Sobre AM
MediosVideos virales

09 de septiembre de 2021

Emotivo momento de familia que sorprende a niño en el colegio con su perrita perdida

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una familia perdió a su perrita poco antes de las fiestas de fin de año. Pero pudieron recuperarla a tiempo para Navidad.

La historia ocurrió en el pueblo estadounidense de Byron, en el estado de Nueva York, en 2019. El 18 de noviembre, la familia Licata dejó a los perros salir para hacer sus necesidades afuera.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Cuando abrieron la puerta para que reentraran los animales, solo uno entró. La perrita Piper, luz de los ojos del adolescente Carter Licata, no volvió.

La perrita tenía 2 años, y había llegado al hogar como regalo para Carter cuando cumplió 12. Perra y niño se amaban con locura.

Salieron a buscarla, pero no podían hallarla por ninguna parte. Así que la familia publicó en redes sociales, la buscó por todas partes y habló con vecinos y medios para tratar de localizarla.

"Con el paso de los días, la esperanza se apagaba", contó April, mamá de Carter.

Cuando ya creían que todo estaba perdido, recibieron un mensaje de un refugio de animales cercano: había aparecido una perrita que correspondía a la descripción de Piper.

Cargando...

Publicidad

En ese momento, Carter y su hermana Natalie estaban de visita en casa de la familia paterna. Así que su madre planificó una hermosa sorpresa.

Mantuvieron todo en secreto, y cuando Carter volvió, esperaron a la salida de la escuela para revelarle la nueva. Lo esperaron fuera con la perrita en el asiento delantero en el coche familiar. Piper traía un gran moño azul en el cuello.

"Es tan maravilloso ver este amor, y honestamente el video dice más que cualquier cosa que pudiera escribir yo", escribió April.

Cargando...

Publicidad

En el video puede verse cómo Carter sale con andar apesadumbrado del colegio. Luego levanta la mirada, ve a Piper moviendo la cola en el asiento delantero, y se frena en seco, con gesto de asombro.

El adolescente deja la mochila detrás y se sube a abrazar a su perra. Ella lo besa, con evidente alegría, y él se echa a llorar de felicidad. ¡Es un momento hermoso!

¿Te ha tocado vivir un momento como este? ¡Comparte tu experiencia con la comunidad de AmoMama en la sección de comentarios!

Cargando...
Cargando...

Publicidad