Celebridades

23 de octubre de 2021

Pierce Brosnan perdió a su esposa y a su hija por la misma enfermedad, y desheredó a su hijo, pero un nuevo amor lo salvó

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El actor experimentó un amor que le cambió la vida durante once años antes de que fuera arrebatado por la muerte. Afortunadamente volvió a encontrar el amor.

Es cierto que el trágico pasado de Pierce Brosnan contribuyó a convertirlo en el hombre que es hoy. Sin embargo, le debe su recuperación y su feliz presente a su segunda esposa, Keely Shaye Smith.

Antes de ella, el actor estuvo casado con la actriz Cassandra Harris, con quien tuvo tres hijos: Charlotte, Chris y Sean. Más detalles abajo.

Pierce Brosnan en el Museo Británico, el 14 de septiembre de 2019 en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARÓ

Adoptó a los dos mayores tras casarse con Harris. Su hijo menor, Sean, nació en 1983. El joven es el primer y único descendiente de su matrimonio de once años.

La familia de cinco vivió junta felizmente hasta que la muerte llamó a la puerta. La primera esposa de Brosnan murió en diciembre de 1991, tras una angustiosa batalla con una enfermedad que amenazaba su vida.

Los médicos le diagnosticaron cáncer de ovario en 1987, solo cuatro años después de convertirse en madre por tercera vez. Su salud siguió deteriorándose con el paso de los años.

Publicidad

La enfermedad terminó con su vida tras una serie de tratamientos fallidos, con su esposo acostado a su lado en su cama de hospital. Tenía 43 años. La trágica pérdida marcó el comienzo de décadas de tragedias que asolaron al famoso actor.

Pierce Brosnan con su esposa, la actriz Cassandra Harris, alrededor de 1990. | Foto: Getty Images

Publicidad

LA MAÑANA SIGUIENTE

Brosnan ha descrito el momento del fallecimiento de su esposa como la noche más larga de su vida. Recordó cómo pasaron juntos esa fatídica noche de diciembre mientras yacían consolándose el uno al otro en la cama del hospital.

Admitió que Cassandra asimiló mejor el consuelo mientras él yacía indefenso, abrumado por la ira y la confusión. La pérdida del amor de su vida resultó difícil de superar. Había quedado devastado y en extrema necesidad de ser salvado.

Publicidad

Años después de su muerte, el actor aún recordaba esa noche vívidamente y cada momento que había pasado con su primera esposa. A ella le atribuye haberlo hecho todo lo que era.

“Ella me ha hecho el hombre que soy, el actor que soy, el padre que soy. Ella está incrustada para siempre en cada fibra de mi ser. Ella estaba conmigo todos los días. Fue una bendición haber conocido a alguien así”, divulgó en una ocasión.

Pierce Brosnan y su familia en la casa de Tinakilly, Rathnew, condado de Wicklow en 1987. | Foto: Getty Images

Publicidad

Durante un tiempo, tuvo la bendición de sus tres hijos para llenar el vacío y ayudarlo a superar la trágica pérdida. Pero eso también le fue arrebatado.

LA ADICCIÓN DE SU HIJO

La muerte de Cassandra afectó a la familia del actor en más de un sentido. Él no solo quedó roto, sino que también afectó enormemente a sus hijos.

Poco después de la muerte de su madre, Christopher, el primer hijo de Brosnan, se enganchó a las drogas y finalmente perdió el control.

En 1997, el joven recibió una sentencia de cárcel de tres meses por conducir bajo la influencia de sustancias. Tras cumplir su condena, su padre hizo todo lo que pudo para ayudarlo y sacarlo de la agonía de la adicción.

Publicidad

Le había ofrecido la oportunidad de trabajar en algunas de sus películas para que saliera adelante en la vida. Lo había instado a dejar sus hábitos adictivos en vano. Finalmente, la estrella se cansó de la adicción de su hijo y optó por repudiarlo y cortar todos los lazos con él.

Publicidad

“Christopher todavía está muy perdido. Sorprendentemente. Sé dónde está, pero está teniendo una vida difícil. Solo puedo tener una fe firme y creer que se recuperará”, reveló el actor en una entrevista de 2005.

El actor también había asegurado en aquella ocasión que su hijo se había negado a aceptar todas las oportunidades de recuperarse que se le ofrecían. La dura realidad dejó a Pierce con mucho dolor.

Pero no tuvo más remedio que dejar que Christopher eligiera entre “estar ocupado viviendo” o “estar ocupado muriendo”. Hasta ahora, el hombre que ahora tiene 46 años ha optado por la última opción.

Publicidad

PÉRDIDA DE SU HIJA POR CÁNCER

Veintidós años después de la muerte de Cassandra, Brosnan experimentó otra tragedia que reabrió heridas que pensaba olvidadas. A su hija, Charlotte, le diagnosticaron cáncer de ovario, la misma enfermedad que cobró la vida de su madre décadas atrás.

La enfermedad terminó con su vida en junio de 2013. Dejó atrás a dos hijos y a su esposo, Alex Smith. Tras la muerte de su hija, el actor emitió una sentida declaración.

En esta expresó lo destrozado que lo había dejado la pérdida. También manifestó uno de sus mayores deseos: que el mundo encontrara una cura para la miserable enfermedad que se había cobrado la vida de su esposa e hija.

Publicidad

ENCONTRÓ EL AMOR OTRA VEZ

En 1994, tres años después de la muerte de Cassandra, Brosnan conoció a la modelo Keely Shaye Smith en un bar mexicano. El dúo se llevó bien casi al instante.

Por primera vez en años, la leyenda de Hollywood se había enamorado de nuevo y estaba dispuesto a dejar atrás su dolor pasado. Cultivaron su romance durante años, y finalmente se casaron en 2001 en una lujosa ceremonia.

Publicidad

Él le da crédito a Keely por haberlo salvado de sus años oscuros, por haber restaurado su esperanza y haberlo ayudado a seguir adelante.

No es de extrañar que describa a su segunda esposa como su estrella del norte. La pareja tuvo dos hijos junta: Dylan Brosnan y Paris Brosnan.

Aunque encontró un nuevo amor, los recuerdos de su primera esposa permanecen grabados en su corazón y son una presencia constante en su matrimonio.

A pesar de eso, Smith se mantuvo amable, comprensiva y compasiva en todo momento, alentándolo a llorar por su primer amor.

Veinte años después, el actor de 68 años y su “hermoso y delicioso amor” siguen felizmente casados. Ambos representan a una de las parejas más envidiables de Hollywood.

Publicidad