Historias Inspiradoras

23 de octubre de 2021

Cartero intercambia correspondencia por años con una anciana de parte de su hijo preso - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un empleado de la oficina de correos se conmueve por la devoción de una anciana a su hijo que es indiferente y se siente inspirado a ayudarla.

Javier llevaba solo un mes trabajando para la oficina de correos en su ciudad, cuando se fijó en Jennifer Gámez. La anciana venía todos los viernes por la tarde para revisar su casillero y enviar una sola carta.

El empleado notó que a pesar de que enviaba una carta cada semana, nunca recibía ningún correo excepto facturas. Por curiosidad, miró la carta que ella estaba mandando. Estaba dirigido a Ronald Gámez en una penitenciaría en Santa Cruz.

Mujer mayor posando. | Foto: Unsplash

Publicidad

Javier notó que cada vez que la Sra. Gámez abría su apartado de correos, su rostro reflejaba la más profunda tristeza y decepción, y sus hombros se encogían.

Él le preguntó a Gabriela, una de sus colegas, sobre la Sra. Gámez. La chica le explicó que todos en la ciudad sabían que Ronald era "un tipo malo", que había sido condenado por matar a un hombre en una pelea de borrachos.

El hijo de la anciana había estado en prisión durante los últimos ocho años, tiempo en el que no le mandó ni una carta a su mamá. La Sra. Gámez tenía una enfermedad cardíaca y estaba demasiado frágil para salir de casa. En vista de su condición, Gabriela se había ofrecido a llevarle su correo, pero ella se negó.

Publicidad

Ella le había explicado que era su salvavidas, su conexión con su hijo. Su visita semanal a la oficina de correos y la esperanza, es lo que la mantuvo en marcha. Javier escuchó esta triste historia con pesar.

"Mi madre murió hace tres años, y daría cualquier cosa por volver a verla. Este Ronald es un perro", dijo Javier bastante enojado. "¡Al menos podría contestar una de sus cartas!".

Esa idea lo obsesionó y esa noche se sentó y escribió una carta para la Sra. Gámez. Escribió que lamentaba no haber respondido antes, pero que estaba demasiado avergonzado por cómo le había fallado y decepcionado.

"Atesoro tus cartas, mamá, y mi consejero finalmente me ha convencido de que te responda, te pida perdón y te diga que te amo". La Sra. Gámez se paró frente a su apartado postal, leyendo la carta en voz alta, con las manos temblorosas y las lágrimas corriendo por su rostro.

Publicidad

"¡Él respondió!", gritó alegremente a Javier y Gabriela. "¡Mi chico me respondió! ¡Me ama y me extraña!".

Gafas sobre una carta. | Foto: Unsplash

Publicidad

Ver la cara feliz de la Sra. Gámez fue toda la recompensa que Javier necesitaba. La carta había levantado su desaliento y la mujer tenía un nuevo impulso en su paso. Pero cuando llegó el viernes siguiente, no había carta.

La anciana se veía tan triste que Javier se sintió impulsado a escribir otra carta, y otra, y otra... Escribió el Día de la Madre y el día de su cumpleaños, lo buscó en el formulario que ella había llenado para el correo. También le mandó una en Navidad.

Durante los siguientes tres años, Javier le escribió a la Sra. Gámez a veces solo notas breves, pero cada una de ellas era preciosa para la frágil mujer. Ella resplandeció y leía las líneas que redactaba “su hijo” con orgullo.

Publicidad

Pensaba que era un buen chico y que solo había cometido un error. Estaba segura de que pronto estaría de regreso en casa.

Pero la Sra. Gámez falleció ese otoño, y su médico reveló que sus últimos años habían sido un milagro. El galeno no entendía cómo había resistido tanto su corazón. Javier sabía que era un milagro de amor.

La esperanza y la alegría que las cartas le habían dado habían valido la pena, pensó. Había muerto creyendo que su hijo la amaba y la apreciaba, y eso era todo lo que había querido.

Seis meses después de la muerte de la anciana, un hombre entró a la oficina de correos y pidió hablar con la persona a cargo. "Lo siento", le dijo Javier, "la Sra. Herrera salió a almorzar. ¿Puedo ayudarlo?".

Publicidad

El hombre sostenía un grueso fajo de cartas atadas con una cinta azul pálido. "Estas cartas", dijo el hombre. "Las encontré en la casa de mi madre, y están todas firmadas con mi nombre, pero no las escribí".

Javier sintió que un escalofrío de terror recorrió su columna vertebral. "¿Cómo es su nombre?", preguntó cortésmente, pero en su corazón, ya lo sabía.

Hombre en prisión. | Foto: Unplash

Publicidad

"Soy Ronald Gámez, mi madre era la Sra. Gámez. ¿Tenía un apartado postal aquí?", dijo el hombre.

"Mi más sentido pésame, Sr. Gámez. Su madre era una dama encantadora. Todos estamos muy tristes por perderla", dijo Javier bastante calmado.

"Estas cartas..." dijo Ronald, "necesito saber de dónde vienen".

Javier frunció el ceño. "La dirección del remitente..."

"La dirección del remitente es la penitenciaría de Santa Cruz, pero estas no son mis cartas, ni mi letra. Y si miras, verás que el sello de tinta es de esta ciudad. Alguien estaba enviando estas cartas por mí”.

Publicidad

Javier sintió un profundo rubor teñir su rostro. "Mira", dijo, mirando los brazos musculosos y los tatuajes de la prisión de Ronald. "Puedo explicarlo... Tu madre estaba tan triste, tan sola... Escribí una carta... Pero ella estaba tan feliz que no me pude detener".

Ronald tenía lágrimas en los ojos. "Gracias", dijo en voz baja, "por hacer feliz sus últimos años. Fui una decepción, lo sé, y luego, cuando terminé en la cárcel, le rompí el corazón".

"El médico me dijo que estaba asombrado de que ella viviera tanto tiempo, pero tú eras la razón. Le diste una razón para aguantar, vivir y volver a creer en mí. Gracias".

Publicidad

"Me agradaba tu madre", dijo Javier en voz baja. "Pensé que se merecía algo mejor, así que por eso le escribí al ver que tú no lo hacías"

Casillero de correspondencia. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ronald asintió. "Si lo hice, a pesar de que no recibí una sola palabra de ella. Cuando me liberaron descubrí que uno de los guardias que tenía un problema conmigo guardó sus cartas y destruyó las mía".

Javier estaba atónito. "¡Esa fue la acción más cruel! ¡Y un crimen!".

El hijo de la anciana se encogió de hombros. "Realmente no importa, porque estabas aquí, escribiéndole, siendo yo. Leí las cartas. Eras un buen hijo. El hijo que debería haber sido".

Ronald se mudó de nuevo a su ciudad natal y se instaló en la antigua casa de su madre. Él y Javier se hicieron amigos, y pronto todo el pueblo se enteró de la historia sobre las cartas robadas y su dolor por decepcionar a su madre.

Publicidad

Con el apoyo de la ciudad y la amistad de Javier, Ronald comenzó una nueva vida, una de la que su madre se habría sentido orgullosa.

Hombres compartiendo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El corazón amoroso de una madre nunca pierde la esperanza.

Un acto de bondad y compasión puede transformar una vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad