logo
Shuttertock
Fuente: Shuttertock

Mujer está feliz de no poder tener un bebé con su esposo, nadie la entiende - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 sept 2021
11:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Todos creían que tenía una vida perfecta casada con mi guapo, encantador y rico esposo, pero nadie sabía la verdad.

Publicidad

Yo era la envidia de todas las mujeres que conocía, pero si hubieran sabido la verdad sobre mi vida aparentemente perfecta, sus pensamientos habrían sido diferentes. Ocultaba mi infelicidad con una sonrisa deslumbrante.

Roberto ha sido mi esposo durante cinco años. Era un hombre guapo, encantador y rico, el clásico príncipe de cuento de hadas. Pero mi vida era una pesadilla.

Todos me envidiaron cuando me casé con Roberto | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando me casé con Roberto a los 23, recién salido de la universidad, creí que mi vida sería un sueño hecho realidad. Éramos la pareja más hermosa, estábamos enamorados, teníamos todo lo que podíamos necesitar. O eso pensaba.

No pasó mucho tiempo antes de que el verdadero carácter de mi marido comenzara a revelarse. En nuestra luna de miel, comenzó a fruncir el ceño cuando pedía en un restaurante algo que él no aprobaba.

En poco tiempo, comencé a mirarlo para comprobar su reacción antes de siquiera comprar un recuerdo, y mucho menos pedir una bebida. Hacía cualquier cosa para evitar ver esa mirada de desaprobación, esa decepción.

Publicidad

Parecía que Roberto vivía decepcionado y que yo nunca estaba a la altura de sus expectativas, excepto en la cama. Era un amante entusiasta y tenía miedo de negarle algo en cualquier momento.

Cuando regresamos a casa, yo vivía desconcertada. ¿Qué me estaba pasando? ¿Por qué no estaba feliz? ¿Por qué no podía hacer feliz a Roberto?

Lee también: Esposa celebra la muerte de su marido abusivo arrojando sus cenizas a la basura

Al final resultó que, mi marido era rico, pero egoísta. Me daba una mesada y tenía que rendir cuentas de cada centavo que gastaba. No pude conseguir un trabajo porque él había insistido en que renunciara a cualquier idea de carrera.

Publicidad

Quería que formáramos una familia de inmediato, así que dejé de tomar la píldora. Incluso comenzó a tomarme la temperatura a lo largo de mi ciclo para determinar mi ovulación. Pero mes tras mes fallaba en concebir.

Quería saber dónde estaba en todo momento | Foto: Unsplash

Publicidad

¡Lo que ni Roberto ni nadie más sabía era el alivio que sentía cada mes al descubrir que no estaba embarazada! Sentía que un niño me cosería irrevocablemente en esta vida, sin dejarme escapar. Y quería escapar de Roberto desesperadamente.

Quería escapar de las constantes llamadas telefónicas durante el día para averiguar qué estaba haciendo, dónde estaba y con quién estaba. El control de cada centavo que gastaba, la mirada burlona en su rostro cuando rogué que me permitiera ir a trabajar.

"Jeny, cariño, ¿quién diablos querría un empleado tan estúpido?", dijo Roberto. "¡Eres decoración, cariño, eso es todo!". La verdad era que quería controlarme por completo.

Publicidad

A medida que pasaban los años y el embarazo que quería no se materializaba, mi esposo se volvió amargado y aún más desagradable y abusivo verbalmente. "¡Eres estéril!", me gritaba. "¡Inútil!".

Una vez incluso fue tan lejos como para levantarme los puños, entonces vi una expresión de astucia en su rostro. Bajó las manos. "No eres nada, Jeny, una perdedora, ni siquiera una verdadera mujer", dijo. "Merezco algo mejor".

Descubrí que estaba teniendo una aventura, y de alguna manera eso me dio el valor para separarme de él. "Te dejo", le dije con calma. "¡Se acabó!".

"¡No puedes dejarme!". Vi el pánico en los ojos de Roberto. "¡Te quiero!".

Publicidad

Negué con la cabeza. "No Roberto, no me quieres. Simplemente te encanta controlarme. Además, estoy segura de que encontrarás rápidamente a alguien mejor, lo que te mereces".

Jeny volvió a ser feliz. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Salí de ese matrimonio sin un centavo y no pedí nada en el divorcio. Encontré un trabajo y un pequeño apartamento tipo estudio.

Lo mejor de todo, redescubrí mi tranquilidad y mi amor por la vida. Desafortunadamente, nadie entendió por qué me divorciaba de un hombre tan encantador.

El actor de Roberto los había engañado a todos. Incluso mi madre se volvió contra mí por mi decisión. Supongo que solo otra mujer que se haya casado con él lo entendería.

Unos años más tarde, me lo encontré con su nueva esposa embarazada en una fiesta. Era muy bonita, pero había una mirada en sus ojos que reconocí.

Publicidad

Ocultaba su dolor bajo una sonrisa. Vi la forma en que Roberto puso una mano posesiva sobre su barriga y pensé: "¡Gracias a Dios que no soy yo!".

Lee también: Así fue el día en que sus padres obligaron a una joven de 16 años a casarse: "Fue el peor día de mi vida"

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Las cosas no siempre son lo que parecen. Jeny parecía estar viviendo un sueño, pero su vida con el controlador y abusivo Roberto era una pesadilla.
  • La posesividad y el control no son amor. Jeny descubrió rápidamente que la necesidad de control de su esposo era una faceta de su abuso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría cambiarle la vida a alguien más.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Publicidad