logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

El romance de Elizabeth Taylor y Eddie Fisher a espaldas de Debbie Reynolds fue el escándalo más grande de Hollywood en los años 60

Guadalupe Campos
05 oct 2021
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Elizabeth Taylor fue una de las estrellas más destacadas del siglo XX, y su carrera se extendió a lo largo de las décadas. En los años 60 estuvo involucrada en un triángulo amoroso que fue motivo de gran escándalo.

Publicidad

Ser una celebridad y quedar entre las redes del escándalo son dos cosas que suelen ir de la mano. Pero algunas estrellas parecen más propensas al drama que otras.

Elizabeth Taylor y Eddie Fisher en la década de 1950. | Foto: Getty Images

Publicidad

Una figura que ha llevado consigo siempre la estela del escándalo ha sido la leyenda del cine Elizabeth Taylor. Esta actriz vivió entre amoríos, divorcios y rupturas. Una de estas rupturas involucró a Eddie Fisher, y habría de tener graves consecuencias.

Taylor era la reina de la pantalla, y pocos hombres podían resistirse a sus encantos. La perspectiva de estar con una diva como ella era irresistible.

PERFIL DE LA ACTRIZ

La estrella de 'Cleopatra' fue la actriz más buscada de la edad de oro de Hollywood. Su vida personal y sus ojos violetas la hicieron inmediatamente reconocible para todos, y fijaron la atención pública sobre su vida personal y su forma de vestir.

Publicidad

Lee también: La triste historia de Shelley Duvall, un ícono del cine del que poco se sabe

Nació el 27 de febrero de 1932 en Londres, Inglaterra. Su carrera se desarrolló a lo largo de seis largas décadas. Su amplio registro iba desde roles emocionalmente muy cargados hasta papeles ligeros e incluso humorísticos.

Llevaba la actuación en la sangre. La madre de Elizabeth Taylor había sido actriz antes de casarse, y le había enseñado muchas cosas sobre la escena.

Empezó a actuar de niña, e incluso llegó a actuar frente a las princesas Elizabeth y Margaret. Su carrera en cine empezó en 1942 con la película 'One born every minute'.

Publicidad

Elizabeth Taylor en 1955. | Foto: Getty Images

Sin embargo, despegó dos años después, en su actuación en 'National Velvet', de 1944. La película recaudó millones y lanzó a Taylor como estrella infantil.

Publicidad

Si bien para muchos actores infantiles es difícil pasar de los roles de la niñez a los adultos, no fue así para Taylor. Ella pasó de una cosa a la otra con naturalidad, y se convirtió en uno de los grandes nombres de la industria.

Lee también: Elizabeth Taylor y Richard Burton: la historia de amor que comenzó con una resaca

A los 18, ya actuaba junto a estrellas como Spencer Tracy. Con él compartió la película de 1950 'Father of the bride'.

VIDA SENTIMENTAL

A los 17 ya había empezado a levantar rumores. Tuvo una relación romántica con el millonario Howard Hughes.

Publicidad

Durante su vida adulta, la actriz se casó ocho veces, con siete hombres distintos. El primero fue con Nicky Hilton, pero duró poco tiempo.

Se casaron pocas semanas después de que Taylor cumpliera los 18, y la MGM organizó la costosa fiesta. Sin embargo, a las pocas semanas la actriz cayó en la cuenta de que casarse con Hilton había sido un gran error.

Elizabeth Taylor en el film 'Cat on a hot tin roof', 1958. | Foto: Getty Images

Publicidad

Ocho meses más tarde habían pedido el divorcio. Pero Elizabeth no estuvo sola mucho tiempo: un año más tarde volvió a dar el sí, esta vez de la mano de Michael Wilding.

Se trataba de un hombre 20 años mayor que ella, pero la joven actriz ponderó la paz y seguridad de su amistad. Junto a él tuvo dos hijos, Michael y Christopher, y estuvieron casados cinco años, hasta 1957.

Durante ese año, tras su divorcio Taylor volvió a estar en pareja, esta vez con el productor Michael Todd. Se casaron en México, y tuvieron juntos una hija, Elizabeth.

Este matrimonio no duró, pero no por un divorcio, sino por una tragedia: Todd falleció, víctima de un accidente de aviación.

Publicidad

ESCÁNDALO

Durante el duelo por su difunto esposo, uno de los mayores consuelos de la artista fue Eddie Fisher, el mejor amigo del difunto. Él era un cantante popular en ese momento, y estaba casado con Debbie Reynolds, una amiga cercana de Elizabeth, a quien conocía desde la secundaria.

Elizabeth Taylor, Eddie Fisher y Debbie Reynolds en la década de 1950. | Foto: Getty Images

Publicidad

Seis meses después, la amistad se convirtió en un amorío. Taylor y Fisher protagonizaron uno de los mayores escándalos de Hollywood en esa era.

Lee también: Katy Jurado, una de las amantes de Marlon Brando: un repaso al romance de las estrellas de Hollywood

Las familias eran tan cercanas que Fisher había sido padrino de la boda de Taylor y Todd. Cuando en 1958 nació el hijo de Eddie y Debbie, lo nombraron Todd, en honor a esa amistad.

Cuando el amor clandestino se intensificó, Fisher tuvo que tomar una decisión. Se divorció de su esposa y dejó a sus hijos para quedarse con Elizabeth. Tanto él como Taylor sufrieron las consecuencias del disgusto del público, que simpatizó más con la posición de Debbie.

Publicidad

Debbie Reynolds, sin embargo, ha afirmado que nunca sintió resentimiento por la traición de Fisher. Dijo que nadie pide un divorcio si no está convencido de querer irse. También declaró que sabía que Taylor nunca amó a Fisher, solo era un amante pasajero hasta que volviera a encontrar el amor.

Sus palabras parecieron proféticas: tras unos pocos tiempo junto a Fisher, Taylor conoció a Richard Burton en el set de 'Cleopatra', y dejó al cantante en favor del actor.

Richard Burton y Elizabeth Taylor en Londres, 1970. | Foto: Getty Images

Publicidad

Se casó con Burton, y ese matrimonio fue el más largo y público de todos los que mantuvo la actriz. Fisher, sin embargo, no tuvo tanta suerte: perdió a su familia, y con ella su carrera también. Muchos de sus contratos fueron cancelados por motivos morales.

Pese a todo lo ocurrido, Debbie Reynolds y Elizabeth Taylor recompusieron su amistad. Debbie y su segundo esposo, Harry Karl, estaban en Nueva York esperando para abordar el RMS Queen Elizabeth rumbo a Inglaterra, cuando notaron la presencia de Taylor.

Reynolds pensó en no abordar, pero su esposo la disuadió. Ya a bordo del barco, las actrices consiguieron compartir una cena, en la que pudieron aclarar las cosas. En 2016, Debbie confirmó que siguió siendo amiga de Taylor hasta su muerte en 2011.

¿Serías capaz de recomponer una amistad tras una situación como la que vivieron Debbie Reynolds y Elizabeth Taylor? ¿Te ha pasado algo parecido? Comparte tus opiniones y experiencias con nosotros en la sección de comentarios.

Publicidad