Papá militar se disfraza de árbitro y va al partido de fútbol de su hijo

Vanessa Guzmán
16 dic 2021
10:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un jugador de fútbol de una escuela secundaria no esperaba que su padre militar se presentara en su juego. Pero cuando el árbitro principal ordenó a los jugadores que se acostumbraran a las caras de todos los demás árbitros, el joven atleta no podía creer lo que veía.

Publicidad

Los reencuentros siempre son especiales porque unen a las personas de la manera más conmovedora. Sin embargo, hay algo muy reconfortante en el hecho de que los padres vean a sus hijos de manera inesperada.

Un jugador de fútbol americano de secundaria de Helena, Alabama en Estados Unidos, se quedó atónito cuando recibió una gran sorpresa en el campo. Jamás olvidará lo sucedido sin importar cuanto tiempo pase.

Fred Grooms III abrazando a su padre que lo sorprendió en su partido de fútbol. | Foto: YouTube.com/NBC News

Publicidad

PAPÁ MILITAR

En octubre, Fred Grooms III jugó un importante partido y estaba completamente preparado para brindar lo mejor de sí mismo en el campo. En su interior anhelaba que su padre militar asistiera a su juego.

Su papá, el comandante Fred Grooms Jr., estaba en el ejército de los EE. UU. y había estado desplegado lejos de casa en los últimos meses. Si bien siempre hacía lo posible por estar en todos los eventos de su hijo, no había podido asistir durante mucho tiempo.

Publicidad

Fred Jr. había pasado un año entero en Kuwait, y sabía que tenía que reencontrarse con su amado hijo en un importante lugar. Estaba programado para partir en noviembre, pero decidió hablar con su comandante.

El Mayor del Ejército Fred Grooms Jr. en la foto con su comandante. | Foto: YouTube.com/NBC News

Publicidad

REGRESO INESPERADO

Como resultado, el padre militar recibió permiso para regresar a mediados de octubre. Volvió justo a tiempo para asistir al último juego de la temporada de su hijo, que no se iba a perder por nada del mundo.

Llegó a casa en las primeras horas de la mañana y se escondió junto con su equipaje hasta que los niños se fueron a la escuela.

El joven deportista todavía estaba en clase cuando rápidamente se vistió con el uniforme de un árbitro de fútbol y condujo a su escuela lo más rápido posible.

LA SORPRESA PERFECTA

Publicidad

Fred Jr. llegó a la secundaria donde estudia su hijo, se escondió en una pequeña habitación en el campo de fútbol para que su hijo no lo viera. Cuando observó a los jugadores de fútbol caminando hacia el lugar donde estaba se ubicó lentamente hacia las líneas laterales.

El padre militar ocultó su rostro y trató de mantenerse fuera del camino del jugador para que nadie lo reconociera. Cuando los jugadores comenzaron a caminar hacia el medio del campo, llegó el momento de que el comandante del ejército entrara en acción.

Fred III no tenía idea de lo que pasaba a su alrededor cuando el árbitro principal llamó la atención de los jugadores. Mientras realizaba el lanzamiento de la moneda antes del partido, pidió a todos los futbolistas que se acostumbraran a las caras de todos los demás árbitros.

Publicidad

Fred Grooms III en la foto con su padre, Major Grooms Jr. | Foto: YouTube.com/NBC News

MUCHA EMOCIÓN

El joven futbolista compartió que fue algo raro seguir esas las instrucciones del árbitro principal. Le dijo a NBC News:

Publicidad

“Estaba un poco extraño. El hecho de que me dijeron que mirara a cada uno de los árbitros y memorizara sus caras".

Sin embargo, obedeció las instrucciones del árbitro principal, pero como su padre llevaba una máscara, todavía no sabía nada. Luego el comandante Grooms se la quitó, estrechó la mano de su hijo y lo abrazó con fuerza que las cosas finalmente encajaron.

Publicidad

Toda la multitud estaba abrumada y comenzaron a aplaudir mientras que padre e hijo compartían un cálido abrazo. Grooms Jr. compartió sus sentimientos con estas palabras:

"Verlo caminar sin que supiera que era yo fue realmente emocionante, pero también un poco estresante porque no lo había visto en casi un año".

El feliz padre también compartió que su hijo era siete centímetros más bajo que él la última vez que se vieron y que ahora lo había superado por cinco centímetros. La conmovedora reunión se viralizó y miles de internautas quedaron encantados con lo ocurrido.

Publicidad