logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá obliga a su hija de 16 años a entregar a su bebé en adopción - Historia del día

Vanessa Guzmán
01 oct 2021
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer obliga a su hija de 16 años a dar a su bebé en adopción, pero años después su remordimiento la lleva a criar a su hija y a su hijo juntos.

Publicidad

Graciela Fonseca quería algo mejor para su hija de lo que había tenido para ella misma, por lo que impulsó a Daria a sobresalir académicamente, en los deportes y en la música. La madre deseaba una mejor oportunidad de vida para su retoño.

El plan de Graciela para el futuro de su hija pareció arruinarse cuando Daria, de 16 años, le dio una noticia impactante a su madre. "Mamá", dijo con voz asustada y temblorosa, "estoy embarazada".

Mujer embarazada en consultorio médico. | Foto: Shutterstock

Mujer embarazada en consultorio médico. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Embarazada!", gritó Graciela enojada. "¡Niña estúpida! ¿Quieres arruinar tu vida? ¡Mírame! Yo fui una madre adolescente y mi vida es un infierno".

"Mamá", susurró Daria, "hablé con la consejera de mi escuela y me dijo que aún podría terminar la secundaria, tener a mi bebé e ir a la universidad... Hay programas".

"¿Le dijiste a un extraño antes de hablar con tu mamá?", dijo Graciela enfurecida. "¿Esta consejera pone comida en tu mesa? ¡Dime eso! ¿Va a limpiar el trasero de ese niño? ¿Levantarse para las comidas de la madrugada?".

"No mamá, pero...", dijo Daria nerviosamente.

Publicidad

"Aquí no hay peros. No te quedarás con ese niño. Tienes una beca para estudiar violín, y no te van a querer con un saco de pañales en la mano y un bebé en tu espalda".

Daria estaba llorando. "¡No, mamá, quiero a mi bebé!".

"No sabes lo que quieres, Daria. Te diré lo que quieres, ¡y no es un mocoso en tu teta mientras yo pago las cuentas! Darás ese bebé en adopción a una buena familia y tendrás un futuro".

Graciela quería lo mejor para su hija y creía que renunciar a su bebé era la única forma de salvaguardar su futuro.

Mujer tocando violín. | Foto: Pixabay

Mujer tocando violín. | Foto: Pixabay

Publicidad

Y así, cuando su bebé nació cuatro meses después, Daria lo entregó y firmó los papeles. Dos meses más tarde estaba en la universidad. El dolor de perder a su hija la atormentaba por las noches cuando no podía dormir.

En esas horas oscuras, le dolían los brazos y los pechos, podía oler el dulce aroma de su bebé. Susurraba el nombre secreto de su niña, Melody, y sonreía incluso mientras las lágrimas corrían por sus mejillas.

Pero Graciela tenía razón en una cosa: Daria tenía un talento enorme y cuando tenía 26 años era una solista estrella que viajaba por todo el mundo, tocando su violín con algunos de los mejores directores y orquestas prestigiosas.

Publicidad

A los 34 años, Daria conoció a un hombre que la hizo sonreír, un hombre amable y tranquilo del que se enamoró. Ella y Robert se casaron y hablaron sobre formar una familia. Dejó sus giras y se concentró en grabar, esperando quedar embarazada muy pronto.

Pero el embarazo simplemente no sucedió. Consultaron a especialistas en fertilidad y probaron la FIV, pero nada funcionó. Después de cuatro años, Daria estaba a punto de quebrarse. Todo en lo que podía pensar era en el bebé al que había renunciado.

"Dios me está castigando", le dijo a su madre con amargura, "entregué su regalo, ahora Él no me dará otro".

Test de embarazo. | Foto: Pexels

Test de embarazo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Cálmate, Daria", dijo Graciela. "Hiciste lo que tenías que hacer y mira tu vida. Tienes una carrera maravillosa, un buen hombre..."

"¡Y ningún bebé, mamá, quiero un bebé!", gritó Daria.

"¡No podemos tener todo lo que queremos! ¡Solo agradece a Dios por lo que tienes!", precisó Graciela bruscamente.

"¡Tuve un bebé, mamá, y la quería y tú me hiciste regalarla!", Daria sollozó.

"¡Fue por tu propio bien! Mi mamá me echó de la casa cuando estaba embarazada de ti, ¡así que tuviste suerte!", dijo la atormentada madre de la violinista.

Publicidad

"¿Suerte? ¿Porque no me echaste a la calle? Mamá, podrías haberme ayudado. Podría haberlo hecho todo con tu ayuda. Todo lo que tenías que hacer era ayudar”. Daria tenía lágrimas corriendo por ella cara. "¡Pudiste haber ayudado!", exclamó.

Esa noche, Graciela no pudo dormir. Las palabras de su hija seguían resonando en su mente. "Yo podría haber ayudado", se dijo a sí misma. "En lugar de eso, intimidé a una niña asustada para que hiciera lo que yo quería. Y sabía cómo hacerlo porque yo también había sido una niña asustada".

Dos meses después, Graciela llamó por teléfono a Daria y la invitó a almorzar en la ciudad. "¿Qué pasa, mamá?", preguntó Daria.

Publicidad
Mujer melancólica. | Foto: Unsplash

Mujer melancólica. | Foto: Unsplash

"¡No pasa nada!", contestó su madre. "¿No puede una mamá almorzar con su hija?".

Tres días después, Daria entró al restaurante y encontró a su madre charlando con una joven de cabello largo y color castaño. Tenía los ojos oscuros y una sonrisa inquietantemente familiar. Graciela se levantó de un salto y agarró la mano de Daria.

Publicidad

"Cariño, quiero que conozcas a Briana", dijo, y la joven sonrió nerviosa.

“Soy una gran fan", comentó la chica. "Yo también soy violinista, tengo todos tus discos. He estado soñando con conocerte”.

"Eso es bueno", comentó Daria. "Siempre es un placer conocer a una fan".

Lee también: Historia del día: una mujer le quiere poner a su bebé el mismo nombre que la hija de su amiga

"Briana no es solo una fan, Daria, es tu hija", dijo Graciela. Daria sintió que la habitación giraba locamente bajo sus pies.

Publicidad

"Mi hija...", susurró mirando a la niña, sus ojos, su sonrisa. "Melody…"

Briana ayudó a Daria a sentarse. "Graciela me dijo que no querías renunciar a mí, que ella te obligó. Pero quiero que sepas que tengo padres maravillosos, una vida encantadora. Todo lo que he querido es conocerte".

Mujeres vestidas de negro acostadas en el suelo. | Foto: Unsplash

Mujeres vestidas de negro acostadas en el suelo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Te amo tanto", dijo Daria, "¡nunca quise perderte!". "Lo sé", acotó Briana en voz baja, "pero ahora estamos juntas. Mi madre es mi madre, pero tú puedes ser una amiga maternal".

"¿Tú también tocas el violín?", preguntó Daria, riendo y llorando al mismo tiempo. "Lo heredaste de mí".

Esa tarde, Daria encontró a su hija y Graciela encontró paz y redención. Seis meses después, Daria hizo un descubrimiento maravilloso: estaba embarazada. Su vida había vuelto al punto de partida.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las buenas intenciones no te hacen una buena persona: Graciela quería lo mejor para su hija y creía que renunciar a su bebé era la única forma de salvaguardar su futuro.

Publicidad

Cuando cometas un error, admítelo y corrígelo: Graciela se dio cuenta del daño que le había hecho a su hija y decidió buscar a su nieta para regalarle algo de alegría a Daria.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría inspirar a las personas a compartir sus propias historias o ayudar a otra persona.

Lee también: Papá soltero aprende una lección sobre la crianza de su hijo que no olvidará - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mamá solitaria revisa a su bebé por la mañana y se desconcierta al ver que ya le cambiaron el pañal - Historia del día

02 de abril de 2022

Mujer deja a recién nacido en el asiento de avión en clase ejecutiva: decide buscarlo 13 años después - Historia del día

05 de febrero de 2022

Tras haber abandonado a su hija 24 años atrás, la madre se presenta en su boda - Historia del día

22 de marzo de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022