Sobre AM
Historias Inspiradoras

13 de octubre de 2021

Mujer sigue a un niño que se lleva las sobras de su restaurante todos los días - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Alicia sospechaba que el chico que solía recolectar sobras de su restaurante estaba escondiendo algo, así que un día decidió seguirlo. Pero lo que descubrió en el camino la asombró.

“Tuviste suerte, chico. Hoy tenemos muchas sobras y puedes llevarlas todas a casa”, dijo Ernesto. Era el jefe de cocina del restaurante de Alicia y con frecuencia guardaba las sobras para Christopher, el niño que pasaba por su restaurante para comer.

"¿De verdad? ¿Es realmente tanta comida? ¿Tengo suficiente para compartir con mis amigos?”. Los ojos de Christopher se iluminaron.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

"Sí, Chris", respondió Ernesto con una gran sonrisa. “Solo espera aquí. Te traeré los paquetes".

Christopher quedó encantado tras recibir los paquetes de comida. Le dio las gracias a Ernesto con una gran sonrisa, se despidió y se alejó felizmente.

Alicia, por su parte, no tenía idea de que esto era una práctica común en su restaurante hasta que vio a Christopher irse una noche. Sin embargo, no estaba convencida de que él fuera del tipo que comía sobras.

“Debería averiguar qué pasa con este chico. Después de todo, no parece un indigente”, pensó mientras lo veía alejarse.

Cargando...

Publicidad

Durante los siguientes días esperó a que volviera y, cuando por fin lo hizo al tercer día, decidió hablarle. "Hola. ¿Estás aquí por las sobras?”, le preguntó ella gentilmente.

"¡Sí!", Chris respondió alegremente. “¿Puedes llamar al cocinero? Debe haber guardado algunos paquetes para mí".

Alicia le dedicó una cálida sonrisa. "Bueno, no hay necesidad de eso. Te he preparado algo de comida fresca para que no te comas las sobras. ¿Por cierto cuál es tu nombre?".

"Oh, eso es muy dulce de tu parte, gracias", respondió el niño. "Mi nombre es Christopher, pero puedes llamarme Chris".

Cargando...

Publicidad

"Entonces, ¿por qué no comes en casa, Chris?", preguntó Alicia. "¿Tu mamá está enferma?".

La expresión de Christopher cambió. "Bueno, en realidad... vivo en un orfanato y no me alimentan bien. Cada vez que vengo aquí, sus empleados me ayudan. Estoy muy agradecido por eso. Ya me voy", dijo y se apresuró a alejarse.

Cargando...

Publicidad

Alicia tenía la ligera sospecha de que el chico ocultaba algo. Así que ese día decidió seguirlo. Y lo que vio a continuación la dejó en shock.

En lugar de detenerse en un orfanato, Chris fue a una casa, dejó la bolsa de comida en el porche y salió corriendo. Pronto, salió una mujer mayor; miró a su alrededor con perplejidad, tomó la bolsa y volvió a entrar.

Alicia estaba a punto de tocar la puerta y preguntarle a esa señora quién era y cómo conocía a Christopher, pero recibió una llamada urgente del restaurante y tuvo que irse.

Al día siguiente, cuando Christopher volvió al restaurante, ella ya lo estaba esperando. "Hay algo que necesitas explicarme, Chris. Sé que le has estado llevando la comida a otra persona. Sé honesto, ¿quién es ella?”.

Cargando...

Publicidad

"Lo siento, te mentí", admitió Chris instantáneamente. “Pero he estado tomando comida para mi abuela. Ella es la única familia que tengo ahora".

La mujer estaba atónita. "Entonces, ¿por qué te quedas en un orfanato?".

Cargando...

Publicidad

Chris frunció el ceño. “Cuando mis padres fallecieron, mi abuela no obtuvo la custodia porque no era financieramente estable. Ni siquiera puede pagar la comida, así que todos los días recojo comida de aquí y la dejo en su casa".

Alicia estaba orgullosa de cómo Chris cuidaba a su abuela, pero al mismo tiempo, se sentía terrible por su situación. Así que ese día fue a ver a la señora y le contó todo. 

La abuela de Christopher, Edith, se sorprendió cuando se dio cuenta de que era su nieto quien había estado dejando paquetes de comida en la puerta de su casa todo el tiempo.

"¿De verdad, mi nieto?". Edith rompió a llorar. "Ay Dios mío. ¡Lo extraño terriblemente! Lamento no haber podido ayudarlo".

Cargando...

Publicidad

"No te preocupes", le aseguró la joven mujer. "Hay una manera en que puedo ayudarte a ti y a tu nieto".

Ese día, Alicia fue al orfanato de Christopher y solicitó la custodia del niño. Afortunadamente, las formalidades se completaron rápidamente y Chris pudo regresar a la casa de su abuela.

"No sé cómo pagarte por lo que has hecho Alicia", le agradeció Edith. “Siempre quise estar con mi nieto, pero las circunstancias eran tales que…”. Edith comenzó a llorar.

"No hay necesidad de agradecerme", respondió Alicia. “Me siento feliz de ayudar. Desde que perdí a mis dos padres cuando era joven, comprendo el valor de estar rodeado de seres queridos".

Cargando...

Publicidad

Edith tomó las manos de Alicia entre las suyas. “No puedo compensarte por lo que has hecho, pero puedes venir a vernos cuando quieras. Después de todo, eres como familia para nosotros".

Cargando...

Publicidad

"Eso es muy dulce de tu parte", dijo Alicia, casi con los ojos llenos de lágrimas. "Me encantaría hacer eso. Chris ya me gusta mucho. Es un buen chico".

“Oh, sí, lo es”, asintió Edith. "Ahora, solo necesito los medios para apoyarlo".

"En ese caso, tengo algo que ofrecerte..."

Edith había pensado que Alicia le ofrecería un trabajo en el restaurante, pero cuando escuchó lo que era, rompió a llorar de nuevo.

"Sé que puede ser demasiado, pero desde que perdí a mis padres, no he tenido a nadie que me cuide", dijo Alicia. “Entonces, estoy buscando a alguien que me cuide como solo una madre sabe hacerlo. Espero que aceptes el puesto. En lo que respecta a la educación de Chris, es mi responsabilidad porque soy su tutora".

Cargando...

Publicidad

"Por supuesto, cariño", respondió Edith mientras la abrazaba. "Nunca podré pagar tu generosidad. Literalmente apareciste en nuestras vidas como un ángel".

"No necesitas agradecerme", dijo Alicia. "Ahora tengo una familia gracias a ti, y creo que es la mayor riqueza que puedo tener".

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No todos los héroes usan capa. Alicia salvó a Christopher y a su abuela de la miseria y desempeñó el papel de heroína en sus vidas.

Aprende a ser compasivo y amable con los demás. Exactamente como fue Alicia con Christopher y su abuela Edith.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad