logo
Camas de hospital. | Foto: Shutterstock
Camas de hospital. | Foto: Shutterstock

Hombre rico se niega a ayudar al profesor de su hijo enfermo de cáncer y ambos acaban en la misma habitación de hospital - Historia del día

Guadalupe Campos
12 ago 2023
03:30

Jack quería que su padre, Michael, utilizara su riqueza y salvara la vida de su profesor. Él se negó. Pero el universo encontró la forma de destruir su ego.

Publicidad

"¡Eso es! Si hay siquiera una pizca de duda razonable, mi cliente sale libre. Y respetados miembros del jurado, es su responsabilidad defender la ley y absolver al Sr. Wright. Les agradezco su tiempo".

Michael Morris concluyó su alegato final en una sala en silencio sepulcral. El juez, el jurado y los espectadores en la sala estaban asombrados de la capacidad de Michael para mantener a una multitud. El hecho de que estuviera defendiendo a un multimillonario acusado de traición y otros fraudes corporativos parecía irrelevante.

Fue el Show de Michael Morris en el juicio del siglo. El juez excusó al jurado para deliberar y levantó la sesión hasta nuevo aviso. Michael empezó a preparar su maletín.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Ha sido increíble! Me han dicho que vales mucho dinero. Tú y yo vamos a ganar mucho dinero pronto, una vez que demandemos a estos vividores por difamación", dijo el Sr. Wright con voz desagradable.

Michael no reaccionó. Sonrió, estrechó la mano del Sr. Wright y se dirigió hacia la salida con su maletín. Para su sorpresa, su hijo Jack, de 12 años, lo estaba esperando.

"¡Jack! ¿Qué haces aquí? ¿Cuánto tiempo llevas ahí?".

"¿No se suponía que tenías que estar en el colegio? ¿Y estás solo?", acribilló Michael a Jack con preguntas.

"No, papá. Angela está sentada fuera. Y la mayoría de los profesores y alumnos están ocupados preparando la recaudación anual de fondos. No me interesa, así que llamé a Angela y me recogió".

Angela, de 19 años, vivía enfrente de la casa de Michael y Jack. Ayudaba a Michael cuidando de Jack siempre que podía. Michael le pagaba generosamente, lo que le ayudó a ahorrar para la universidad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Angela entró en la sala vacía buscando a Jack. Se puso nerviosa cuando vio a Michael con el niño.

"Lo siento, señor Morris", dijo Angela. "Había salido a tomar un café. Estuve estudiando hasta tarde por la noche y Jack me llamó esta mañana, así que me apresuré a ir a la escuela. Llamé a su ayudante y me dijo que estaba usted en la sala. Y Jack queria verlo inmediatamente...".

Michael interrumpio rapidamente y dijo, "Esta bien, Angela. Llévalo a casa sano y salvo. Jack, hablaremos cuando llegue a casa por la noche".

"Pero, papá. Quiero discutir algo muy importante contigo", suplicó Jack.

"Como te he dicho, en cuanto llegue a casa", dijo Michael con voz severa mientras se marchaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

A Michael le resultaba difícil criar a Jack desde que su mujer Celine lo había abandonado, años ha. Su apretada agenda siempre obstaculizó la intención de Michael de ser un buen padre.

Michael hizo todo lo que pudo, pero siempre se quedó corto a la hora de criar a su hijo como imaginó en un principio. Pero algo que sí pudo aprovechar fue la riqueza que acumuló como abogado de éxito.

Michael había hecho del trabajo su templo, y los buenos resultados se dejaron ver con bastante rapidez. El éxito se volvió adictivo para Michael. No sólo le convirtió en un abogado hábil y astuto, sino también en una persona dura.

Jack estaba esperando a Michael en casa. Estaba enfadado con Michael por no haber hablado con él esa mañana.

"Tiene todo el tiempo del mundo para salvar a un mal delincuente, pero ni siquiera me escucha cuando quiero hacer algo bueno", pensó Jack para sus adentros.

Pero no quería que la ira se interpusiera en su discusión.

Publicidad

"Cálmate, Jack. ¿Recuerdas lo que enseñó el profesor Harris el otro día? 'Enfadarse es hacer que los errores de los demás te castiguen a ti''".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Cuando Michael volvió a casa, preparó la cena para Jack y para él. Jack se sentó tranquilamente y esperó a que su padre hablara primero.

"Jack, ¿querías hablar de algo esta mañana?", preguntó Michael.

"¡Sí, papá!", respondió Michael de inmediato. "¿Conoces a mi profesor de inglés?".

"Richard Hitchens, ¿verdad?", dijo Michael, haciendo un esfuerzo por recordar su nombre.

"¡Harris! Sí. Es el profesor más popular de nuestro instituto. No se limita a enseñarnos las nociones básicas de inglés. Utiliza ejemplos de la vida real para ayudarnos a recordar conceptos y ampliar nuestro vocabulario", dijo Jack emocionado.

Publicidad

"Oh, qué bien. Es una forma estupenda de enseñar. Pensaba que ya no quedaban buenos profesores. Pero si el señor Harris es tan bueno como dices, creo que...".

"De hecho, fue él quien sugirió que escucháramos hablar a un abogado en un tribunal", contó Jack, interrumpiendo a Michael, que elogiaba a su profesor.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"El señor Harris dice que ver a los mejores profesionales utilizar el lenguaje en su oficio es una clase magistral en sí misma. Y yo lo he visto hoy cuando has hecho tu magia en la sala, papá", añadió Jack.

"Interesante. Me gustaría conocer al señor Harris algún día. Parece realmente interesante", dijo Michael con una sonrisa.

Publicidad

"Lo triste es que al señor Harris le diagnosticaron cáncer la semana pasada. Y le vendría muy bien que le ayudáramos con los gastos médicos", dijo Jack, esperando que su padre accediera.

Michael dejó de masticar la comida al intuir lo que Jack pretendía. Dejó el tenedor y miró a Jack. Se dio cuenta de que su hijo quería pedirle dinero para el tratamiento de su profesor.

Michael recordó los acontecimientos de la mañana. Jack visitándolo en la sala y dándole crédito por eso a su profesor parecía manipulador. De un modo extraño, también dio a Michael una sensación de orgullo.

"Quizá algún día también sea un abogado astuto y con éxito como yo", pensó Michael para sí.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Michael siguió comiendo. "Es triste que el señor Harris esté pasando por un mal momento. Pero no podemos andar regalando dinero a la gente sin más", dijo.

"¡Pero su vida depende de ello, papá!".

"¡Jack!". Michael levantó la voz.

"Si ayudáramos a todos los enfermos del planeta, ¿crees que nos quedaría algo de dinero?".

"El dinero que tenemos lo hemos ganado con mucho trabajo durante muchos años. La gente enferma todo el tiempo. Algunos mejoran. Algunos mueren. Así es como funciona el mundo".

"Entiendo que quieras ayudar a tu profesor. Pero el Sr. Harris necesita encontrar la manera de salir de ésta por sí mismo. Tiene que luchar como luchan todos los trabajadores para conseguir dinero", explicó Michael.

"¿Hablas en serio, papá?". Jack se levantó de su asiento. Tenía lágrimas en los ojos. "¿Cómo puede alguien luchar solo contra algo como el cáncer? Necesita toda la ayuda posible, y tú eres lo bastante rico como para ayudarle de inmediato".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Michael intentaba mantener la calma mientras Jack se alteraba.

"No se trata de la enfermedad, hijo. Se trata del principio. Se trata de dinero, ¡sí! Trabajé duro para tener dinero suficiente para superar todos los problemas posibles sin depender de nadie. El Sr. Harris debería haber hecho lo mismo".

"¡Eso es una locura, papá! No pensé que fueras tan insensible", dijo Jack, llorando.

"No digas eso. Debes respetar el dinero. Si quieres aprender cómo funciona el dinero, deberías participar en actividades escolares como trabajar en la recaudación anual de fondos. Quizá aprendas algo sobre el mundo real", lo amonestó Michael, volviendo a alzar la voz.

"Y llévate estos cien dólares. Puedes dárselos a tu profesor. O puedes pedir a los demás que contribuyan con esta cantidad a una causa común".

Nunca midas el éxito con la cantidad de dinero que ganas.

"No creo que nadie dé ni un céntimo de su bolsillo. Quizá entonces aprendas por fin cómo funciona el mundo".

Jack gritó: "¡Estoy seguro de que hay gente buena que daría más de lo que tú has dado!".

Publicidad

Michael le contestó: "¡Madura, Jack! Eso nunca va a ocurrir. Aprenderás cómo se mueve el mundo cuando seas mayor!".

"Enfadarse es hacer que los errores de los demás te castiguen a ti. Estar enfadado es hacer que los errores de los demás te castiguen a ti mismo".

Michael oyó que Jack se repetía la cita mientras subía las escaleras.

Aunque no se sentía bien, Michael creía que había hecho lo correcto al no ceder a las exigencias de su hijo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"El chico necesita un poco de amor duro, o si no cualquiera le tomará el pelo", pensó Michael para sus adentros.

La frialdad de Michael seguía dándole éxitos en el trabajo. Pero también era la mayor fuente de estrés de su vida.

Publicidad

Meses después, Michael se descompensó en el juzgado y fue trasladado de urgencia al hospital. Las exploraciones mostraron numerosos tumores en sus pulmones. Tenía cáncer de pulmón.

Por suerte, el cáncer se detectó a tiempo. Michael consiguió un cuidador a tiempo completo para Jack en casa y se trasladó al mejor centro oncológico. Lo atendieron los mejores médicos de la ciudad. Pudo permitirse una habitación privada en el hospital donde recibió tratamiento.

Michael tenía la esperanza de que su riqueza también le sacaría ileso de esta situación. Recibía atención médica de alta calidad cada minuto del día.

Pero una noche, el sistema eléctrico del hospital funcionó mal debido a las tormentas eléctricas. Provocó un incendio que se extendió rápidamente por todo el hospital.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Los bomberos y los equipos de rescate fueron desplegados. Todos los pacientes fueron trasladados a hospitales vecinos. Debido a la falta de habitaciones, Michael tuvo que compartir habitación con otro paciente.

"¡Perdone!" Michael intentó llamar la atención de uno de los empleados del hospital, presa del pánico. "¿Podría pasarme a una habitación privada, por favor? Puedo pagarla ahora mismo".

Una enfermera escuchó a Michael y le dijo: "Señor. ¿Sabe lo que está pasando a su alrededor? Se está incendiando un hospital y estamos haciendo lo posible por encontrar un sitio para todos los pacientes. Tiene suerte de haber encontrado un sitio en este hospital". La enfermera empezó a comprobar las constantes vitales en las máquinas de Michael y del otro paciente.

"¿Cómo se atreve a hablarme así?" gritó Michael. "¿Sabes quién soy? Puedo hacer que te despidan ahora mismo... ¿Adónde se cree que va?".

La enfermera ignoró la bronca de Michael y se marchó después de comprobar los valores que marcaban las máquinas.

Michael se quedó dormido con el pitido de las máquinas de la habitación. Cuando despertó, el ambiente parecía haberse calmado.

Publicidad

Michael se dio cuenta de que el otro paciente de su habitación miraba tranquilamente al techo. Observó los gráficos que rodeaban su cama y las máquinas que lo monitorizaban. Eran los mismos que los suyos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Le preguntó al otro paciente. "¿Cáncer?".

El hombre miró hacia Michael y asintió.

"¿Cuál? Yo tengo el mío en los pulmones". dijo Michael.

"Próstata", dijo el hombre a través de su máscara de oxígeno.

"Aah. ¿Qué etapa?", preguntó Michael.

El hombre levantó dos dedos en el aire.

Publicidad

"Bien. Estadio dos. Igual que la mía. Por lo tanto, todavía curable. ¿Le han dado probabilidades de supervivencia?".

El hombre se quitó la mascarilla para responder: "Me han dado unos cinco años si todo va bien. Pero ya no seguiré con mi tratamiento".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¿Eh? ¿Ya estás harto de la quimioterapia?".

"La verdad es que no. 'El dolor es inevitable. El sufrimiento es opcional'".

"Es una cita de Buda, ¿verdad?".

"En realidad, la cita se atribuye al Dalai Lama o a Haruki Murakami, y está basada en un dicho budista. De todos modos, si fuera sólo mi sufrimiento, me parecería bien. Pero mucha gente sufre intentando pagar mis tratamientos".

Publicidad

"¿Te refieres a tu familia?" preguntó Michael

"Podría decirse", respondió el hombre con una sonrisa.

"¿Y eso qué significa?". Michael cambió bruscamente su atención hacia el caos del exterior.

"¿Y dónde está la enfermera? Este hospital es sencillamente lo peor. Después de la quimioterapia de esta semana, llamaré a mi abogado y demandaré a todos y cada uno de los médicos y enfermeras de este departamento", gritó Michael.

"Cálmate, joven. 'Enfadarse es hacer que los errores de los demás te castiguen a ti'".

Michael ya había oído eso antes. Pensó un momento y un escalofrío le recorrió la espalda. Miró a su compañero de habitación y soltó: "¡Señor Harris!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

El Sr. Harris era el otro paciente de la habitación de Michael. Era paciente del hospital desde que le diagnosticaron la enfermedad. Aunque no podía permitirse el tratamiento, sus alumnos decidieron ayudarlo.

Iniciaron una página de crowdfunding para el Sr. Harris. Muchos antiguos alumnos contribuían regularmente a su tratamiento. El Sr. Harris deseaba interrumpir su tratamiento para que sus alumnos no tuvieran que soportar su carga económica.

Quería pasar sus últimos días haciendo lo que más le gustaba; enseñar.

A Michael le sorprendió la casualidad de conocer al Sr. Harris en una habitación de hospital. Mientras aún calculaba las probabilidades de que eso ocurriera, Jack entró en la habitación. Esto sorprendió aún más a Michael.

"¡Jack! ¿Que estas haciendo aqui? ¿Cuánto tiempo llevas aquí? No se suponía que estabas en la escuela? ¿Y estás solo?" preguntó, todo de golpe, Michael a Jack.

"¿Estás bien, papá? Ha sido muy difícil encontrarte. Me alegro de que estés bien", dijo Jack y abrazó a Michael.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Luego le entregó a Michael un cheque por valor de 3.000 dólares. Michael no entendía para qué era el cheque. Lo inspeccionó y se dio cuenta de que era para él.

Jack explicó. "Papá, mis amigos y profesores se alegraron conmigo cuando inicié un fondo para el señor Harris. Y cuando se enteraron de la noticia de su diagnóstico, quisieron ayudar. Incluso las familias más pobres donaron entre 200 y 300 dólares. Eso es mucho más de lo que dieron para ayudar al Sr. Harris."

Michael se quedó atónito ante la amabilidad de la gente. A pesar de sus dificultades, se las arreglaban para contribuir con fondos para alguien a quien no conocían. A Michael se le saltaron las lágrimas y se dio cuenta de que su obsesión por el dinero era una pérdida de tiempo. Desearía haber desarrollado la compasión y haber ayudado a hacer del mundo un lugar mejor.

Michael decidió que se esforzaría por vivir para mejorar la vida de los demás. Y quería empezar por pagar todos los gastos médicos del Sr. Harris. Estaba agradecido al docente por haber convertido a su hijo en un ser humano compasivo cuando él no pudo hacerlo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Milagrosamente, tanto el tratamiento de Michael como el del Sr. Harris funcionaron y finalmente ambos se libraron del cáncer. El Sr. Harris y sus alumnos estaban encantados de tenerle de vuelta en la escuela. Mientras tanto, Michael fundó un fondo para la investigación del cáncer y un hospital oncológico en nombre del Sr. Harris.

Jack también decidió ser una fuerza de cambio positivo en el mundo. Estudió mucho e ingresó en una facultad de medicina. Ahora Jack perseguía su sueño de convertirse en oncólogo.

¿Qué aprendemos de esta historia?

  • Nunca midas el éxito por la cantidad de dinero que ganas. Aunque Michael tenía mucho dinero, no consiguió ser un buen padre, un buen modelo a seguir y un buen ser humano. Triunfó de verdad cuando utilizó su dinero con compasión y amor.
  • Cuida siempre a tus mayores y a tus profesores. El Sr. Harris dedicó toda su vida a enseñar a sus alumnos a ser mejores en la vida. Sus alumnos no dudaron en cuidar de él cuando más lo necesitaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

05 de febrero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de enero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Chica rica mimada se burla de mendigo y él le da una lección - Historia del día

22 de enero de 2024

Señora de la limpieza desenmascara aventura de su esposo con amante glamurosa - Historia del día

24 de enero de 2024

Pandillero codicioso encuentra un billete de lotería de 110.000 dólares con las palabras "Para mi madre" escritas por un niño - Historia del día

02 de abril de 2024

Mamá no reconoce a hija discapacitada tras dejarla con su padrastro - Historia del día

23 de febrero de 2024

A pareja se le niega adopción de niño debido a su pobreza, años después llega a su casa en lujoso automóvil - Historia del día

23 de enero de 2024

Fiesta de revelación de sexo se tuerce cuando esposo declara a esposa embarazada que es estéril - Historia del día

22 de enero de 2024

Jefe obliga a limpiadora pobre a bailar para hombre rico, resulta que se conocen - Historia del día

17 de enero de 2024

Rico heredero se burla de mendigo fuera de hotel de lujo, a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del día

22 de enero de 2024

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 de enero de 2024

Jefe grosero humilla a mendigo fuera de oficina, al día siguiente es castigado por sus empleados - Historia del día

30 de enero de 2024