NoticiasNoticias mundiales

18 de julio de 2021

"Mi hijo nunca cumplirá 4": madre desconsolada llora por la muerte de su niño

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

En los Estados Unidos, una madre devastada por la pérdida de su pequeño hijo advierte a otros padres sobre el peligro de ciertos dispositivos salvavidas infantiles.

Enseñar a un niño a nadar es una experiencia maravillosa, pero siempre un poco atemorizante. Es por eso que los padres se esfuerzan por mantenerlos seguros con flotadores y salvavidas.

Sin embargo, una desconsolada madre de Estados Unidos advierte que no todos los productos de flotación ayudan a los niños a aprender a nadar. Algunos hacen todo lo contrario.

Publicidad

Nicole Hughes, oriunda de Tennessee, EE.UU., le compró a su hijo Levi un flotador tipo "puddle jumper" para mantenerlo seguro en el agua. Estos dispositivos inflables van alrededor del pecho y los brazos del niño.

Son muy coloridos, y fabricados por varias marcas. El material promocional suele afirmar que son idóneos para niños que están aprendiendo a nadar. Por eso, Hughes pensó que serían perfectos para Levi, de 3 años.

En junio de 2018, los Hughes se fueron de vacaciones a la playa junto a otras cinco familias. Eran 12 adultos (incluyendo a seis doctores) y 17 niños. El grupo pasó el primer día jugando en la piscina. Levi llevaba su flotador.

Publicidad

Poco después, el pequeño, ya sin flotador, le pidió un bocadillo a su mamá. Menos de un minuto después de dárselo, Nicole no veía a Levi por ningún lado. Alarmada, miró hacia la piscina y reconoció su camiseta amarilla en el agua.

Ella y otro adulto saltaron al agua y sacaron al niño. Los doctores presentes lograron restablecer el pulso de la criatura, y fue llevado al hospital. Sin embargo, Levi tristemente perdió la vida.

Niña en piscina con chaleco salvavidas estilo "Puddle Jumpers". | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ahora, Hugues se ha unido a otros padres cuyos niños se han ahogado tras usar estos flotadores constantemente. Todos fallecieron luego de accidentalmente entrar al agua sin sus salvavidas.

El problema es que el diseño del flotador enseña a los niños a "nadar" en posición vertical, y sin usar sus brazos ni piernas. Los niños creen que saben nadar por haber pasado horas flotando, y cuando nadan sin flotador, se ahogan.

"Mi hijo nunca cumplirá 4. Nunca tendrá una torta con cuatro velitas encendidas, ni sonreirá con orgullo y vergüenza cuando su familia y amigos le canten", se lamentó Hugues.

Ahora, la devastada mujer desearía jamás haberse encontrado con estos peligrosos flotadores. Señaló que el dispositivo está avalado por la Guardia Costera de EE.UU., lo cual le inspiró confianza.

Sin embargo, la certificación no cubre su utilidad como dispositivos para aprender a nadar. Únicamente cubre su capacidad de flotación.

Publicidad