instagram.com/salvameoficial
Fuente: instagram.com/salvameoficial

Vanitatis: Terelu Campos no tiene reservas financieras después de vender su ático

Stef Colina
21 jul 2020
09:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Aunque la presentadora ya no tiene ninguna propiedad a su nombre, sus deudas bancarias finalmente han sido saldadas.

Publicidad

Parece que las Campos han aprovechado este 2020 para ponerse al día con sus finanzas. Primero fue la matriarca, María Teresa, quien puso en en venta su ostentosa mansión en Las Rozas de Madrid por 3.200.000 de euros. Aahora es Terelu, quien por fin habría podido poner en cero sus deudas vendiendo su preciado y lujoso ático por un precio menor al que esperaba.

Publicidad

SIN ÁTICO Y SIN DEUDA

Los problemas financieros de la primogénita de "La reina de las mañanas" habrían comenzado en 2013, cuando hipotecó por 500.000 euros la propiedad de dos plantas con jacuzzi, solarium y piscina que compró en 455.000 euros y que luego de una extensa renovación se conviritó en una lujosa casa que multiplicó su valor.

Desde aquel año, Terelu comenzó una bola de nieve de intereses bancarios que creció a medida que fue extendiendo la hipoteca. Según "Vanitatis", en dos años la entidad bancaria le prestó más de 1.100.000 euros a la tertuliana que, al verse ahogada en deudas, no tuvo más remedio que vender el ático en menos de 1.400.000 euros para pagarle al banco y comenzar desde cero.

Publicidad
Publicidad

VIVIENDO AL DÍA

Literalmente desde cero, pues tras la venta del inmueble ubicado en Aravaca, la colaboradora de "Viva la vida" se habría quedado sin propiedades a su nombre en España. Según verificó "Vanitatis", Terelu ahora solo aparece como propietaria de Rubitecam SL, una empresa con balance de -76 euros que por lo visto no está activa.

Es así como luego de 30 años de carrera en la industria mediática española, a la periodista solo le quedan los ingresos que percibe por sus apariciones en los programas de Telecinco y las exclusiva que da a los tabloides.

Publicidad

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Por ahora, Terelu se las estaría arreglando para pagar con su sueldo la casa que habita actualmente, y aunque ya no tiene los lujos que el ático de 573 metros cuadrados le ofrecía, por fin puede respirar con la certeza y la calma de ser una persona sin deudas. El tiempo dirá si esta experiencia le ha servido como lección de "lo que no se debe hacer" en su próxima adquisición inmobiliaria.

Publicidad