José Juan y Evelyn viajaban en auto cuando quedaron atrapados bajo colapso del metro L12

Mayra
05 may 2021
13:50
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El colapso de la vía del metro L12 ocurrido la noche del pasado lunes provocó la muerte de al menos 24 personas. José Juan Galindo fue una de ellas.

Publicidad

Amelia, madre de José Juan Galindo, un albañil de 40 años, fue de las primeras en llegar al lugar del desastre. Su hijo era el conductor del Nissan Sentra vinotinto que fue aplastado por los vagones del metro en Ciudad de México.

La señora gritaba de frustración y ansiedad, suplicando que sacaran a su hijo del interior del vehículo. De habérselo permitido, lo hubiese intentado con sus propias manos.

Publicidad

UN TRÁGICO REGRESO

Evelyn tenía una cita odontológica el 3 de mayo y su esposo, José Juan, la traía de regreso en el vehículo familiar. Circulaban por la avenida Tiáhuac, y justo al pasar por debajo de las vías del metro ocurrió el desplome del tramo del metro.

Herida en el asiento del copiloto, Evelyn tranquilizaba a las personas que se acercaban a al vehículo: “Yo estoy bien, pero mi esposo está atrapado”, según recoge TV Azteca.

Ella fue de las primeras personas en ser rescatadas tras la tragedia que dejó a casi 80 personas heridas y hasta el momento se contabilizan 24 fallecidos. 

Publicidad

Apenas estuvo fuera de peligro, la primera llamada de Evelyn fue para su hijo Edgar: “Se nos vino el metro encima”, le dijo Evelyn. Fue ingresada al Hospital General La Villa.

De inmediato, varios familiares de Galindo se desplazaron hacia el lugar del accidente, entre ellos Amelia y su hermana Guillermina. Al llegar, quisieron unirse a las labores de rescate, pero no les permitieron acercarse por el riesgo de más derrumbes.

Miembros de la Cruz Roja en labores de rescate. México, 3 de mayo de 2021. │Foto: Getty Images

Publicidad

Ante la impotencia de saber que su hijo estaba atrapado en el vehículo y no poder hacer nada, la señora exigió con fuerza que le permitieran estar ahí, a su lado. Al final debió recibir atención médica, debido a su estado de ansiedad. 

“¿Cómo quieren que esté tranquila si mi hijo está ahí abajo, atrapado?”, decía Amelia en su desesperación.

LAS PEORES NOTICIAS.

Finalmente, el equipo de rescate pudo liberar el cuerpo sin vida de José Juan. Las autoridades le comunicaron la noticia a Guillermina, quien tuvo la dura misión de explicarle a la familia que su sobrino había muerto. 

Publicidad