Chloé, su perrita, una bichón maltés que Falcó le regaló hace dos años para Navidad.

Esther Doña y Carlos Falcó en Madrid, octubre de 2018. | Foto: Getty Images

Publicidad

Ahora reside en su piso de Majadahonda, donde se la ha visto hacer la compra y pasear a su perra, luciendo aún su anillo de bodas. Se desconocen todavía los pormenores del reparto de los bienes del difunto, pero según trascendió la familia ha puesto el palacio de El Rincón a la venta.

ALGUNAS SORPRESAS TRAS EL FALLECIMIENTO DE CARLOS FALCÓ

Esta decisión ha sorprendido a muchos, dado que la propiedad era de las favoritas del difunto. Valuada en alrededor de cinco millones de euros, esta finca ha sido también el escenario de la última boda del marqués, en 2017.

Esther Doña en Santander, octubre de 2017. | Foto: Getty Images

Otra gran sorpresa para quienes no pertenecieron al círculo íntimo del marqués ha sido la decisión de éste, en su testamento, de legar el título del marquesado de Griñón a su hija Tamara, en lugar de dejárselo al mayor de sus hijos. Para la familia, sin embargo, esta decisión ha resultado natural.

Publicidad