logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Meses después de ayudar a hombre sin hogar que perdió la memoria, mesera se hace millonaria - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando un indigente la salvó de un accidente, Amanda lo invitó a cenar a su casa. Después de escuchar su historia, ella le ofreció refugio por más tiempo. Pero luego, se toparon con alguien que lo reconoció y descubrió una verdad impactante.

Publicidad

“¡Cuidado!”, Amanda escuchó un fuerte grito y un par de fuertes brazos la empujaron fuera de la carretera.

Estaba cansada de su turno diario como mesera en el restaurante local de mariscos. El trabajo era desafiante, pero al menos era mejor que el comercio minorista.

Un hombre sin hogar recostado de un poste. | Foto: Shutterstock

Un hombre sin hogar recostado de un poste. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Desafortunadamente, estaba tan perdida en sus pensamientos que comenzó a cruzar la calle con el semáforo en verde. Pero un buen samaritano estaba parado cerca y la salvó.

Se dio la vuelta y miró al hombre. Le resultaba familiar. Amanda se dio cuenta de que era el indigente que a menudo rondaba por la zona.

Él nunca iba a su restaurante, pero ella lo había visto deambulando durante sus breves descansos para fumar. Su ropa estaba hecha añicos, su barba estaba demasiado crecida y sucia, y sus ojos parecían tristes.

Lee más: Mujer se convierte en multimillonaria después de besar a un mendigo - Historia del día

Publicidad

“Gracias Señor. Perdí la cabeza por un segundo y no me di cuenta de a dónde iba”, le dijo Amanda, agradecida por su ayuda. El hombre asintió, murmuró un imperceptible “de nada” y comenzó a alejarse.

La mujer miró su espalda alejándose por un segundo y lo llamó. Ella lo invitó a su casa a cenar. Por lo general, no haría algo así, pero su hijo se estaba quedando en la casa de un amigo esta noche.

Además, este hombre merecía una buena comida caliente, especialmente después de sus acciones heroicas.

Sorprendentemente, el hombre rechazó la oferta, pero Amanda no aceptó un no por respuesta. Ella insistió y se negó a dejar que se marchara hasta que él accediera.

Publicidad
Una mujer con anteojos sosteniendo un libro. | Foto: Pexels

Una mujer con anteojos sosteniendo un libro. | Foto: Pexels

Finalmente, él cedió y se dirigieron a casa de la mujer. Cuando llegaron, Amanda decidió que una comida no era suficiente.

Publicidad

Entró en su habitación y recogió algunas prendas que pertenecían a su difunto padre. Eran viejas, pero estaban limpias y en excelentes condiciones.

“Escucha, ¿por qué no te duchas? Te hará sentir mucho mejor. Aquí hay algo de ropa, y el baño está equipado con todo lo que puedas necesitar”, dijo la mujer, entregándole la ropa y casi empujándolo hacia el baño.

“¡Ah! Espera un minuto. Ni siquiera sé tu nombre”. El hombre la miró con ojos conmovidos y dijo: “Mi nombre es Paul. Gracias”.

Amanda sonrió cuando él cerró el baño y luego fue a la cocina a preparar la cena.

Publicidad

“Señora, ¿dónde pongo la toalla?”, la mujer escuchó mientras estaba revolviendo una salsa para pasta y se rio.

“Por favor, no me llames señora. Soy Amanda. Esa palabra me hace sentir…”.

La mujer iba a decirle que el término la hacía sentir vieja. Era una madre soltera de unos 30 años, pero ella todavía no se sentía adulta en absoluto. “Señora” puede ser respetuoso, pero ella siempre odió ese término.

Sin embargo, sus palabras murieron en su boca cuando vio a Paul. Estaba recién duchado y se había arreglado la barba prolijamente.

Dos platos con espaguetti sobre una mesa. | Foto: Pexels

Dos platos con espaguetti sobre una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre frente a ella era muy guapo y no era tan viejo como había pensado inicialmente. Debía tener cuarenta y tantos años. ¿Por qué estaba sin hogar?

Paul repitió su pregunta cuando Amanda se quedó boquiabierta durante demasiado tiempo, y ella salió de su sorpresa indicando dónde podía colocar la toalla.

La cena estaba lista, así que lo llamó a la mesa de la cocina. Mientras comían, ella le preguntó sobre su vida y cómo había terminado en la calle, esperando que no ser demasiado insensible.

“Lo siento, Amanda. Pero no tengo idea de lo que pasó”, reveló Paul mientras comía espaguetis.

Publicidad

“No entiendo”, dijo ella.

“Honestamente, yo tampoco. Un día me desperté en un callejón y eso fue todo. No tenía recuerdos. Nada. Todo lo que recordaba era mi nombre de pila. Todo lo demás desapareció”.

“Bueno, parece que se me dan bien las matemáticas y tengo algunos conocimientos generales sobre el mundo. Pero aparte de eso, todo es borroso”, reveló Paul y tomó un sorbo de una lata de refresco.

“Eso es una locura. ¿No fuiste a la policía? Probablemente podrían averiguar quién eres”, sugirió Amanda, comiendo sus espaguetis lentamente.

“Intenté eso, al principio. Pero en ese momento tenía algunos moretones en la cara y pensaron que estaba tomando algo. Me dijeron que me fuera si no quería que me arrestaran”, explicó Paul mientras terminaba su comida.

Publicidad
Mujer junto a una ventana tomando una bebida. | Foto: Pexels

Mujer junto a una ventana tomando una bebida. | Foto: Pexels

“No puedo creerlo. Se supone que deben ayudar”, murmuró la mujer, sin saber qué más decir.

“Sí, bueno. Sinceramente, esta ciudad no ha sido amable, y la temporada de nieve ha sido la peor. Quiero decir, sé que en Bozeman, Montana, cae mucha nieve, pero ha hecho mucho frío”.

Publicidad

“Esta es la primera vez que estoy dentro de una casa cálida desde que desperté hace unos cuatro meses”, agregó Paul, mirándola con la expresión más agradecida del mundo.

Amanda no tenía palabras. Ella siempre estaba luchando con el dinero. Ser madre soltera era difícil y dependía de las propinas del restaurante.

Pero al menos, su casa fue pagada por completo por sus difuntos padres y estaba perfecta. Aunque su factura de electricidad siempre subía durante el invierno.

Había estado pensando en eso mientras cruzaba la calle descuidadamente, pero ahora, se dio cuenta de que otros la pasaban aún peor. Paul no solo no tenía hogar, tenía hambre y frío, sino que tampoco recordaba su vida. Lo menos que podía hacer era ayudarlo.

Publicidad

“Tengo un plan”, comenzó Amanda y le dijo a Paul que pasara la noche en su casa, pues su hijo estaba en una pijamada esa noche. Era lo suficientemente seguro. Ella tenía una habitación de invitados que funcionaría para él.

Pero su plan consistía en mirar anuncios de personas desaparecidas y buscar en Facebook. Además, si iba a la estación de policía pidiendo ayuda, quizás podrían ser más amables.

“Por favor, debe haber alguien buscando a este hombre”, dijo Amanda, levantando su teléfono una vez más hacia el oficial de policía.

Mesas vacías en un restaurante. | Foto: Pexels

Mesas vacías en un restaurante. | Foto: Pexels

Publicidad

Había tomado una foto de Paul con su teléfono celular y se fue temprano en la mañana del día siguiente para ver si alguien podía ayudarla. Afortunadamente, era su único día libre esa semana. Mientras tanto, Paul se quedó en su casa.

“Señora, no hay ningún Paul en nuestro registro de personas desaparecidas. Si no tiene el apellido de esta persona, entonces es imposible. No podemos buscar por imágenes”, le dijo el oficial, y Amanda finalmente se dio por vencida.

Paul se levantó del sofá cuando la mujer entró en su casa. “¿Hay noticias?”, se preguntó, esperanzado.

“Lo siento, Paul. Aparentemente, no hay nadie con tu nombre reportado como desaparecido, y no hay nada que puedan hacer”.

Publicidad

“No reconocieron tu rostro, lo cual sigo pensando que es una locura”, suspiró Amanda, quitándose el abrigo, pero deteniéndose a mitad de camino. “Espera. Me olvidé. Tengo que ir al restaurante a recoger mi cuenta”.

“Iré contigo”, ofreció Paul, y Amanda supo que no tenía sentido rechazar su oferta. Hablaron en el autobús y ella se dio cuenta de que Paul tenía un gran sentido del humor.

Llegaron al restaurante y ella fue a la parte de atrás para ver a su gerente. El Sr. Pedroso era amable, pero era un tipo de jefe sensato. Esperaba que todos trabajaran duro y no toleraba las excusas.

Aunque había sido lo suficientemente comprensivo con Amanda en los últimos dos meses desde que ella trabajaba allí, especialmente cuando se trataba de su hijo.

Publicidad

“Aquí tienes, Amanda. Ahora ve a disfrutar tu día. Apuesto a que mañana habrá casa llena”, dijo el hombre entregándole el cheque.

Hombre con ropa elegante tomando una bebida. | Foto: Pexels

Hombre con ropa elegante tomando una bebida. | Foto: Pexels

Publicidad

"Seguro, gracias. Oiga, Sr. Pedroso, ¿sabe dónde puedo encontrar anuncios de personas desaparecidas?” preguntó la mujer.

“No sé. ¿En la estación de policía?”.

“Fui allí y no me ayudaron”.

“¿Que necesitas?”, cuestionó el gerente, frunciendo el ceño.

“Hay un hombre al que estoy ayudando. Perdió sus recuerdos hace cuatro meses y ha estado vagando perdido desde entonces. Me salvó ayer. Quiero ayudarlo”, explicó Amanda.

“¿Dijiste cuatro meses?”, preguntó el Sr. Pedroso, levantándose lentamente.

Publicidad

Lee también: Pobre madre soltera alberga a indigente: al día siguiente él desaparece y deja maleta con $100.000 - Historia del día

“¿Si porque?”

“Bueno, ¿dónde está? ¿Puedo conocer al hombre?”.

“Claro, me está esperando en la entrada”, reveló, confundida sobre el interés de su jefe en Paul.

El Sr. Pedroso la siguió, y Amanda pensó que su jefe estaba casi corriendo hacia la entrada. Todavía era lo suficientemente temprano como para que no hubiera otros empleados en el frente, y no abrirían el restaurante durante unas horas.

Publicidad
Hombre con barba y ropa elegante. | Foto: Pexels

Hombre con barba y ropa elegante. | Foto: Pexels

Paul estaba sentado en el área delantera, donde los clientes generalmente esperaban sus mesas si el lugar estaba demasiado lleno para sentarlos de inmediato.

Publicidad

Pero se puso de pie cuando los oyó venir. De repente, el Sr. Pedroso exclamó: “¡ROBERTO!”

Su jefe alcanzó a Paul y lo abrazó con fuerza.

“Sr. Suárez. ¿Dónde ha estado?”.

Paul miró al hombre confundido y no tenía idea de qué decir. “¿Sabe quién soy?”.

“¿Lo conoce?”, intervino Amanda.

“¡Ay, cierto! ¡Tu memoria! ¡Dios mío! Tenemos que llamar a tu hermana. Amanda, este es Roberto Suárez. ¡Ha estado desaparecido durante meses! Es por eso que lo que dijiste resonó conmigo”, dijo el gerente.

Publicidad

“¿Está seguro?”, preguntó con los ojos muy abiertos. Había estado trabajando durante dos meses y nadie había mencionado nada sobre la desaparición de un propietario, y a sus compañeros de trabajo les gustaban los chismes.

“Si, bueno. No hablamos de eso porque la Sra. Suárez, su hermana, odiaba el tema. Ella trató de manejar el restaurante al principio, pero luego me dio las riendas para hacer lo que yo quisiera”, comenzó el Sr. Pedroso, y sus ojos se llenaron de lágrimas inesperadamente.

“Pero ha sido difícil porque Roberto es mucho mejor gerente de restaurante que yo. ¡Se le extrañó, jefe!”.

Cámaras de vigilancia en un muro. | Foto: Pexels

Cámaras de vigilancia en un muro. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Pero recuerdo que mi nombre es Paul?”, declaró el hombre confundido.

“Oh, creo que tu segundo nombre es Paul. Podría estar equivocado. Podríamos verificar”, respondió el Sr. Pedroso.

“¡Vaya esto es genial!”, Amanda finalmente exclamó y sonrió ampliamente.

El Sr. Pedroso llamó a la hermana de Paul. Ella lloró en sus brazos y no podía creer que su hermano hubiera regresado.

La mujer confirmó que el segundo nombre de Roberto Suárez era Paul, y finalmente comenzaron a reconstruir lo que había sucedido. Paul se sorprendió al saber que provenía de una familia extremadamente rica, pero había trabajado duro para abrir su restaurante.

Publicidad

Vivía en uno de los edificios más lujosos de la zona y tenía un patrimonio neto de millones. Nadie podía creer que había vivido como una persona sin hogar durante meses, pero se veía completamente diferente en ese momento.

La única parte de la historia que no pudieron entender era que Paul había terminado sin sus recuerdos en un callejón. Eso fue hasta que la policía tomó su declaración.

Descubrieron imágenes de CCTV de esa noche hace cuatro meses. Paul había sido arrastrado por un par de ladrones que lo habían golpeado severamente. Eso explicaba su pérdida de memoria y falta de posesiones.

Después de poner todo en orden, Paul quiso retomar su vida y comenzó a trabajar en el restaurante. Sorprendentemente, conservaba todos los conocimientos relacionados con la gestión del negocio y la transición sin problemas al puesto.

Publicidad
Una pareja recién casada tomada de la mano. | Foto: Pexels

Una pareja recién casada tomada de la mano. | Foto: Pexels

Todo el mundo había vuelto a la normalidad, excepto que ahora prefería que lo llamaran Paul en lugar de Roberto o Sr. Suárez.

Publicidad

Sin embargo, a menudo tomaba descansos y hablaba con Amanda. Almorzaban juntos durante sus descansos y él le ofreció un aumento como agradecimiento por salvarlo. Aunque ella nunca quiso nada a cambio. Él la había salvado primero.

Finalmente, él la invitó a salir y ella aceptó. Paul conoció a su hijo y los tres hacían salidas familiares todo el tiempo. Un día, le propuso matrimonio a Amanda en la misma calle donde se habían conocido y ella aceptó.

Como la mujer lo había salvado sin esperar nada a cambio, Paul nunca le pidió que firmara un acuerdo prenupcial y Amanda nunca más tuvo que preocuparse por el dinero.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Un acto de bondad puede cambiar tu vida. Paul salvó a Amanda y ella le devolvió el favor, sin saber cuán drásticamente cambiaría su vida después.

Ayudar a otros puede traer recompensas. Amanda ayudó a alguien que otros ignoraban y se convirtió en millonaria en el proceso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Años después de que mesera compartiera almuerzo con indigente, empieza a trabajar para él - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre solitario se despierta con el timbre de la puerta: oye una voz débil decir: "¡Papá, ayuda!" - Historia del día

10 de marzo de 2022

Dueño de restaurante finge ser indigente tras ver a mesera llevándose las sobras - Historia del día

18 de abril de 2022

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

15 de marzo de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022