Noticias

16 de enero de 2021

La historia de un joven que montó un hospital de COVID en su casa para tratar a su madre

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El médico brasileño estaba desesperado porque su progenitora no fue admitida en un centro de salud. Por eso tomó una importante decisión para salvar su vida.

Marcos Fonseca Barbosa es un joven galeno que montó un hospital de COVID-19 en su casa para tratar a su mamá. Su historia se la narró a AFB.

Resulta que Ruth Fonseca de 56 años contrajo el peligroso virus, pero debido a la crisis sanitaria no la aceptaron en la unidad de cuidados intensivos de un nosocomio de Manaus en el estado Amazonas en Brasil.

Marcos Fonseca Barbosa, médico brasileño. | Foto: YouTube/AFP Português

Publicidad

NO PODÍA ESPERAR MÁS

El profesional de la medicina no podía esperar más. Pasó algún tiempo intentando hospitalizar a su ser querido en el hospital público ‘28 de Agosto’, pero en vista de la negativa, prefirió actuar por su cuenta. Tenía miedo de que su mamá muriera en sus brazos.  

El centro de salud estaba colapsado por la pandemia y con el cuadro médico que presentaba Ruth, cada minuto contaba.

"Estaba con fiebre, pasándola mal. Me presenté como médico, pero nos dejaron cuatro horas esperando, sentados en sillas de plástico (…) No puedo culpar a mis colegas, porque es una zona de guerra", precisó Fonseca Barbosa.

Publicidad

Hospital '28 de Agosto' en Manaos, Brasil. | Foto: YouTube/AFP Português.

NI EN SU PEOR PESADILLA

El médico que labora para el sector privado en Brasil, dijo que nunca había imaginado una situación así. De hecho, expresó que ni es su peor pesadilla había experimentado lo que le tocó vivir.

Publicidad

Al darse cuenta de que su mamá se podía morir si no era interna en una unidad de cuidados intensivos, actúo para resolver el problema.

Así que se paró de la silla de plástico en la que esperaban y regresó a casa. Llamó a sus amigos y pacientes que había tratado a domicilio para que lo ayudaran.

Publicidad

De esa forma consiguió una bombona de oxígeno y un ventilador mecánico que colocó junto a una cama hospitalaria que improvisó en su cuarto.

Debido a su condición, Ruth tenía que ser intubada, pero Marcos ideó un plan alternativo. Mantuvo viva a su madre con un aparato de nebulización y un catéter nasal que facilitaba su respiración.

Por cuatro días no se apartó de su lado y cuando tuvo que regresar a las guardias a su lugar de trabajo, su esposa que es maestra, quedó a cargo de su suegra.

Marcos atendiendo a su madre. | Foto: YouTube/AFP Português

Publicidad

MUCHO MEJOR

Por fortuna, la mamá del médico brasileño está mucho mejor, sin embargo, él llama repetidas veces a su casa para conocer las novedades de su paciente.

Más allá de pensar que es un héroe por haberla salvado, asegura que Ruth ha combatido con éxito el coronavirus por sus ganas de vivir y por obra de Dios.

Para Fonseca es un milagro que la mujer que lo trajo al mundo siga con vida, luego de haber presentado el cuadro médico por el que fue rechazada en un centro de salud público en Brasil.

Publicidad

En AmoMama.es hacemos todo lo posible para brindarte las noticias más actualizadas sobre la pandemia de COVID-19, pero la situación cambia constantemente. Alentamos a los lectores a consultar en línea las actualizaciones del CDС, WHO y los departamentos locales de salud para mantenerse actualizados.¡Cuídate!