Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

Vanessa Guzmán
09 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El día de su boda, una joven novia descubre algunos detalles desagradables sobre el pasado del novio. Pero era demasiado tarde para cancelar la boda. Años después, ella consigue su venganza.

Publicidad

Delfina Pérez estaba segura de que iba a ser el día más feliz de su vida. Se pasó las manos por el satén deslizante de su vestido de novia y se volvió para mirar su silueta en el espejo de cuerpo entero.

Puso su mano sobre su vientre todavía plano. Nadie podía decir todavía que pronto sería no solo una esposa sino también una madre. Todos sus sueños se estaban haciendo realidad, y todo gracias a su propio príncipe azul. Delfina no tenía idea de que al final del día, sus ilusiones estarían hechas trizas.

Recién casados junto a asistentes a una boda. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Delfina caminó hacia el altar del brazo de su padre y se preguntó una vez más cómo había podido tener tanta suerte. Juan Valencia era el hombre perfecto. ¡Era tan guapo, amable y cariñoso!

Y, sobre todo, pensó Delfina “¡era tan honesto!”. Cuando lo conoció, una de las primeras cosas que le dijo fue que era pobre. "No puedo igualar tu estilo de vida", había dicho. "No puedo llevarte a restaurantes elegantes".

Así que su primera cita había sido en un pequeño restaurante donde el dueño era el mesero y su esposa la chef. Fue dulce, romántico y perfecto, y fue esa noche que Delfina se enamoró de Juan.

Cuando descubrió que estaba embarazada a los seis meses de relación, esperaba que él reaccionara mal, que desapareciera. Pero él se arrodilló y le pidió que se casaran. Tenía lágrimas de felicidad en los ojos.

Publicidad

"No te merezco", había dicho. "No tengo nada que darte excepto amor". Para Delfina, ese amor había valido una docena de fortunas y ella lo había dicho. Ella aceptó a Juan y fijaron la fecha de la boda.

Los padres de Delfina no estaban muy impresionados con Juan. "Delfina", dijo su padre, "cariño, no tienes que casarte con este hombre. Te ayudaremos con el bebé, lo sabes".

"Papi", respondió ella, "sé que no tengo que casarme con él, ¡pero quiero hacerlo!".

Los padres de Delfina aceptaron su decisión y su regalo de bodas había sido una hermosa casa en una comunidad privada exclusiva. Además, le dieron un cheque por $1 millón.

Publicidad

Lee también: Tres vecinas descubren que están comprometidas con el mismo hombre: solo una hereda sus $8,3 millones - Historia del día

"Va a ir a una cuenta a nombre de ambos", le dijo Delfina a Juan. "¡Quiero que estemos como iguales!". Juan se negó, pero Delfina lo logró convencer.

Pareja feliz. | Foto: Unsplash

Publicidad

Ahora, que estaba al lado de Juan y lo escuchó decir: 'Sí, acepto', estaba segura de que era lo correcto. "Hasta que la muerte nos separe..." dijo y sonrió.

Luego se vio abrumada por una ola de simpatizantes, amigos y familiares. En el lado de la iglesia de Juan, solo había cinco personas: sus padres, su hermano, dos amigos y un niño pequeño.

Delfina se acercó a la madre de Juan y la abrazó. "Estoy tan contenta de que haya podido venir después de todo, señora Valencia", sonrió. "¡Es un día tan especial para nosotros! ¡Único en la vida y estoy segura de que Juan aprecia tenerla aquí!".

La señora Valencia se encogió de hombros. "Bueno, le estaba diciendo a mi esposo, ya que fuimos a todos los demás, ¡podríamos ir a este!".

Publicidad

"¿Los demás?", preguntó Delfina algo desconcertada.

"Bueno, ¡las otras bodas de Juan", contestó la Sra. Valencia. "¡Él nunca me invitó a los divorcios!".

"¿Juan estuvo casado antes?", consultó Delfina con la respiración agitada.

"¡Cuatro veces!", dijo la madre del ahora esposo de la joven millonaria. "¡Eres el número cinco!".

Delfina se congeló. Juan nunca le había dicho que se había casado antes ni una sola vez, y mucho menos cuatro veces. Luego, la Sra. Valencia hizo otra sorprendente revelación. Puso una mano sobre la niña que estaba a su lado y la hizo avanzar.

Publicidad

Test casero de embarazo. | Foto: Unsplash

"Espero que me quites a la niña de las manos", dijo. "Soy demasiado mayor para criar a la hija de Juan ¡Esa es tu responsabilidad ahora!".

Publicidad

Delfina miró a la niña consternada. Tenía unos cinco años, era delgada y bonita, con grandes ojos azules, y se parecía mucho a Juan. "La hija de Juan", susurró Delfina, "¡Por supuesto! ¿Cómo te llamas, cariño?".

Delfina tomó a Abril de la mano y se fue a buscar a Juan. "Parece que tenemos algunas cosas que discutir", le dijo.

“Delfina", dijo Juan con delicadeza, "por favor, no te enfades conmigo. Tenía miedo de que me alejaras porque había cometido algunos errores. Ni siquiera sabía lo que era el amor hasta que te conocí". Había lágrimas en los ojos de Juan y el corazón de Delfina se derritió.

"Está bien", dijo ella. "¡Te amo y te acepto, y sé que tú, yo, Abril y el nuevo bebé seremos muy felices juntos!".

Publicidad

Pero el optimismo de Delfina no le duraría mucho. A medida que su embarazo avanzaba y ella intentaba construir una nueva vida con Abril y Juan, su decepción con su supuestamente perfecto príncipe azul crecía.

Juan ya no era cariñoso ni considerado, ya no pasaba cada momento libre con ella y no le prestaba atención alguna a su hija. Tampoco era modesto y humilde.

Hombre poniéndole anillo de compromiso a su novia. | Foto: Unsplash

Publicidad

Delfina era cada vez más infeliz, pero estaba demasiado avergonzada para contarles a sus padres sobre lo que sentía. Un día, Juan sugirió que Delfina llevara a Abril a casa de sus padres, en otra ciudad, durante el fin de semana. "Tengo que hacer un trato", dijo, "y no tendré tiempo para ustedes dos".

Delfina miró a Juan con tristeza. "Nunca lo tienes", dijo suavemente. Pero ella estuvo de acuerdo, y dos días después, voló junto a la niña para quedarse con sus papás en su hermosa casa junto al mar.

Cuando regresó, recibió un gran golpe. Intentó abrir la puerta de su casa y descubrió que la llave no encajaba. Descubrió, para su horror, que Juan había vendido la casa. ¡Ese era el trato que había estado finalizando! También había vaciado su cuenta bancaria conjunta. El millón de dólares se había ido.

Publicidad

Pero había una cosa que Juan había olvidado: Abril y, por supuesto, el bebé por nacer que Delfina gestaba en su vientre. Finalmente, les contó a sus padres lo sucedido y ellos inmediatamente la rescataron.

El padre de Delfina, insistió en que fuera a la policía y comenzaron una investigación. Al final resultó que, de hecho, Juan se había casado cuatro veces antes de casarse con ella, ¡pero no se había molestado en divorciarse de sus esposas!

Lee también: Envió dinero a su novia por 3 años, hasta que descubrió el engaño de su compañera de cuarto

Gracias a Delfina, Juan fue arrestado y se recuperó el dinero que les había robado a todas sus esposas. La futura madre conoció a las damas e hizo una restitución completa de sus bienes, mientras que Juan estuvo en prisión durante mucho, mucho tiempo.

Publicidad

Delfina tuvo a su bebé: un niño al que llamó Luis Alejandro. Adoptó a Abril y terminó teniendo una vida tranquila y feliz.

Hombre en prisión. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Toma el tiempo necesario para conocer a alguien antes de comprometerte con él: Delfina se enamoró de una ilusión, pero pronto descubrió que su matrimonio con Juan era una farsa. No lo conocía en absoluto.

Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, por lo general no lo es: No hay héroes de cuentos de hadas, y cuando encuentres uno, comienza a buscar algún defecto. Incluso los hombres buenos y amorosos tienen algo en que fallar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad