logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tres vecinas descubren que están comprometidas con el mismo hombre: solo una hereda sus $8,3 millones - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 mar 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tres mujeres descubren que están comprometidas con el mismo estafador en su funeral, pero solo una de ellas hereda su fortuna de 8.3 millones de dólares.

Publicidad

Bernardo Gutiérrez era un hombre apuesto, con mucho encanto y un talento particular para conquistar a mujeres mayores. Sabía exactamente qué decir y qué hacer, y en poco tiempo, las damas creían que había encontraron al amor de sus vidas.

Por supuesto, Bernardo no era el hombre más honesto. Más bien era una persona cruel que manipulaba las emociones de sus víctimas diciéndose a sí mismo: "¡Ya es hora de que una estúpida aprenda de qué se trata la vida!”.

Casa conjuntas de un vecindario. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Bernardo era un estafador, y muy habilidoso. Había amasado una fortuna superior a los 8 millones de dólares. No tenía intención de abandonar su lucrativa profesión. Era muy bueno en eso, y sentía un malicioso placer al engañar a sus víctimas y romper sus ilusiones.

Bernardo no era un hombre muy agradable, pero sí inteligente y audaz. Se llegó a involucrar en un plan para estafar a tres mujeres diferentes que vivían en la misma calle y robarlos sus ahorros. Lo consideró un desafío.

Así que primero se mudó con Francis Coronel y la despojó de $300.000, luego vivió con su vecina Teresa Morillo, a quien le robó $430.000, y después decidió intentar un triplete con la mujer del otro lado de la calle.

Publicidad

Abordó a Clara Fernández, una viuda de 56 años, después de comprobar que tenía una cantidad considerable de dinero, gracias al seguro de vida, tras la muerte de su esposo.

Durante seis semanas, tuvo un romance con ella. La llevó a bailar y a cenar a los restaurantes más caros de la ciudad. Le envió flores y cartas de amor.

Clara se sintió como si fuera la mujer más querida del mundo, como si por fin alguien la viera. Y poco después se enamoró.

Dos meses después de su primer encuentro, Bernardo se arrodilló y le pidió que se casara con él. Ella ni siquiera dudó. Clara dijo que sí y lució con orgullo el enorme diamante que él le había regalado.

Publicidad

Los dos comenzaron a planear su boda. Bernardo dijo: "Sé que te casaste antes, Clara, pero yo no. Quiero una gran boda y quiero que te vistas de blanco para mí".

Clara se sonrojó. "¡Ay, Bernardo! ¡A mi edad! El blanco es para novias vírgenes, jovencitas".

Lee también: Mujer de 23 años finge su secuestro para estafar a su novio millonario

Bernardo le besó la mano y susurró: "Clara, creo que me gané tu corazón virgen. Dime, ¿alguna vez has amado a alguien como me amas a mí? Porque sé que nunca sentí por nadie lo que siento por ti".

Hombre joven con traje elegante. | Foto: Unsplash

Publicidad

Así que, por supuesto, Clara fue a comprar un hermoso vestido de novia y se derretía cada vez que Bernardo tocaba "White Lace and Promises" para ella. Clara volaba alto en el amor, y fue entonces cuando Bernardo lanzó su golpe.

Un viernes por la tarde la recogió para un picnic, pero no era del todo él mismo. Estaba distraído, distante. "Cariño, ¿qué pasa?", preguntó Clara, preocupada.

"No es nada, cariño", dijo Bernardo sonriendo. "Son solo negocios, nada de qué preocupar a tu linda cabeza".

"¡Anda, cuéntame!", dijo Clara. "¡Quizás pueda ayudar!".

"Clara, la cuestión es que me han ofrecido la posibilidad de comprar una nueva empresa y podría ser el trato de mi vida", dijo Bernardo en tono triste.

Publicidad

"Desafortunadamente, mi dinero está inmovilizado en un depósito a seis meses que mi gerente financiero inventó para los impuestos... Así que voy a tener que dejar pasar la oportunidad".

"¿Cuánto es, Bernardo?", preguntó Clara.

"Doscientos mil dólares", dijo Bernardo. "Una buena cantidad de dinero en efectivo".

"Pero cariño", gritó Clara. "¡Yo puedo prestarte el dinero!".

Mujer mayor. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No, Clara", dijo Bernardo con firmeza. "¡No aceptaré un centavo de ti! ¿Qué pasa si algo sale mal? ¡No, nunca!". Pero Clara siguió insistiendo y él, fingiendo no querer su dinero. Finalmente, accedió, pero con una condición.

"Iremos a mi banco, Clara", dijo. "Y te daré el código de transferencia, así que, si algo sale mal, ¡sabes que recuperarás tu dinero!".

Bernardo llevó a Clara al banco y le mostró la copia impresa de su cuenta que tenía $8.3 millones, luego le dio el código. Después de eso, Clara felizmente le escribió a Bernardo un cheque por $200,000.

"Nena", dijo Bernardo con lágrimas en los ojos. "¡Te amo tanto! Voy directamente al corredor con esto, y te recogeré para cenar esta noche a las 8:00 p.m. ¿de acuerdo? ¡Ponte algo especial!".

Publicidad

Esa noche, Clara se vistió de punta en blanco y usó el perfume favorito de Bernardo. Luego esperó con impaciencia a su amado a la hora pautada. Por supuesto, no apareció. Clara estaba frenética de preocupación. “¿Qué le pudo haber pasado?”.

Ella lo llamó varias veces, pero las llamadas se fueron al correo de voz una y otra vez. El sábado por la mañana, Clara estaba destrozada. Estaba segura de que Bernardo había tenido un accidente, que yacía en algún lugar de un hospital.

Finalmente, Bernardo contestó el teléfono. "¿Sí?", atendió con frialdad. "¿Quién pasó?".

"¡Bernardo!", exclamó Clara conteniendo la respiración. "¡Gracias a Dios que estás bien! He estado tan preocupada".

Publicidad

Anillo de compromiso. | Foto: Unsplash

"Escucha, vieja, deja de llamarme, ¿de acuerdo?", dijo él. "Hemos terminado. Tengo lo que quería de ti".

Publicidad

"¿Qué?", preguntó Clara desconcertada. "Bernardo, creo que debes estar enfermo".

"¡Estoy harto de ti, eso es lo que es! ¿Eres tan estúpida que no sabes que te he estafado?". Y con eso, desconectó la llamada. Cuando Clara intentó llamar de nuevo, se dio cuenta de que la habían bloqueado.

Bernardo sonrió. Obtuvo tanta satisfacción haciendo daño a las mujeres como tomando su dinero. Clara, con su dulce sonrisa y su bondadoso corazón, había sido irritante para él... Bernardo salió de su edificio radiante de satisfacción.

Tal vez ya estaba listo para retirarse, solo una estafa más... Bernardo salió a la calle y todavía estaba sonriendo cuando un taxista que iba a toda velocidad lo atropelló. No había forma de que sobreviviera al accidente.

Publicidad

Y como había incluido a Clara como pariente más cercano en su banco, la policía la contactó. Ella se quedó atónita. Solo una hora después de que él le rompiera el corazón, Bernardo estaba muerto.

Era casi como si el Karma hubiera tomado todo en sus manos. "El banco…”, dijo Clara, bastante impactada. ¡No habría tenido tiempo de cancelar el código que le había dado!

Así que Clara se puso en contacto con una funeraria y arregló todo para un funeral modesto para el difunto Bernardo. El lunes por la mañana, muy temprano, Clara estaba en el banco y transfirió la totalidad de los $8,3 millones a su cuenta bancaria.

Hombre haciendo anotaciones. | Foto: Unsplash

Publicidad

El funeral de Bernardo no contó con mucha asistencia, a excepción de otras dos mujeres que Clara reconoció del vecindario. Entonces Clara vio los anillos de compromiso en sus dedos, ¡idénticos a los de ella!

"¿Por cuánto las estafó, señoras?", preguntó Clara.

Teresa suspiró: "Se llevó 430.000 dólares... Todo lo que tenía".

Francis también respiró profundo y dijo: "¡Conmigo, fueron $300.000! Todos mis ahorros”.

Clara sonrió. "¡El karma lo atrapó! ¡Murió antes de que pudiera cancelar el código de retiro que me dio y obtuve $8.3 millones completos!".

Publicidad

Lee también: La triste vida de Ruth, la mujer de Bernard Madoff: la trágica muerte de sus hijos y una reputación arruinada

Clara dividió el dinero con Francis y Teresa, y una semana después, las tres mujeres se fueron a las Bahamas de vacaciones, ¡pagadas por Bernardo!

Mujeres divirtiéndose. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre que un novio o amante mencione dinero, ¡corre en sentido contrario! Clara, Francis y Teresa cayeron en el truco más antiguo de un estafador. Mantenga el dinero y el amor separados.

Tarde o temprano, la factura de la malicia llegará: Bernardo vivía estafando a las mujeres y rompiéndoles el corazón de muchas, pero el karma detuvo repentinamente su carrera.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad