NoticiasPersonas

18 de julio de 2021

Así vive hoy Gypsy Rose Blanchard, la joven que mató a su mamá quien fingía que ella estaba enferma

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El junio de 2015, el hallazgo del cuerpo sin vida de DeeDee Blanchard en su cama y la desaparición de Gypsy Rose, su pequeña hija enferma y paralítica, causó verdadera conmoción. 

Al día siguiente, cuando la policía localizó a la joven al lado de su novio en Wisconsin, la sorpresa fue mayor. Caminaba y lucía perfectamente saludable, y ambos eran responsables del asesinato de la mujer de 48 años. 

Detrás de ese terrible crimen, estaba una historia de abusos inimaginables que casi terminan con la vida de una niña. Así vive hoy Gypsy Rose Blanchard.

Publicidad

SÍNDROME DE MÜNCHHAUSEN

La madre de Gypsy sufría de lo que se conoce como Síndrome de Münchhausen por poder, que es una enfermedad mental. La persona que la padece, en este caso DeeDee, buscan la atención de todos al provocarle enfermedades a sus hijos.

A lo largo de su infancia, DeeDee convenció a cientos de médicos de que su hija tenía muchas patologías, entre ellas parálisis, asma, retraso mental, problemas visuales y una lista casi interminable. Fue sometida a varias cirugías innecesarias.

Publicidad

La niña vivía encerrada en su hogar, sin contacto con nadie que no fueran los médicos, confinada a una silla de ruedas y alimentada por una sonda alimenticia por haberle extraído los dientes.

En 2012, Gypsy conoció a un chico por internet y muy pronto surgió el amor entre ellos. La jovencita convenció a Nicholas Godejohn, nombre del novio, de matar a su madre. Lo llevaron a cabo en junio de 2014. 

LA VIDA EN PRISIÓN

Luego de ser detenidos, la historia de horror que había vivido Gypsy durante su corta vida salió a la luz. Eso impidió que fuera condenada a muerte y fue sentenciada a 10 años de prisión en Missouri. Su novio recibió cadena perpetua.

Publicidad

Actualmente la joven está próxima a cumplir 30 años y ha logrado crecer emocionalmente durante los años que tiene en prisión. Ha podido estudiar fotografía y cosmetología, tiene amigas y una estructura de vida de alguna manera saludable.

Publicidad

“Lo está haciendo increíble. A pesar de todo, todavía me dice que ahora está más feliz que con su mamá. Y que si tuviera la opción de estar en la cárcel o volver con su madre, preferiría estar en la cárcel”, dijo su madrastra Kristy en 2018, según recoge The Cinemaholic.

Gipsy tiene grandes proyectos para cuando recobre la libertad. Está comprometida con un joven, planea casarse al salir y dedicarse a crear conciencia sobre el abuso infantil. Como sobreviviente, siente que puede ser la voz de los que tienen miedo.

Aunque de alguna manera su vida ha sido siempre en alguna prisión, la joven afirma que “ahora soy mucho más libre” y puede vivir como una mujer normal.

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.