Sobre AM
Medios

25 de septiembre de 2021

Mamá "llora" cuando un niño desconocido se acerca a ella cerca de la máquina de peluches

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Sophie Crehan es una joven madre que se vio profundamente conmovida por el gesto de un niño desconocido hacia su hija de 2 años.

Jugar con la máquina de peluches tiene una parte de habilidad y otra de suerte, pero todo está dado para que la mayoría no consiga atrapar un juguete. Esto es lo que experimentó Sophie Crehan en un restaurante de Haydock, Inglaterra.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Durante una salida de fin de semana, Sophie y sus dos hijos, George, de cinco años, y Florence de dos, decidieron probar suerte con la máquina de peluches.

"Estaba en una de esas máquinas con pinza, y trataba de ganarle a mi hija un osito rosa y violeta que le gustaba mucho. Probé tres veces pero fallé, no me salía", contó.

Mientras intentaba infructuosamente liberar el osito de la máquina, Sophie notó un niño de unos diez años que la miraba. Cuando se dio por vencida, le dijo que ahora él podía jugar. La madre volvió con sus hijos a la mesa con sus hijos. De repente, el niño se acercó a su asiento y le dijo:

"Señora, lo gané para su hijita".

Cargando...

Publicidad

Pese a estar conmovida, Sophie le dijo al niño que no hacía falta que regalara el juguete, pero el chico insistió. La madre se emocionó casi hasta las lágrimas con este gesto de amabilidad y ternura.

Sophie le agradeció profusamente a su inesperado benefactor, y finalmente decidió acercarse a la mesa que compartía con su familia para darle unos dos dólares por la molestia. Los padres del niño se sorprendieron mucho.

Cargando...

Publicidad

Ella entonces les explicó lo que había ocurrido, y volvió a agradecer. Esa noche, Florence se fue a dormir con un osito rosa.

"Qué amable de parte del pequeño", dijo un comentario. "Es un gesto bonito y amable de él, bien hecho". 

Son estos pequeños gestos amables los que muchas veces hacen la diferencia entre un mal día y uno bueno. Con muy poco, este niño supo convertir una experiencia frustrante en un hermoso recuerdo para esta familia.

¿Cuál fue la última vez que tuviste un gesto desinteresado de amabilidad y cariño hacia alguien que no conocías? ¿Y la última vez que recibiste uno? Comparte tus experiencias con la comunidad de AmoMama en la sección de comentarios.

Cargando...
Cargando...

Publicidad