logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

Vanessa Guzmán
10 mar 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un vagabundo se hace amigo de un gatito enfermo y abandonado. Eso lo llevó a encontrar una fortuna en joyas dentro de un sofá viejo y gastado que desecharon en un contenedor de basura.

Publicidad

Cuando José Silva dejó su pequeño pueblo y se mudó a Estados Unidos, planeaba hacer una gran fortuna. Nunca imaginó que viviría en las calles. Tampoco que buscaría sobras de comida en los contenedores de basura detrás de los restaurantes.

Él estaba decidido a triunfar como guionista, y en su equipaje llevaba tres guiones que tenía la intención de usar para conseguir un agente. En su bolsillo, tenía $6.000 para ayudarlo durante los primeros meses. Y en su corazón guardaba una ambición alimentada por el amor que sentía hacia Janet.

José estaba locamente enamorado de Janet desde la escuela primaria cuando ella era la niña con coletas que lo despreciaba. Quince años después, todavía despreciaba a José, pero por razones muy diferentes.

Publicidad

Habían estado saliendo durante tres años cuando José le propuso matrimonio y su reacción le rompió el corazón. Janet se rio y dijo con frialdad: "¡Vamos, José, no puedo casarme con un hombre pobre! Nos hemos divertido, ¡pero eso es todo! No puedes darme la vida a la que estoy acostumbrada".

Janet estaba acostumbrada al lujo. Su padre era uno de los hombres más ricos del estado y nada era demasiado bueno para su única hija. Ella ciertamente creía que José no era lo suficientemente bueno para ser su esposo.

Cuando José abordó un autobús para marcharse de su pueblo natal, su objetivo era triunfar, convertirse en un pez gordo de Hollywood. Quería demostrarle a Janet que estaba equivocada y hacer que le rogara que la aceptara de regreso.

Publicidad

José pasó las largas horas de su viaje en agradables ensoñaciones, pero cuando llegó a su destino, encontró la realidad mucho menos agradable. Se bajó del autobús, maleta en mano, y miró a su alrededor.

Pasajeros dentro de un autobús. | Foto: Unsplash

Pasajeros dentro de un autobús. | Foto: Unsplash

Había lo que parecían ser cientos de miles de personas dando vueltas e ignorándose unos a otros. José no sabía adónde ir, así que se acercó a un taxi que se había detenido frente a lo que parecía un bar de mala calidad.

El conductor estaba apoyado en la puerta del coche, masticando un palillo. "Disculpe", dijo José. "Acabo de llegar a Los Ángeles y estoy buscando un lugar para quedarme, un lugar céntrico y no demasiado caro".

Publicidad

"Claro, amigo", dijo el hombre con una sonrisa que mostraba muchos dientes brillantes. "¡Entra! ¡Te llevaré a un lugar agradable, limpio y económico!". Así que el joven puso su maleta dentro del auto y subió al taxi, poniendo su vida en manos de un extraño.

Lee también: Tras la muerte de abuela, hermanos se burlan de hermana menor por heredar solo 2 sillas viejas - Historia del día

José se despertó al día siguiente en una alcantarilla, sin su maleta, su billetera y su confianza en la humanidad. Lo habían golpeado brutalmente y la ropa que llevaba estaba rota y sucia.

No tenía nada, ni un centavo a su nombre. Sus guiones se habían ido y no conocía a nadie en Los Ángeles a quien pudiera acudir. A la policía le dijo que lo había asaltado un taxista. Y aunque tomaron nota de la denuncia, lo único que pudieron hacer fue recomendarle un albergue donde pudiera dormir.

Publicidad

Esa noche José no pegó ojo. No había forma de que regresara a casa como un fracasado. Incluso si pudiera juntar suficiente dinero mendigando para el pasaje. Y no iba a hacerse deportar. No podía enfrentarse a la burla en los ojos de Janet.

Y así comenzaron los años más duros de la vida de José. No importaba cuánto lo intentara, parecía que no podía salir de las calles. Nadie le daba trabajo, nadie creía en él, a nadie le importaba si vivía o moría.

Entonces, un día, José escuchó un sonido. Era como un lamento, casi como el llanto de un bebé, y en la sombra de un contenedor de basura, encontró a un gatito temblando. Un impulso lo llevó a recoger al gatito y envolverlo en su raído abrigo.

Publicidad

"¡Pobre cosita!", expresó. "¡Elegiste al salvador equivocado! Apenas puedo alimentarme, ¿cómo voy a cuidar de ti?".

Esa noche, José logró encontrar comida para el gatito. El minino durmió acurrucado sobre su vientre, debajo de su abrigo, y lo despertó con su ronroneo.

Gato gris atigrado. | Foto: Unsplash

Gato gris atigrado. | Foto: Unsplash

Así que el gatito se quedó y después de un tiempo José no podía prescindir de él. Estaba siempre jugando sobre su cuerpo y ronroneando en su oído. Una tarde, estaba buscando cosas para rescatar y vender en un área próspera de la ciudad cuando una mujer lo llamó.

La dama estaba de pie en la entrada de una enorme mansión antigua. Junto a ella había un elaborado sofá viejo con la mitad del relleno caído por la parte de atrás. "¡Tú! ¡Hombre!", dijo la mujer. "¿Quieres ganar $5?".

Publicidad

José se acercó. "Claro", dijo. "¡Seguro! ¡Me vendría bien el dinero!".

"Lleva este sofá al contenedor de basura, por favor", indicó la mujer. "¡Y con suerte se lo llevarán con la basura!".

La mujer le dio a José los $5 y él arrastró el viejo y pesado sofá hasta la mitad de la cuadra hasta el contenedor de basura. Cuando llegó allí, estaba tan cansado que se sentó en el sofá con un suspiro de alivio.

El gatito inmediatamente saltó sobre el único cojín entero que quedaba en el sofá y comenzó a afilar sus garras en él. Entonces emitió un extraño chirrido y se quedó mirando el cojín, ladeando la cabeza.

Publicidad

"¿Qué es eso, gato?", preguntó José: "¿Encontraste un ratón allí?". Con mucha curiosidad José tomó el cojín y le dio la vuelta. En la parte de atrás había una cremallera grande y dentro sintió algo duro.

Abrió el cierre y su respiración se detuvo momentáneamente. ¡Había una pila reluciente de joyas en el cojín, y le parecían muy reales! Inmediatamente, José recogió su gatito y el cojín y corrió de regreso a la casa de la mujer.

Le mostró las joyas y la mujer quedó atónita. "Esta casa perteneció a una de esas estrellas de cine de los años 60. El sofá era suyo, ¡así que las joyas también deben serlo!".

Gato con joyas sobre su cuerpo. | Foto: Unsplash

Gato con joyas sobre su cuerpo. | Foto: Unsplash

La mujer quedó asombrada por la honestidad de José y juró dividir el valor de las joyas con él. Resultó valer mucho dinero, lo suficiente para que él se instalara en su propio apartamento.

Publicidad

El esposo de la mujer era productor de cine y estaba interesado en las ideas de José. En poco tiempo, José vio que se aprobaba su primer guion y fue entrevistado en la televisión.

Para su sorpresa, recibió una visita, nada menos que su antigua novia Janet. Al ver que tenía dinero y una carrera en el cine decidió buscarlo. Pero ahora, José era el que no estaba interesado en ella.

Lee también: Mujer pobre compra un viejo cochecito para su bebé y halla un sobre adentro - Historia del día

"Lo siento, Janet", dijo. "Tengo que decirte que necesito algo más que una cara bonita, necesito un corazón bueno y amoroso, ¡y tú no tienes uno!".

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La desgracia puede golpear a cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier momento: José pensó que su sueño estaba a punto de hacerse realidad, pero acabó viviendo en la calle.

La suerte llega de las formas más inesperadas: En el caso de José, su amabilidad con el gatito le trajo una gran recompensa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mendigo ve silla de ruedas nueva cerca de la basura: oye la voz de un hombre dentro del contenedor - Historia del día

16 de mayo de 2022

Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

20 de marzo de 2022

Niño encuentra un auto abandonado en el bosque y nota una caja vieja adentro - Historia del día

28 de febrero de 2022

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022