logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

La pequeña pero importante victoria de Britney Spears en la batalla contra la tutela de su padre

Georgimar Coronil
19 oct 2020
13:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La princesa del pop logró que el juez que lleva su caso aprobara la solicitud de extender el equipo legal de su tutela.

Publicidad

Britney está bajo el amparo de su padre desde el año 2008 y actualmente se encuentra inmersa en un juicio para revocar esta medida. Jamie Spears es el encargado de controlar su vida y sus finanzas.

Lauriann Wright, representante legal de Jaime, alegó que está petición costaría mucho dinero y que por eso no debía ser aprobada.

Publicidad

Samuel Ingham III, abogado de Britney, le respondió a Lauriann que su argumento buscaba obstruir el nombramiento de un fiduciario corporativo de manera permanente, para que el padre de la cantante pudiera continuar con el dominio de la tutela.

Ingham III agregó que la única manera de que su representada podía estar segura de que se escuchara su palabra, era mediante la presencia de un abogado que fuera capaz de jugar con las mismas artimañas de su progenitor.

Publicidad

Hace una semana, el representante legal señaló que la artista era una “paciente en coma”, ya que estaba bajo la mano férrea de Jamie.

“Britney quiere vivir su vida en sus propios términos: yendo a comer con amigas o a la peluquería sin pedir permiso. También quiere poder ver más a sus hijos”, reveló Samuel.

La intérprete de ‘Sometimes’ tiene un tercio de la custodia de sus hijos, Sean y Jayden, quienes viven en Los Ángeles con su padre Kevin Federline.

Publicidad

ATAQUES PSICÓTICOS

En 2008, Britney sufrió varios ataques psicóticos que la llevaron a estar internada en un hospital psiquiátrico de UCLA durante un mes.

Desde ese momento, su padre le arrebató sus derechos y la inhabilitó de por vida. Solo le permitió trabajar en Las Vegas con complicadas coreografías que pudieron haber puesto en riesgo su integridad física.

Publicidad

FORTUNA DE LA ARTISTA

Jamie Lynn Spears, hermana menor de la princesa del pop, fue delegada como fideicomisaria de las propiedades multimillonarias de la estrella hace dos años. Ahora busca tener más control sobre la fortuna de la artista.

La familia de Britney no deja que ni ella ni sus hijos puedan tener acceso al dinero que la cantante se ganó con su trabajo durante años.

Publicidad

Jamie Lynn exige convertirse en la única fideicomisaria del patrimonio de su hermana y que se transfieran sus cuentas a su servicio de custodia.

De aprobarse dicha petición, los activos financieros de Spears se colocarían en esas cuentas y requeriría de la aprobación de un juez para que la cantante tuviera acceso a ellas.

Publicidad

La famosa estableció un mandato en 2004 para proteger el futuro de sus hijos, pero una enmienda publicada en 2018 decía que el fideicomisario, Jamie Lynn Spears, administraría los bienes de sus sobrinos.

A pesar de que la artista ha logrado sumar un abogado a su equipo, el juez extendió el poder de su padre sobre ella hasta el 1 de febrero del 2021 cuando vuelvan a encontrarse en la corte.

Publicidad

FANÁTICOS PREOCUPADOS

A pesar de que Britney ha manifestado sentirse bien, algunos de sus admiradores consideran que vídeos como el que publicó bailando con un conjunto negro y hablando de su nuevo proyecto, son mensajes encriptados que expresan el encierro en el que sus cuidadores la mantienen.

Miembros del movimiento que aboga por la liberación del control de su patrimonio y de su vida en general, le han pedido a la artista que use prendas o imágenes específicas para hacerles saber si algo anda mal o si necesita ayuda.

Las rosas han sido un símbolo recurrente en sus atuendos, por lo cual muchos consideran que es un llamado de auxilio.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad