logo
Casa suburbana. | Foto: Shutterstock
Casa suburbana. | Foto: Shutterstock

Esposo vuelve a desaparecer en el garaje todo el día y la esposa lo sigue en secreto para averiguar por qué - Historia del día

Guadalupe Campos
15 ago 2023
06:30

Preocupada y furiosa por las desapariciones diarias de su marido en su garaje, Cheryl decide vengarse. Pero cuando la verdad de las acciones de su marido salió a la luz, tomó medidas drásticas para arreglar su error... y arruinó toda su vida.

Publicidad

Los cubiertos repiqueteaban contra los platos mientras Cheryl, Frank y su hija, Annie, terminaban de cenar. En cuanto las barrigas estuvieron llenas, Frank se levantó, limpiándose la boca con una servilleta de papel.

"¿Adónde vas?", preguntó Cheryl, frunciendo el ceño.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Al garaje. Tengo algunas cosas que hacer", contestó, caminando hacia la puerta principal.

"Espera, Frank. Pensé que podríamos ver una película esta noche. Hace tanto tiempo que no hacemos nada juntos. El garaje está al otro lado de la ciudad y ya es muy tarde. ¿No puedes trabajar en ese coche antiguo más tarde?", preguntó, suplicante.

"No, cariño. Más tarde no tendré tiempo. Estoy pagando un buen dinero por alquilar ese espacio y tengo que utilizarlo todo lo posible", dijo él, sacudiendo la cabeza y poniéndose los zapatos.

Publicidad

Cheryl se cruzó de brazos, conteniendo la lengua e intentando parecer relajada, pero se sentía frustrada. Frank había comprado un coche antiguo que ella nunca había visto y, como el garaje de su casa estaba lleno, decidió alquilar uno lejos de su casa.

"¿Cuándo podremos ver este coche?", continuó Cheryl.

"Cuando esté listo", murmuró Frank, se despidió de ella con un beso y se marchó.

"¿Adónde vas?", se volvió hacia Annie.

Su hija tenía veintiún años y estaba en la universidad, pero seguía viviendo con ellos porque su facultad estaba cerca de casa. Sin embargo, Annie también se estaba preparando para irse. "Me voy a casa de Sandra. Tenemos un examen de química dentro de poco", dijo despreocupada.

"¿Has visto el coche de papá?", continuó Cheryl, con los brazos cruzados.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Mamá, ya basta. Papá tiene un hobby. Tú también deberías tener uno". Annie se encogió de hombros y se marchó.

Sus palabras no eran reconfortantes, y Cheryl no pudo soportarlo más. Cogió las llaves del coche y finalmente decidió averiguar qué estaba pasando. Sus puños se apretaron alrededor del volante mientras salía de la entrada de su casa y emprendía el camino.

"Como si cualquiera pudiera arreglar coches hoy en día", se burló Cheryl mientras se ponía en marcha en dirección al garaje de alquiler en la ciudad.

Para sus adentros, sabía que Frank ocultaba algo. No tenía sentido que un hombre que nunca se había interesado por los coches de repente comprara y restaurara uno. Sin embargo, tenía pruebas sobre el espacio de alquiler, lo que la tranquilizó durante un tiempo. Con el tiempo, sin embargo, empezó a sospechar cada vez más del silencio de su marido cuando estaba en casa.

Llegaba a casa, comía y se iba corriendo al garaje la mayoría de las noches, volviendo a horas intempestivas. Una vez le pareció oler un perfume de mujer cuando él se metió en la cama, pero estaba medio dormida. Podría haber sido su imaginación.

Aún así, Frank no era el mismo hombre con el que se había casado. Cheryl había intentado ser paciente. Pero los infieles nunca dicen la verdad a menos que los pillen, ¿no?

Publicidad

"Hoy es el día en que te pillo con las manos en la masa, entonces", dijo, acercándose al alquiler del garaje. Sus ojos vieron inmediatamente el coche de Frank delante de una plaza. Pero aparcó lejos, por si acaso, apagando las luces y el motor rápidamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Mordiéndose los labios, Cheryl cogió su teléfono y se debatió sobre qué hacer. Podía enviarle un falso mensaje urgente diciéndole que volviera rápido a casa. Eso haría que él y su posible amante salieran corriendo del garaje.

También podía irrumpir allí rápidamente con la cámara encendida, lista para pillarlos. "Sí, esa es la mejor opción. Necesito pruebas del engaño", dijo, quitándose el cinturón de seguridad y dispuesta a salir.

Publicidad

Pero la puerta del garaje se abrió justo en ese momento, y salió una mujer con un brillante vestido de lentejuelas y una gran melena rubia. A pesar de su firme decisión de pillar a su marido haciendo trampas, Cheryl se quedó con la boca abierta. En ese segundo, se dio cuenta de lo mucho que deseaba equivocarse sobre el engaño de Frank.

Pero ahí estaba... una mujer saliendo del garaje en toda su hermosa gloria. "No, no, no. Esto no está pasando", la voz de Cheryl temblaba mientras apoyaba la cabeza en el volante y lo golpeaba suavemente.

No tenía ni idea de qué hacer en ese momento. La mujer se le había escapado, así que irrumpir en el garaje para gritarle a Frank le parecía estúpido e infructuoso. Probablemente él intentaría mentirle y tratarla a ella de loca. Annie se pondría de su parte, pensó Cheryl. Era la niña de papá, pasara lo que pasara.

Entonces controló sus emociones y encendió el coche. A pesar de su tendencia a tomar decisiones precipitadas, como coger el coche y acosar a su propio marido, necesitaba más tiempo para pensar bien las cosas antes de tomar otra decisión.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero mientras conducía de vuelta a casa, se dio cuenta de que pensar no era lo que quería. No quería esperar a Frank, para ser sincera. Eso no iba a ocurrir. Cheryl quería pasar a la acción, así que empezó a formarse un plan. Era estúpido, pero sin duda funcionaría. Le abriría las heridas del pasado a Frank, y le dolería igual que él la había herido a ella.

***

"No me puedo creer que me hayas llamado", sonrió Adam, el ex amante de Cheryl, mientras la camarera les entregaba las bebidas. Estaban en el bar más elegante de Rochester, Nueva York. Cheryl llevaba un vestido que no se ponía desde antes de que naciera Annie. Llevaba el pelo perfecto y su marido se había ido con su amante, así que no se sentía culpable. Todos sus pensamientos giraban en torno a la venganza; si se divertía en el proceso, eso sería un extra.

Se rió de las palabras de Adam, agitando sus mechones de forma coqueta. "Bueno, es que ha pasado tanto tiempo", Cheryl sonrió tímidamente a Adam, sin dejar sus intenciones a la imaginación.

"No me malinterpretes. Me alegro de que hayas llamado, pero me confundes", continuó, bajando momentáneamente la mirada hacia su bebida. "¿Qué ha cambiado?".

Cheryl fingió suspirar profundamente. "Las cosas eran muy distintas hace años. No tenía ni idea de lo que quería, pero ahora me doy cuenta de que cometí un gran error cuando no te elegí a ti, Adam", empezó, sabiendo cómo sus palabras darían en el clavo.

Publicidad

Los ojos de Adam se abrieron de par en par. "Vaya. ¿En serio?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Estás casado o con alguien? ¿Era mal momento para llamar?", preguntó Cheryl, sin importarle pero calibrando si él estaba abierto a sus planes. Nunca le diría la verdad, pero necesitaba una persona dispuesta a seguirle el juego.

"No, he tenido citas aquí y allá, pero Cheryl, nadie se ha comparado contigo", reveló Adam con sinceridad. "Hablo con mis amigos de ti a menudo. De nuestro tiempo juntos".

"Fue especial, ¿verdad?", sonrió ella, fingiendo rememorar.

"Sí. Fue precioso", continuó él. "A menudo pienso que eres 'la que se escapó'. Es un tópico, ¿verdad?".

Publicidad

"No, Adam. No es un tópico", se detuvo ella, relamiéndose los labios con seducción e inclinándose más hacia él. "Me doy cuenta de que siento lo mismo".

"¿En serio?". preguntó Adam, sin aliento. "¿Y Frank?".

"Técnicamente estamos juntos. Pero nuestro matrimonio... no funciona. Es terrible. Es aburrido y horrible. Creo que le habría dejado antes si no tuviéramos una hija", mintió Cheryl entre dientes.

En realidad, nunca se había planteado volver con Adam. Aunque su romance era el material con el que fantasean los adolescentes -encuentros explosivos, intimidad apasionada y angustia a raudales- Cheryl sabía lo que de verdad importaba.

Ella y Adam habían sido de esas parejas que se pelean, rompen y vuelven a estar juntos una y otra vez.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Durante una de sus muchas rupturas, Cheryl conoció a Frank y vio lo que podía ser una relación real con comunicación, estabilidad y respeto. Era todo lo contrario a Adam y perfecto en todos los sentidos. Así que, cuando Adam regresó, queriendo volver con ella, Cheryl tomó una decisión. Fue la correcta, aunque Adam tardara un tiempo en entenderla.

Pero mirar atrás sólo dolía más porque Frank la estaba engañando, algo que ella nunca pensó que fuera posible. Cheryl no se arrepentía de sus decisiones pasadas, pero era extraño cómo el dolor que le causaba sólo se hacía más profundo a medida que pasaba el tiempo. Su corazón casi se derrumbaba cuando recordaba a aquella mujer rubia, y su mente se agitaba mientras tejía su plan aún más en su mente.

Pero no estaba confundida en absoluto con respecto a Adam. Él sólo era una herramienta. Un medio para un fin, y su plan estaba completo. Ella sólo tenía que fingir en ese momento.

"Entonces, ¿se van a separar?", preguntó él, distrayéndola de sus pensamientos.

"Sí, y Adam, sé que han pasado años, pero ¿crees que podríamos...?". Empezó Cheryl, con el dedo moviéndose sobre su vaso.

"¡Sí!", respondió él, sin dejarla terminar la pregunta.

Publicidad

Cheryl sonrió de una forma que esperaba que fuera seductora y no mostrara en absoluto su carácter vengativo. "Maravilloso".

***

"¿Qué hacemos aquí? Qué es esto?" Preguntó Adam, frunciendo el ceño al ver que se abría la puerta del garaje y entraban en el alquiler.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Una semana después de su encuentro en el bar, Cheryl había sugerido quedar en el alquiler justo a la hora de cenar, sabiendo que Frank aparecería poco después. Adam aceptó de inmediato.

El garaje de alquiler en sí la distrajo. Como siempre había sospechado, dentro no había ningún coche, pero sí cajones, cajas, un tocador, un armario y un estante para zapatos... con tacones altos. La visión de los mismos cimentó su decisión de continuar con su plan.

Publicidad

Frank llegaría, y el dolor con el que había estado lidiando en silencio, incapaz de derramar una sola lágrima, se acabaría. Quería que le doliera y esperaba que esto fuera suficiente. Había una pequeña posibilidad de que a Frank ni siquiera le importara. Tenía otra mujer, después de todo, pero Cheryl tenía que seguir adelante.

Entonces, se volvió hacia Adam extendiendo los brazos como una corista de un programa de concursos. "Este es el garaje de Frank. Por lo visto viene aquí a trabajar en su coche antiguo. No sé dónde está, pero servirá de todos modos", dijo alegremente.

"No lo entiendo".

"He tenido la fantasía de tener una pequeña cita aquí dentro", continuó Cheryl, con una sonrisa seductora. "Hay algo en un garaje que me hace... no sé... sentir un cosquilleo."

"¿En serio?", preguntó Adam, empezando a sonreír.

"Sí. Recuerdas cómo era yo cuando trabajabas en tu moto", recordó ella, acercándose a Adam. "Cómo me ponía detrás de ti y te tocaba la espalda... los hombros...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Imitó todas sus palabras y sus manos palparon el cuerpo tembloroso de Adam. Se convenció casi de inmediato porque sus fuertes manos agarraron su cuerpo y la inmovilizaron contra la pared del garaje en un beso abrasador.

Él no había cambiado en absoluto. Así era como ella recordaba las cosas. A Adam le gustaba la potencia, la rudeza, la pasión y la urgencia. Pero ella lo ralentizaba. Cheryl necesitaba que las cosas tardaran un poco para que Frank pudiera llegar a tiempo.

Pero pronto oyó un coche fuera, e incluso Adam se dio cuenta. "¿Viene alguien?", preguntó entre besos.

"No, no. Debe de ser por otro alquiler", dijo ella, distrayéndole y quitándose la camiseta para ser "pillada" en una posición más comprometida.

"Sí, papá. Sé dónde guardas los zapatos", escuchó Cheryl mientras su cuerpo se congelaba. No era Frank. Era Annie, y la excitación de su venganza se agotó de inmediato.

"¡Quítate!", susurró con urgencia, empujando a Adam hacia atrás.

"¿Qué? ¿Qué?", dijo él, limpiándose los labios húmedos.

"¡Es mi hija! ¡Métete en el armario! Ahora!" dijo ella, bajando la voz pero mostrando desesperación. Cogió su camiseta del suelo y se la lanzó al pecho.

Publicidad

"¡VETE! ¡VETE!".

Adam asintió y entró en el armario como pudo justo cuando se abrió la puerta del garaje y los ojos de Annie se abrieron de par en par, sorprendida. "¡Mamá! ¿Qué haces aquí?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Cheryl no tuvo tiempo de inventar ninguna excusa, así que soltó: "¡He venido a averiguar la verdad! Sé que tu padre me oculta algo".

Annie se quedó sorprendida, pero permaneció callada, esperando a que Cheryl continuara. Entonces, se apresuró a decir algo más.

"¿Dónde está el coche antiguo? ¿Qué es este sitio? ¿Quién necesita un tocador en un garaje? ¿Un armario? ¿Y zapatos de mujer?", preguntó, señalando todo lo que parecía fuera de lugar en el garaje. Pero se le ocurrió algo. "Espera, Annie. ¿Qué haces aquí?".

Publicidad

Annie suspiró, frotándose la frente. "Vengo a recoger... unos zapatos. Para papá".

El mundo de Cheryl se tambaleó una vez más. "¿Así que sabes que Frank me engaña?".

"¿Qué? No. Papá no te engaña", dijo Annie, frustrada.

"¿De quién son los zapatos entonces?", preguntó Cheryl, sin querer sonar acusadora pero incapaz de ocultarlo. "No puedo creer que cubras su aventura"

"Ya he dicho que papá no tiene una aventura. Pero estoy encubriendo algo", dijo Annie, asintiendo para sí misma. "Le he dicho muchas veces que te diga la verdad, pero tiene miedo de que lo juzgues".

"Annie, hace días vi a una mujer salir de aquí", Cheryl negó con la cabeza.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"No sabes lo que viste, mamá", continuó Annie, exasperada. "Pero hoy voy a mostrarte la verdad. Ven conmigo".

Cheryl vio a su hija caminar de vuelta a su coche y la siguió de mala gana. Estaba disgustada con ella y enfadada por el fracaso de su plan. Pero no tenía elección. Annie le hizo un gesto para que se diera prisa. Cheryl miró el armario un segundo y siguió a su hija.

Le envió a Adam un mensaje rápido desde el coche, diciéndole que encontrara la salida y que volverían a hablar pronto. Annie sólo condujo unas manzanas antes de aparcar el coche delante de... un club. "¿Por qué estamos aquí?" se preguntó Cheryl, mirando los carteles de neón y a la gente que hacía cola para entrar.

"Ya lo verás", dijo Annie, quitándose el cinturón de seguridad y saliendo.

Cheryl hizo lo mismo, pero caminó torpemente detrás de su hija mientras ésta se paseaba más allá de la larga cola de espera, saludó al guardia de seguridad que la conocía por su nombre y las dejó entrar sin problemas.

Mi venganza no daba cuenta de una visita a este tipo de clubes, pensó mientras Annie cogía una mesa y la instaba a sentarse.

Annie había pedido a Cheryl unas copas y vieron varios espectáculos. Nunca había estado en ese tipo de lugares, pero los camareros eran amables y las estrellas del escenario eran preciosas. Se lo estaba pasando bien con su hija.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Ponían música de baile entre actuación y actuación, y la gente se divertía cerca del escenario con los animadores. El ritmo bombeaba su corazón y su adrenalina, casi borrando los horribles días que había pasado. Pero había un problema.

"Annie, sigo sin entender por qué estamos aquí", le dio un codazo Cheryl a su hija, pero Annie señaló el escenario.

"Por esto estamos aquí", dijo, y Cheryl se volvió para ver cómo cambiaban las luces y, sorprendentemente, aparecía la misma mujer que había visto la otra noche. Llevaba la misma ropa y empezó a cantar una preciosa versión de "Chiquitita" de ABBA.

"¿Me has traído a ver a la amante de tu padre?", le gritó enfadada a Annie por encima de la música.

Publicidad

"¡Dios, mamá!", puso los ojos en blanco su hija. "¡Mira mejor!".

Cheryl volvió a mirar a la mujer y, por fin, cayó en la cuenta. Debajo de todo aquel maquillaje, el vestido, los tacones altos, los zapatos y la peluca... estaba su marido.

"¿Frank?", preguntó, abriendo mucho los ojos a Annie, que asintió con complicidad. "¿Mi marido es drag queen?".

"Así es".

"¿Desde cuándo?".

"Bueno, el espectáculo sólo ha tenido lugar durante unos meses, pero creo que puede haber sido un deseo latente o un talento oculto", respondió Annie con cuidado. "Siento no habértelo dicho, mamá. Pero esto era cosa suya. Sólo lo descubrí por casualidad cuando mis amigos y yo vinimos aquí una noche".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

La boca de Cheryl se abrió y cerró varias veces durante el número musical de Frank. Era bueno. Al público le gustó, así que aplaudió con Annie cuando terminó. Otra persona apareció en el escenario, pero Cheryl no estaba prestando atención.

Estaba pensando en su relación con Frank, tratando de ver si había señales. A él siempre le habían gustado sus zapatos, pero a muchos hombres les gustaban los tacones de las mujeres. Nada más la había alertado de sus intereses secretos.

Annie se quedó callada, dejándose llevar por sus pensamientos. "¿Por qué lo ocultó?".

"¿En serio? Te habría parecido bien?", se preguntó su hija.

"No lo sé. Pero habría sido mucho mejor que pensar que me estaba engañando", Cheryl se mordió el labio. "¿Podemos ir a hablar con él?".

Annie sonrió y la llevó entre bastidores.

Frank se alegró de que Annie hubiera llegado porque la había enviado expresamente al garaje a recoger un par de zapatos que había olvidado. Pero todos esos pensamientos desaparecieron cuando vio a Cheryl con ella.

"¡Cariño! Qué...", empezó él nervioso, quitándose la peluca como si eso fuera a ocultar algo.

Publicidad

"Quédate con la peluca, Frank", dijo ella, dándole una palmadita en el hombro. "Ya he visto el espectáculo. Dios, me has asustado. Pensé que me estabas engañando".

"¿Qué?", continuó él, mirando entre su mujer y su hija.

"Es una larga historia", suspiró Cheryl. "Me alegro de saber la verdad ahora".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Frank sonrió, parpadeando rápidamente ante las sensaciones que recorrían su cuerpo. En el trayecto de vuelta a casa, le explicó lo difícil que le había resultado guardar aquel secreto.

"¿Te has puesto mis zapatos?", preguntó Cheryl directamente.

"Al principio", respondió Frank, sonriendo ligeramente. "Pero no me quedaban bien. Tus pies son demasiado pequeños".

Publicidad

"¿Significa eso que ahora eres una mujer?", preguntó tímidamente. No sabía si sería ofensivo o demasiado ignorante.

"¡No! Las drag queens no son lo mismo que las mujeres trans. Esa es su identidad. Yo sólo me visto de mujer y actúo por entretenimiento. Fue liberador, lo admito. Pero sé que soy un hombre y las quiero a ti y a Annie y a nuestras vidas juntos", respondió Frank.

Cheryl se sintió mejor, sabiendo más sobre su marido y pudiendo hacer estas preguntas tan abiertamente. "¿Pero cómo acabaste en ese club?", preguntó cuando llegaron a casa.

"El dinero ha sido difícil desde que Annie empezó la universidad. Busqué trabajos extra en Internet y encontré un puesto para arreglar el escenario y manejar el equipo. Como técnico. Pero entonces, me quedé embelesado con los espectáculos, me encontré cantando, y bueno, creo que las otras reinas se lo dijeron al gerente. Habló conmigo y me dijo que me pagarían mejor y que me darían una parte de las propinas", explica. "Y fue... Casi natural. Como si siempre hubiera ocurrido".

Hizo una pausa. "Ya no tenemos que preocuparnos por un tiempo, ya que parece que le gusto a la gente", se rió Frank, abriendo la puerta de su coche.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"No sabía que tuviéramos problemas", expresó Cheryl, agarrándolo del brazo para detenerlo en el porche de su casa.

"No los tenemos, pero, sinceramente, me moría en mi trabajo de siempre. Tampoco era suficiente dinero. Ahora, me encanta mi trabajo de oficina porque sé que por la noche estaré haciendo algo increíble y ganando más para nuestra casa. Para nuestra familia", le explicó Frank, tranquilizándola. "Me dio tranquilidad, y es como si se abriera un mundo nuevo".

"Eso suena emocionante", sonrió Cheryl. "¿Pero por qué ocultármelo?".

"No sabía que estarías tan abierta a esto. Tu marido con tacones, vestido y peluca. Eso no es precisamente fácil para todo el mundo. Pero gracias. Me siento más ligero ahora que está ahí fuera y que has recibido la noticia tan fácilmente. Esto no es algo que hubiera imaginado hacer nunca, pero por fin me siento que soy yo por completo".

"Frank, creía que me engañabas y me he vuelto loca estos últimos días, intentando pillarte o algo así", suspiró Cheryl. "Comparado con eso, esto es... bastante genial. Puedo aceptarlo".

Se abrazaron, sin necesidad de más palabras.

Annie llegó en su coche justo en ese momento, y todos entraron, dispuestos a seguir hablando de lo que había pasado y de cómo seguirían adelante como familia. Cheryl comprendió por qué Annie y él habían ocultado la verdad. Era un shock, y probablemente a muchas mujeres no les parecería bien. Pero a Cheryl no le importaba.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Amaba a su marido y a su familia. Sabía que no había mejor hombre que Frank para ella. Así que, si le gustaba hacer drag, Cheryl le apoyaría. Después de lo vengativa que había planeado su venganza, era lo menos que podía hacer.

<***

"Creo que deberías añadir más Shania Twain a tu repertorio. Siempre atrae al público", comentó Cheryl a la mañana siguiente con la boca llena.

Se rieron en la mesa del desayuno y todo estaba bien en el mundo. Pero sonó el timbre.

"Voy yo", dijo Cheryl, limpiándose la boca y casi saltando hacia la puerta. Un rápido vistazo a través de la mirilla le heló las venas. Se tomó un momento para mirar a su familia y abrió ligeramente la puerta, escabulléndose antes de que Annie y Frank se dieran cuenta.

Publicidad

"¿Qué demonios haces aquí?"

Se burló de Adam, que estaba justo fuera, con cara de asombro y disgusto.

"¿Yo? ¿Yo? ¿Qué demonios pasó ayer?", preguntó señalándose el pecho con el dedo.

"Oh, caray. Lo siento, olvidé que estabas en el armario", dijo Cheryl, levantando la vista. "Mira, tienes que irte. No pueden vernos aquí juntos".

"No vuelvas a echarme, Cheryl. Me dijiste que era un error. Que era la elección equivocada. Dijiste que deberías haberme elegido a mí. Te dejé marchar una vez, y no voy a volver a hacerlo", insistió Adam, con la voz cada vez más alta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Baja la voz. Te van a oír", levantó las manos, tratando de calmarlo.

"¿A menos que todo fuera mentira? ¿Estabas intentando que te pillaran en ese garaje? Me estabas manipulando?". Adam acusó frunciendo las cejas y arrugando toda la frente.

"¡No! Por favor, Adam. Te juro que no era mentira, pero no podemos hablar aquí. ¿Podemos hablar en otro sitio? Dame tu dirección. Nos vemos luego", dijo Cheryl, poniendo su mejor cara de inocente.

Adam se quedó mirando en silencio unos segundos y asintió. "Bien, nos vemos a las cuatro".

"De acuerdo", suspiró y entró. Les dijo a Annie y a Frank que su vecino se había pasado por allí para hablar de una estupidez relacionada con la Asociación de Propietarios. Ellos la creyeron fácilmente y continuaron hablando sobre las futuras actuaciones de Frank.

Cheryl había estado tan feliz antes, pero ahora, tenía que pensar en una solución para Adam. ¿Cómo me lo quito de encima?, se decía.

***

Durante su relación, Adam siempre creyó que podría recuperar a Cheryl. Rompieron tan a menudo que se convirtió en la norma. Estaba acostumbrado a ganársela.

Publicidad

Cuando ella y Frank empezaron a estar juntos, Adam lo intentó todo para separarlos. No se daba por vencido, ni siquiera después del compromiso y la boda. Sus llamadas continuaron, aunque ella las ignoró.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Cheryl nunca estuvo segura, pero su fijación terminó cuando tuvo a Annie. Aun así, Cheryl sabía que él no se detendría si ella intentaba retractarse de lo que había dicho en el bar. Era implacable. Eso no sería un problema en circunstancias normales, pero ¿y si le contaba a Frank lo del bar y el garaje? No podía permitirlo.

Mientras conducía hacia su apartamento, Cheryl trató de pensar en una forma de evitar que volviera a llamar. Pero su cerebro estaba vacío. Nada. Tendría que improvisar cuando llegara a su casa.

Publicidad

Adam abrió la puerta de su apartamento con expresión seria y la dejó entrar.

"Cheryl, he estado pensando. Divorciarse es caro y difícil, pero no tiene por qué serlo. Puedo sacar trapos sucios sobre Frank y facilitarte las cosas. Yo pagaré el abogado", empezó Adam, sin dejar que Cheryl dijera ni una palabra.

Cheryl dio marcha atrás. "Adam, te quiero. Te quiero tanto que ni siquiera sé cómo he vivido sin ti todos estos años. Pero Frank es el padre de mi hija. No puedes hacerle daño".

Adam sonrió y se acercó. "Sólo me preocupaba... que no volvieras a elegirme si el divorcio era demasiado duro. Lo siento. Puedo hablar con Frank. Podemos conocer a tu hija. Podemos pensar en algo".

"Es una buena idea, cariño", Cheryl le tocó la cara, manteniendo la farsa. "¿Tienes vino?"

"Sí, tengo", dijo Adam alegremente.

"¿Puedo usar tu baño?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Claro, es esa puerta cerrada de ahí."

"Gracias", dijo ella, cerrando la puerta rápidamente, deseando caer de rodillas y gritar de frustración. Soltó varios improperios en voz baja e intentó pensar... pensar. Sólo le seguía la corriente para apaciguarlo y no incitar su ímpetu competitivo, pero eso no funcionaría eternamente.

Se echó un poco de agua en la cara y sintió que le venía un dolor de cabeza. Tras abrir su botiquín, Cheryl localizó inmediatamente un poco de Tylenol y cogió el frasco, sólo para descubrir otro, mucho más interesante.

"Somníferos", susurró, frotándose la barbilla con una mano. También cogió ese frasco, sin pensar demasiado en su siguiente movimiento. Salió del cuarto de baño para ver a Adam descorchando un buen vino.

"No es el que siempre te ha gustado, pero lo disfruto", comentó Adam mientras les servía la copa.

"Gracias. Hmmm... tienes erm..." Cheryl tartamudeó, tratando de pensar en una distracción. "¿Tienes Tylenol o algo?"

"Debería estar en el botiquín", respondió Adam, señalando hacia el baño.

"Oh, ugh. No me siento cómoda rebuscando en las cosas de los demás", dijo ella, encogiéndose de hombros.

Publicidad

"Déjame que lo coja", dijo Adam y se apresuró. Cheryl no tenía mucho tiempo. Había escondido el frasco de Tylenol en los bolsillos, pero Adam se daría cuenta rápidamente de que no estaba allí.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Los somníferos eran del tipo que vienen en cápsulas plásticas con polvo dentro, así que abrió tantos como pudo, vertiéndolos en su vino y removiéndolo para disolverlo.

"Lo siento. Creo que se me ha terminado", dijo, sacudiendo la cabeza mientras salía del baño.

"No te preocupes. Debe de ser el estrés. Bebamos este vino y relajémonos", le ofreció la copa. Se sentaron en su sofá, bebiendo, y Cheryl bebió un sorbo, observándole.

Publicidad

"Uf. Este vino se ha echado a perder o algo así", dijo Adam.

"Oh, nunca te ha gustado el vino", se burló Cheryl, sabiendo que mordería el anzuelo.

"¿Sí? Ahora soy un hombre muy sofisticado".

"Eso no tiene mucha clase".

"Pero me quieres".

"Claro".

Hablaron un rato hasta que Adam empezó a arrastrar las palabras y los ojos le daban vueltas. Finalmente, se desplomó en el sofá.

"Oh, gracias a Dios", dijo ella, poniéndose en pie y recogiendo su bolso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Cher", balbuceó Adam y cayó de repente sobre el suelo, con el cuerpo contorsionándose de formas extrañas. Tenía los ojos abiertos y desorbitados, y le salía espuma por la boca.

Cheryl no estaba precisamente preparada para aquella reacción a las pastillas y, durante una fracción de segundo, pensó en llamar al 911. Pero no pudo. Sencillamente no pudo. Adam tenía que salir de sus vidas para siempre.

Así que se marchó, cerrando la puerta al salir y sin mirar atrás.

***

Unos días después, Frank y Cheryl reservaron un viaje a su cabaña favorita y estaban en la facturación del aeropuerto. Su relación estaba mejor que nunca desde que se había desvelado el secreto, y ella incluso había asistido a más actuaciones de él. Él incluyó una canción de Shania Twain en su lista, lo cual fue agradable.

Sus amigos estaban sorprendidos por el apoyo que Frank recibía de su mujer, y Cheryl se sentía orgullosa de su familia. Algunas cosas seguían siendo confusas, pero les iba muy bien.

"Deja que te ayude con tu equipaje de mano", dijo Frank y cogió sus cosas con una mano, poniéndole la otra en la cintura para guiarla hacia la zona de seguridad.

Publicidad

Un revuelo inesperado los detuvo mientras varios policías corrían con la seguridad del aeropuerto.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Oh, no. ¿Qué puede ser?" se preguntó Cheryl, preocupada.

"Tal vez, deberíamos haber conducido directamente a la cabaña", añadió Frank.

"¡Ahí está!", de repente, un oficial señaló directamente a Cheryl y todos los demás se arremolinaron hacia ellos.

El corazón de Cheryl se hundió y miró a Frank con los dientes superiores mordiéndose con fuerza los labios inferiores.

"Agentes, debe de haber algún tipo de error", afirmó Frank con calma cuando llegaron hasta ellos, pero no le hicieron caso.

Publicidad

"Señora Smith, queda detenida por intento de asesinato", dijo un policía mientras la agarraba de ambos brazos para esposarla. Ella no se resistió, pero su marido estaba frenético mientras otros agentes tiraban de él hacia atrás. Ella sólo pudo sacudir la cabeza y cerrar los ojos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Piensa siempre antes de actuar. Es un error precipitarse en las decisiones cuando las emociones están a flor de piel. Puedes llegar a arrepentirte de tus actos.
  • Ser honesto con tu familia es fundamental para evitar problemas. Frank debería haber sido más comunicativo sobre su carrera en el drag, pero Cheryl también debería haber sido sincera sobre lo que hizo tras ver a la mujer del garaje.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Senhora idosa adota um garotinho perdido com uma carta no bolso e sua mãe volta depois de 13 anos - História do dia

25 de septiembre de 2023

Homem zomba constantemente da esposa desempregada por não fazer nada e encontra uma nota depois que a ambulância a leva embora - História do dia

03 de octubre de 2023

Esposa vê o marido tirando a aliança de casamento quando ele sai de casa e o segue uma vez - História do dia

27 de septiembre de 2023

Garota zomba da avó pobre por presenteá-la com um anel velho e barato, joga-o fora e ele abre - História do dia

21 de septiembre de 2023

Garota abriga mulher idosa chorando na beira da estrada e, no dia seguinte, a vê novamente no jantar da família do namorado - História do dia

29 de septiembre de 2023

Pai solteiro ajuda idosa a cortar a grama e logo recebe uma ligação de seu advogado - História do dia

01 de septiembre de 2023

Criança grita toda vez que vê uma foto antiga de família até que a mãe a observa mais de perto - História do dia

22 de septiembre de 2023

Homem pobre compra casa antiga em ruínas e encontra quarto escondido atrás de uma parede falsa - História do dia

29 de septiembre de 2023

"Estou esperando a mamãe", diz menina ao zelador do parque; no dia seguinte, ele a vê ainda sentada no mesmo lugar - História do dia

28 de septiembre de 2023

Guarda de estação vê menina deitada em banco por dias, "papai prometeu voltar...", fala chorando - História do dia

06 de octubre de 2023

Pai proíbe seu filho de se tornar dançarino e recebe uma ligação repentina do hospital mais tarde - História do dia

14 de septiembre de 2023

Marido abandona esposa e filho por mulher mais jovem e, anos depois, a filha se torna sua chefe - História do dia

17 de noviembre de 2023

37 falhas notáveis de pais que foram menos do que perfeitos

11 de octubre de 2023

Entregador recolhe garota durante uma tempestade e a última coisa de que ele se lembra é de um forte estrondo - História do dia

22 de septiembre de 2023