logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña se refugia en una cueva en un árbol y oye una voz que dice: "Esta es mi cueva" - Historia del día

Vanessa Guzmán
12 mar 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Daniela se perdió mientras caminaba en un bosque con sus padres cuando comenzó a llover. Buscó refugio en una cueva y se sorprendió al escuchar una voz desde la parte más profunda del lugar. Le preguntaron qué estaba haciendo allí.

Publicidad

A los 13 años, Daniela era muy amable, educada y aventurera. A menudo acompañaba a sus padres a visitar a su abuela que vivía en un pequeño pueblo rural. Cerca de ese caserío había un enorme bosque a solo 30 kilómetros de distancia y un día decidieron ir a explorar.

Mientras caminaban en medio de la naturaleza, Daniela comenzó a deambular sin darse cuenta de que se estaba alejando demasiado de sus padres. Cuando se percató de que estaba perdida, comenzaba a llover. Corrió bajo los árboles antes de descubrir una cueva donde decidió descansar.

Árbol con enorme agujero en su tronco. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Inmediatamente después de que ella entró, la voz de un hombre dijo: "¿Quién eres? Esta es mi cueva".

Daniela saltó asustada y sorprendida por la repentina voz. Se dio la vuelta y vio a un hombre de unos 30 años mirándola directamente.

Empezó a caminar hacia la salida hasta que la voz volvió a decir: "No te preocupes, no tienes que asustarte. No te haré daño. Me sorprendió que alguien entrara de repente en mi cueva", dijo.

Daniela usó la linterna de su teléfono para ver mejor la cueva. Tenía una cama improvisada de madera y un par de cosas más. Luego se dio cuenta de que el hombre quería decir que era su cueva porque vivía en ella.

Publicidad

"Recogí algunas bayas hoy. Toma, cómelas", dijo, entregándole las frutas. Sin dudarlo, Daniela las agarró porque tenía hambre. No había comido desde la mañana.

Luego, el hombre comenzó a encender un fuego juntando un par de ramas de árboles. En ese momento, Daniela pudo verlo con más claridad.

"¿Cómo te llamas? ¿Por qué vives en una cueva?", preguntó la niña con curiosidad.

"No sé mi nombre", dijo el hombre. "Me desperté en el bosque un día, con mis cosas esparcidas a mi alrededor. No pude recordar lo que pasó, ni saber cómo me llamaba porque me faltaba la billetera. No tengo ningún tipo de identificación que me indique quién soy", explicó.

Publicidad

Lee también: Meses después de ayudar a hombre sin hogar que perdió la memoria, mesera se hace millonaria - Historia del día

Al darse cuenta de que el hombre había estado sobreviviendo en el bosque durante un tiempo, quiso ayudarlo. Después de un par de minutos más de comer y hablar, de repente escuchó pasos que se acercaban.

Gran fogata. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡DANIELA!", se escuchaba que gritaban cerca de la cueva. Inmediatamente, la chica se dio cuenta de que eran sus padres buscándola.

"¡Papá! ¡Por aquí!", dijo desde el interior de la cueva.

Los padres de Daniela se apresuraron inmediatamente. Sus ojos se abrieron cuando vieron al hombre con su hija en una cueva oscura. Su padre casi se abalanzó sobre el hombre antes de que ella lo detuviera.

"¡Papá, detente! Me alimentó y me encendió un fuego. No recuerda quién es. Hace tiempo que vive aquí. ¡Tenemos que ayudarlo!", explicó. Luego de la declaración de la niña, su padre se sintió aliviado.

Publicidad

"Cariño, ¿sabes lo asustados que estábamos tu madre y yo? ¡De repente desapareciste detrás de nosotros y no pudimos encontrarte! Hemos estado buscándote por más de una hora", dijo, abrazando a su hija.

Después de asegurarse de que Daniela estaba bien, sus padres procedieron a hablar con el hombre. "¿Necesitas ayuda? ¿Quieres que te saquemos del bosque?", preguntó el papá de la niña.

"Sí, por favor. Es solo que... No sé a dónde ir. Intenté salir de aquí muchas veces, pero terminé perdiéndome aún más. Todo lo que tengo en esta pequeña bolsa es una foto de esta mujer. No sé quién fue ella en mi vida, pero la firma en la parte inferior dice 'Lucy Gómez'", explicó.

Publicidad

La familia salió del bosque y llevó al hombre a su casa. Allí le dieron una muda de ropa limpia y un lugar para ducharse y dormir cómodamente.

Niña caminando en medio de la naturaleza. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras el extraño estaba en el baño, los padres de Daniela buscaron a una mujer llamada Lucy Gómez en Internet. Afortunadamente, encontraron a una en Facebook con el mismo nombre y que se parecía mucho a la dama de la foto.

Inmediatamente, decidieron enviarle un mensaje, diciendo:

Hola Lucy,

Soy Pedro Jiménez de Santa Cruz. Mi familia y yo estábamos en una caminata cuando nos encontramos con un hombre de unos treinta años. Tiene una foto tuya en su bolso, pero ninguna otra forma de identificación.

Si conoces a este hombre, por favor contáctanos. Lo hemos llevado a nuestra casa para que descanse cómodamente mientras intentamos conseguir a su familia.

Publicidad

Pedro adjuntó una foto a su mensaje y esperó una respuesta. No fue hasta después de una agradable cena con el hombre que recibieron varias llamadas de la mujer a través de Facebook Messenger.

"¿Hola?", respondió Pedro.

"Oh, Dios mío", gritó la mujer al otro lado de la línea. "Hola, señor, gracias por atender mi llamada. Es solo... el hombre que encontró, ese es mi esposo. Ha estado desaparecido durante un par de meses”.

“Pensé que estaba muerto, pero ¡alabado sea Dios, está vivo!", expresó ella, abrumada por las emociones. "¿Dónde está él?", preguntó llorando.

Publicidad

"Él está aquí. No parece recordar nada. Creemos que lo robaron y lo dejaron en el bosque. No estamos seguros si sufrió algún trauma, pero no puede recordar quién era", explicó Pedro. “Dinos dónde vives y lo llevamos hasta su casa”, agregó.

Hombre sentado en un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

Inmediatamente, Lucy respondió con su dirección, que estaba a solo 30 minutos en automóvil de donde vivían. Daniela y sus padres llevaron al hombre a casa, donde tuvo un emotivo reencuentro con su familia.

Su esposa e hijos lloraban, abrazándolo uno por uno. No podía recordarlos, pero se dio cuenta de que eran su familia después de entrar a la casa y ver fotos de ellos juntos a lo largo de los años.

"Gregorio, soy yo, Lucy. ¿No me recuerdas en absoluto, cariño?", preguntó Lucy llorando mientras sostenía la mano de su esposo.

"Lo siento, Lucy. Desearía poder recordarte a ti y a nuestros hijos; de verdad lo intento. Es solo que... No sé qué me pasó en ese bosque. Perdí mi memoria y mis cosas, y yo no sé si alguna vez podré recordar", dijo con tristeza.

Publicidad

Lucy y sus hijos trataron de contarle al hombre sobre su vida por el resto de la noche. Le informaron su nombre, cumpleaños, miembros de la familia e incluso logros escolares y laborales.

Mientras tanto, Daniela y sus padres le dieron a la familia algo de privacidad al regresar a casa. Sin embargo, antes de irse, Lucy les pidió que dejaran su dirección. Quería volver a encontrarse algún día, una vez que Gregorio estuviera más tranquilo.

Lucy llevó a su esposo a los mejores neurólogos y psiquiatras del estado, con la esperanza de que pudieran ayudarlo a restaurar su memoria. Gradualmente, comenzó a recordar partes de su vida hasta que su memoria comenzó a regresar por completo.

Publicidad

Mientras estaba en el consultorio del médico, Gregorio recordó que lo habían robado en una estación de servicio. Lo llevaron a lo profundo del bosque y lo golpearon hasta que entregó todo lo que tenía.

Mujer llorando mientras sostiene un celular en sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Querían quitarme el anillo de bodas, y cuando me negué, empezaron a golpearme. Sufrí un fuerte golpe en la cabeza y terminé inconsciente”, recordó sobre la traumática experiencia.

Cuando Gregorio despertó, solo tenía una bolsa vacía con una jarra de agua y una foto de Lucy que debió haberse caído de su billetera y terminó siendo su única forma de identificación.

También tenía el pequeño amuleto de oro que llevaba dentro de la camisa que los ladrones no notaron. Estaba completamente perdido y terminó sobreviviendo en el bosque durante meses.

Al final, Gregorio estaba agradecido con Daniela y sus padres. Él y Lucy viajaron a su casa para agradecerles por su amabilidad.

Publicidad

Después de invitarlos a cenar, Gregorio sacó el amuleto de oro que había estado usando y lo colgó del cuello de Daniela.

Lee también: Rescatan a niña que pasó tres noches sola en un bosque y ella dice que es "una princesa"

"Gracias a ti, estoy en casa con mi familia. Obtuve esto de mi bisabuela. Trae buena suerte cuando más la necesitas. Creo que la suerte te llevó a encontrarme. Ahora, quiero que lo tengas y que cuando necesites ayuda, alguien también pueda ayudarte".

Hombre en el bosque viendo una estrella fugaz. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No siempre debemos pensar mal de los extraños solo por su aspecto: El padre de Daniela, Pedro, inmediatamente pensó mal de Gregorio después de verlo en una cueva oscura con su hija. Al final se dio cuenta de que la había alimentado y mantenido caliente mientras estuvo perdida.

La amabilidad no cuesta nada: Daniela y sus padres se aseguraron de ayudar a Gregorio a reunirse con su familia sin esperar nada a cambio. Al final, Gregorio decidió devolver su amabilidad dándole a Daniela su preciada posesión.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad