"Me desperté del coma con un bebé de un mes": la historia de una mamá y su lucha con el COVID

Alejandra Quintero
04 mar 2021
22:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La mujer fue intervenida de urgencia y su bebé nació por cesárea porque los médicos pensaron que no lograría sobrevivir.

Publicidad

Emily Brown, de 30 años, conoció a su esposo Josh en una aplicación de citas en 2015. En ese momento, ella ya era madre de George, su hijo de una relación anterior.

En 2018, la pareja se casó y en marzo de 2020 descubrieron que estaban embarazados. Sin embargo, para esa época apareció la pandemia de covid-19.

Publicidad

Ella, quien vive en la zona rural de Tennessee, Estados Unidos, asumió que sería algo temporal, pero el virus pronto se convirtió en una emergencia sanitaria.

Emily y su familia siguieron con sus vidas con normalidad y no siguieron los protocolos de bioseguridad como el distanciamiento social o el uso de mascarillas.

Publicidad

En la semana 28 de embarazo, la pareja fue informada de que tendrían un niño. Ellos decidieron que lo llamarían Tucker y fueron a celebrar en un restaurante de barbacoa.

Allí, Emily se dio cuenta de que no podía oler ni saborear nada. Al detectar que eran síntomas típicos del covid-19, se hizo una prueba que salió positiva.

Publicidad

El 18 de septiembre, Josh despertó a su esposa, muy alarmado por la forma extraña como respiraba. Ella se puso de pie e incorporarse resultó todo un esfuerzo respiratorio.

Josh la llevó al hospital y de inmediato le suministraron oxígeno. Seis días más tarde la conectaron a un ventilador mecánico en coma inducido.

Publicidad

Los médicos pensaron que no sobreviviría. Entonces, decidieron hacer una cesárea para dar a luz a Tucker, siete semanas antes del tiempo previsto para su nacimiento.

El pequeño nació con un peso saludable y quedó internado en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). Su padre lo visitaba constantemente.

Publicidad

Emily despertó el 14 de octubre totalmente desubicada y al abrir los ojos vio la foto de un bebé en la pared del frente. Ella se llevó las manos a su vientre y supo que se trataba de Tucker.

“Al abrir los ojos en una habitación desconocida, traté de orientarme. Me sentí aturdida y confundida, y había un tubo conectado a mi garganta", relató.

La cicatriz de su cesárea casi había cicatrizado. La situación fue tan confusa y surrealista para ella que tuvieron que medicarla para conservar la calma.

El primer encuentro de Emily con su hijo recién nacido no fue lo que esperaba porque aún estaba muy aturdida. Dos días más tarde, lo pudo tener de nuevo entre sus brazos y conocerlo como es debido.

Ella recibió el alta médica el 20 de octubre y su bebé estuvo hospitalizado dos semanas más. Ella y su esposo lo visitaban cada día para alimentarlo.

Publicidad

En AmoMama.es hacemos todo lo posible para brindarte las noticias más actualizadas sobre la pandemia de COVID-19, pero la situación cambia constantemente. Alentamos a los lectores a consultar en línea las actualizaciones del CDС, WHO y los departamentos locales de salud para mantenerse actualizados.¡Cuídate!