PopularRealeza

01 de julio de 2021

Almuerzo con amigos, sin pastel y sin regalos: así celebraba Lady Di sus cumpleaños

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La princesa Diana tenía costumbres más bien inusuales a la hora de celebrar sus cumpleaños, según reveló el chef privado de la difunta Lady Di.

Lady Di fue una de las princesas menos tradicionales en memoria reciente. Ya te hemos contado sobre las reglas de la realeza que Diana desafió y llegó a cambiar para siempre.

Ahora, una fuente cercana a la difunta aristócrata ha revelado detalles inéditos sobre un íntimo aspecto de su vida: la celebración de su cumpleaños.

Princesa Diana en Viena, Austria en abril de 1986. | Foto: Getty Images

Publicidad

Darren McGrady fue el cocinero personal de la princesa Diana entre 1993 y 1997. En una reciente entrevista con la revista ¡HOLA!, McGrady compartió detalles inéditos sobre Diana.

Según el chef, Diana detestaba celebrar sus cumpleaños, pues significaba ser un año más vieja. Por eso, la madre de Harry y William prefería evitar las tartas de cumpleaños o platillos especiales.

En vez de estas típicas tradiciones cumpleañeras, Diana optaba por un discreto almuerzo con sus amigas, seguido por una noche de relajación. Solía pedir pescado a la parrilla o pimentones rellenos en su cumpleaños.

Publicidad

En manos de Darren, Diana pasó de comer alimentos bañados en salsa a tener una dieta sana y saludable. Le encantaban los pimentones rellenos, y pedía el platillo unas tres veces por semana.

Princesa Diana en Vancouver en mayo de 1986. | Foto: Getty Images

Publicidad

McGrady también reveló que si bien la reina Elizabeth siempre sigue su programa de comidas, Diana solía improvisar. En el último minuto, se le ocurrían cambios o peticiones especiales y él tenía que comenzar a cocinar de nuevo.

Sin embargo, disfrutaba cumplir sus peticiones, y la princesa incluso se sentaba a comer con él en la cocina del palacio, violando el protocolo. Esa actitud de Diana hizo el tiempo que pasó Darren junto a la realeza mucho más llevadero.

Explicó que cuando comenzó a cocinar para Diana, ella ya había superado sus peores momentos con la bulimia. La princesa le habría pedido que se encargara de eliminar las grasas, pues ella manejaría los carbohidratos en el gimnasio.

Publicidad