Hombre rico conoce accidentalmente a niña que es su copia y ella le ruega que ayude a su mamá - Historia del día

Vanessa Guzmán
02 dic 2021
10:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Alex estaba sentado en el parque, perdido en sus pensamientos cuando fue interrumpido por una voz desde atrás. "¡Por favor ayuda a mi madre!" suplicó. Cuando se dio la vuelta, vio a una niña llorando y angustiada. Alex quedó sorprendido al verla. ¡Se parecía tanto a él!

Publicidad

“¿Por qué hiciste eso, Carlota? ¿Por qué no me dijiste que no estabas feliz conmigo?”. Alex suspiró mientras reflexionaba sobre los eventos de la noche anterior.

Había llegado a casa temprano del trabajo para sorprender a su esposa en su aniversario de bodas. Pero toda su emoción se desvaneció cuando la descubrió en su habitación con otro hombre.

Niña en el bosque. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su amante la sostenía por la cintura y ella lo rodeaba con los brazos. Después de un breve momento, se dieron la mano, se besaron apasionadamente y no se detuvieron hasta que Alex irrumpió en la habitación.

"¿Es esto lo que haces a mis espaldas, Carlota?", arremetió contra su esposa, todavía sosteniendo el ramo y el pastel que había traído para el día especial. "¡¿Me estás engañando con un hombre de la mitad de tu edad?!".

Carlota, que no esperaba que Alex estuviera en casa tan pronto, se sorprendió por su presencia. "Oh, Alex... yo..."

"¡Tienes una hora para salir de este lugar con ese hombre! ¡Huye lo más lejos que puedas! No quiero volver a verte", la amenazó y salió de la habitación. Luego ordenó al guardia de seguridad que entrara a la casa y se asegurara de que Carlota no llevara nada extra de su casa.

Publicidad

Alex se subió a su coche y condujo toda la noche sin rumbo fijo, deteniéndose sólo una vez para repostar. Luego, cuando su indicador de combustible le recordó que necesitaba parar en una estación de servicio, se detuvo en un parque y se sentó en un banco. Luego iría por la gasolina.

Un rápido vistazo a su reloj reveló que eran alrededor de las 6:00 a.m. El parque estaba tan desierto como un cementerio, y se alegraba de estar solo allí porque los tristes pensamientos de su esposa engañándolo no lo habían abandonado ni siquiera después del largo viaje.

Pronto se cubrió la cara con las manos, intentando calmarse y superar los acontecimientos de la noche anterior. “Quizás ella nunca quiso tener una relación. Quizás ella siempre estuvo detrás de mi dinero”, pensó.

Publicidad

De repente, un sollozo desde atrás interrumpió sus pensamientos. "Señor, ¿puede ayudarme? ¡Mi madre necesita ayuda!", decía.

Alex se dio la vuelta y vio a una niña pequeño que sostenía un osito de peluche. El Sol casi había salido y los rayos que caían sobre el rostro de la chiquilla dejaron helado a Alex.

“¡De ninguna manera! ¡Esto no es posible! Ella no puede ser... ¡Despierta, Alex! ¡Estás imaginando cosas porque no dormiste anoche!”, se repetía en su mente.

Publicidad

Pareja en la cama. | Foto: Pexels

"Señor", dijo de nuevo, acercándose un poco más. "¡Por favor ayuda a mi mamá!".

“¿Y si ella es miembro de una de esas pandillas que amenazan y roban a la gente? Después de todo, ¿qué está haciendo aquí sola a esta hora de la mañana?”, razonó Alex.

Publicidad

"Umm... ¿dónde está tu mamá? ¿Y qué le pasó?", preguntó Alex, mirando a su alrededor en busca de algo sospechoso, pero cuando no vio nada dudoso, se apresuró a seguir a la niña.

Mientras caminaba hacia la parte trasera del parque y hacia el bosque abandonado, Alex estaba constantemente atento, esperando que alguien saltara desde la esquina y lo obligara a entregar todo lo que tenía en los bolsillos.

Sin embargo, aparte de las llaves de su auto y un teléfono, no tenía nada más que ofrecer en ese momento.

Se adentraron más en el bosque y la niña se detuvo frente a un enorme roble. Luego se volvió hacia Alex e hizo un gesto con las manos hacia el árbol. "Mi mamá... ella está ahí. ¡Necesita ayuda!".

Publicidad

Al ver la mano de un humano que sobresalía de una esquina del árbol, aceleró el paso y encontró a una mujer tendida inconsciente. Se puso en cuclillas junto a ella y le tocó la mano para comprobar el pulso.

Todavía estaba viva y respirando, pero su cuerpo estaba sofocado. Gentilmente la puso boca arriba y se congeló una vez más. Alex estaba en estado de shock. La mujer fue su primer amor, Camila.

Inmediatamente marcó el número de emergencia y solicitó que se enviara una ambulancia al lugar. Luego corrió a su coche a buscar su botella de agua.

Salpicó de agua el rostro de la mujer, trató de hacerla entrar en razón, pero ella comenzó a temblar por el frío. Se quitó la chaqueta y la envolvió con ella, abrazándola con fuerza.

Publicidad

Paramédico subiendo a paciente en una ambulancia. | Foto: Pexels

"¿Cómo llegó tu mamá aquí, cariño?", le preguntó a la pequeña, tratando de controlar las lágrimas en sus ojos por haber dudado de ella. "¿Dónde está tu padre?".

Publicidad

"No tengo a nadie más que a mi madre", resopló la niña. "¿Estará bien mi mami?".

"¡Por supuesto que lo estará!", respondió Alex para consolarla.

Cuando llegó la ambulancia, los médicos examinaron a Camila rápidamente y la subieron a una camilla. Ni siquiera le preguntaron a Alex si conocía al paciente. "¿La niña se queda contigo?", preguntó rápidamente un paramédico. Alex asintió con la cabeza.

La niña lloró y pidió unirse a su madre, pero Alex le prometió que definitivamente la llevaría con su madre cuando se mejorara. "Conozco a tu mamá. Ella y yo fuimos amigos cercanos una vez, así que no te preocupes, ¿de acuerdo?", dijo gentilmente.

Publicidad

Pero la niña lo miró con incredulidad mientras ambos caminaban hacia su auto para regresar a casa. Cuando llegaron, Alex ordenó al ama de llaves que cuidara de la niña y luego se fue al hospital. Cuando Camila se despertó, se sorprendió al ver a Alex junto a su cama.

"¿Tú? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Y dónde está mi hija?".

"Por favor, Camila, cálmate. Está en mi casa y a salvo. Puedo llamarla ahora mismo si quieres".

"¡Sí haz eso!", gritó Camila. "¡Quiero verla!". La mamá de la niña no descansó hasta que vio y habló con su hija por teléfono. Una vez que terminó la llamada, rompió a llorar. "Siento haber dudado de ti, Alex, pero realmente no tengo a nadie más que a Katy en mi vida".

Publicidad

Mujer recostada con malestar. | Foto: Pexels

"Está bien. Por el momento, debes descansar. Los médicos dijeron que era neumonía, y tienes suerte de que te bajó la fiebre; de ​​lo contrario, tendrían que mantenerte en la unidad de cuidados intensivos... Por cierto, ¿cómo terminaste en el bosque?".

Publicidad

"En realidad, siempre tomo ese camino porque es como un atajo al jardín de infancia de Katy", admitió, con la voz temblorosa de vergüenza. "Salgo temprano en la mañana para ahorrar dinero en el pasaje del autobús. Es difícil criar a una hija sola".

"Pero ¿dónde está su padre? ¿Por qué no se hace responsable de su hija?", preguntó Alex con curiosidad.

Camilla guardó silencio. "Bueno..." Antes de que pudiera decir algo, los médicos entraron en la habitación y le pidieron a Alex que se fuera. Dijeron que Camilla estaría bajo observación durante unos días.

Mientras Camila estuvo en el hospital, Alex la visitaba todos los días y la cuidaba. Cuando fue dada de alta, la llevó a su casa, y durante esa fase, se acercaron involuntariamente.

Publicidad

Mientras tanto, Alex estaba constantemente preocupado por los pensamientos de por qué Katy se parecía tanto a él. Sentía un extraño afecto por la niña y quería preguntarle a Camila si sus sospechas eran ciertas y si ella era su hija.

Así que decidió que después de que Camila se recuperara por completo, se sentaría con ella y hablaría del tema. Pero el destino tenía planes diferentes.

Un día, cuando él y Camila estaban a punto de salir de la casa para un chequeo, se encontraron con Carlota, que había venido a discutir el acuerdo de divorcio con Alex.

Imagínese su sorpresa cuando vio a la exnovia de su esposo en la casa. "¡Oh! ¿Así que ahora están juntos de nuevo? ¿Es ella la razón por la que estabas tan ansioso por deshacerte de mí, Alex, sin siquiera darme la oportunidad de explicarme?", comentó en tono burlón.

Publicidad

"Bueno..." Antes de que Alex pudiera decir algo, la pequeña Katy vino corriendo y lo abrazó. "¡Vamos! Pero el doctor no me dará pastillas, ¿verdad?", le preguntó la niña al hombre que salvó a su mamá.

Mujer con abrigo y gafas para el Sol. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Woah! ¡Mírate! ¿No estás feliz después de echarme de la casa? Tienes a tu amante y a tu hija contigo. ¿Qué más quieres?", Carlota continuó burlándose.

"¿Qué?". Alex se puso pálido al escuchar el comentario de su esposa. "¿Mi hija?", dijo y miró a Camila, quien rápidamente desvió la mirada hacia el piso.

"¡Ups! ¡Parece que alguien no te dijo la verdad!", agregó Carlota.

"¿Alguien puede decirme qué está pasando?", expresó Alex estupefacto.

“Te lo contaré todo, Alex", dijo Camila en voz baja. "Entra y juega, cariño. Mamá vendrá pronto", agregó, volviéndose hacia Katy, quien felizmente siguió las instrucciones de su mamá y entró. Entonces Camila le reveló toda la historia a Alex.

Publicidad

Resulta que Carlota siempre supo que Katy era hija de Camila y Alex. Como él le agradaba mucho, decidió separarlos. Por lo tanto, le pidió a uno de sus amigos que tomara fotografías falsas de Camila con otro hombre para convencerlo de que ella lo estaba engañando.

Alex quedó con el corazón roto cuando vio esas fotografías y rompió con ella. Carlota vio esto como la oportunidad perfecta y comenzó a salir con Alex. Después de todo, eran amigos de la infancia y sus familias también estaban convencidas de que eran perfectos el uno para el otro.

Mientras tanto, Camila no le había informado a Alex de su embarazo. Decidió criar a su hija sola después de que él la dejó.

Publicidad

"No quería romper tu matrimonio, así que incluso después de que vine aquí, no te hablé de Katy", explicó Camila. "No tenía idea de que tú y Carlota se iban a divorciar".

Alex comenzó a odiar a Carlota aún más después de enterarse de toda la verdad. No solo se divorció de ella, sino que también se aseguró de que no recibiera dinero de su herencia. Más tarde, luego de que se resolvió el caso de divorcio, se casó con Camila y vivieron felices juntos.

Novios ante el altar. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las personas que se cruzan en tu camino son obra del destino y no una casualidad: Alex estaba destinado a reunirse con su exnovia y su hija, y eso es precisamente lo que sucedió al final.

El karma es inevitable: Carlota pensó que podría salirse con la suya engañando a su marido, pero al final, el karma la alcanzó.

Comparte esta historia con tus amigos. Puedes ayudarlos a superar una situación personal o a contar su propia experiencia de vida.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad