logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

Vanessa Guzmán
16 may 2022
01:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mientras todos los demás ignoraban a una pobre anciana, un niño decidió ayudarla llevándole la compra. Un par de días después, su madre se sorprendió al recibir una recompensa por ello.

Publicidad

En un pequeño pueblo de Estados Unidos, la gente a menudo se ocupaba de sus asuntos y no se prestaba atención unos a otros. Esto era una norma hasta que un día, un niño de 11 años llamado Tomás decidió cambiar eso.

Todos sus amigos jugaban béisbol después de la escuela, pero Tomás pasaba tiempo en la biblioteca. Disfrutaba leyendo en paz, ya que le gustaba aprender sobre las diferentes moralejas que podía aprender de los libros. Esa semana, estaba leyendo "Good People Everywhere" de Lynea Gillen.

Estantes con libros. | Foto: Pexels

Publicidad

El libro enseña a los niños a ser cariñosos, amables y agradecidos con todos los que los rodean. Muestra cómo las personas son buenas, porque eligen hacer cosas que facilitan la vida de todos: cuidar de los demás, construir las casas de otras personas y dar a luz a sus bebés.

Mientras caminaba a casa desde la biblioteca, pasó por delante de la tienda de comestibles local donde vio a una anciana que luchaba por cargar sus bolsas con las compras. La mujer se balanceaba de un lado a otro mientras caminaba.

Varias personas pasaron junto a ella y, aunque notaron que estaba luchando, no se detuvieron para ayudarla. Tomás decidió correr hacia ella y quitarle las bolsas de las manos. "Déjame acompañarla a casa", le dijo a la mujer mayor.

Publicidad

La mujer, Linda, mostró su agradecimiento con el niño porque estaba a punto de llorar ante la dificultad por la que atravesaba. "Oh, querido. Eres un enviado del cielo. Gracias, dulce niño", dijo.

Tomás le sonrió, ofreciéndole su brazo para guiarla. Ella enlazó su brazo con el de él y caminaron uno al lado del otro mientras él cargaba las bolsas.

Esa noche, Linda estaba preparando la cena para ella cuando vio desde su ventana a un hombre pobre y sin hogar. Estaba parado al costado del camino, luciendo delgado y hambriento.

De repente recordó al niño que la había ayudado ese mismo día. Un pensamiento repentino vino a su cabeza, y caminó hacia la puerta principal. "¿Te gustaría cenar algo?", preguntó mientras se acercaba al hombre.

Publicidad

Lee también: Niño de 4 años ve a una anciana caminando bajo la lluvia y se apresura a ayudar

El hombre se sorprendió de que alguien le hubiera hablado. Él le sonrió y asintió. "Gracias, señora. No he comido en días. Muchas gracias".

Mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Linda preparó otro lugar en la mesa para su invitado. El hombre, que se presentó como James, se comió la mitad de la comida de su plato para la cena y quería dejar el resto para comerla en el desayuno.

"No te preocupes. Todavía hay suficiente comida para desayunar. Adelante, termina tu cena", le dijo Linda al hombre. Volvió a sonreír, agradecido por la generosidad de la anciana.

Al día siguiente, Jaime estaba sentado afuera, desayunando, cuando pasó un hombre con traje de negocios. Un par de momentos después, notó que la billetera del hombre se había caído de su bolsillo cuando cruzó la calle.

Lo recogió y se sorprendió al ver que la billetera estaba llena de billetes de cien dólares. Con este dinero, podría alquilar una habitación por un par de noches y comprar comida para semanas, pensó Jaime.

Publicidad

Sin embargo, recordó a la anciana que lo ayudó anoche. Vio que la figura del hombre se alejaba, así que decidió correr tras él. Lo alcanzó y le devolvió la billetera.

"Se le cayó la billetera, señor", dijo, devolviéndola. Sorprendido, el hombre del traje agradeció porque se dirigía al hospital para pagar el tratamiento de su madre enferma.

Le dio a Jaime algo de dinero, presentándose como Richard. Si bien Jaime dudó al principio, aceptó el dinero con gracia. "Gracias por ser honesto. Dios te bendiga", expresó Richard antes de alejarse.

Richard pudo pagar el tratamiento de su madre y la llevó a su casa ese mismo día para que se recuperara por completo bajo su cuidado.

Publicidad

Un par de días después, Richard, propietario de una empresa de construcción, buscaba un terreno para construir nuevas casas de lujo. En las afueras de la ciudad, vio a una madre y su hijo de 11 años: eran Tomás y su mamá. Vivían en un pequeño remolque.

Hombre de negocios. | Foto: Pexels

Publicidad

"Tomás, ¿a dónde vas?", Richard escuchó a la madre preguntarle a su hijo.

"Voy a la biblioteca, mamá. No tenemos espacio aquí para traer libros a casa. Leeré allá, si te parece bien", respondió.

Su madre se sintió terrible por no poder apoyar el amor de su hijo por la lectura al tener un pequeño rincón de lectura en casa. El remolque era todo lo que podía pagar.

Mientras Richard escuchaba la conversación, de repente recordó su propia infancia. Su madre también era pobre y, aunque le encantaba leer, no podía tener ningún libro porque no tenían dinero para comprarlos.

Publicidad

Richard se acercó a Tomás y su madre. Se presentó como un hombre de negocios que trabajaba en un desarrollo cercano. Mientras hablaba con ellos, descubrió que vivían en el tráiler porque era la única propiedad que tenían.

Richard empezó a frecuentar la zona. A solo un par de cuadras de donde estaba estacionado el tráiler, estaba desarrollando una nueva casa de lujo que planeaba poner a la venta. Empezó a visitar a Tomás y su mamá, hablándoles de cosas al azar.

"¿Qué quieres ser cuando seas grande, Tomás?", le preguntó al niño durante una de sus visitas.

"Me gustaría ser veterinario. Me encanta leer libros sobre animales, así que siempre voy a la biblioteca a leer un par de ellos", reveló el chico.

Publicidad

Al enterarse de que Tomás quería tener un espacio más grande con un rincón de lectura, Richard decidió darles un nuevo hogar, ya que era capaz de hacerlo.

Mujer parada junto a un trailer viejo. | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, llegó al tráiler y les dijo a Tomás y a su mamá que se mudaran. La mamá de Tomás estaba enojada. "¿Es por eso que nos has estado visitando? ¿Para qué puedas sacarnos de nuestro tráiler? ¿Cómo pudiste? A Tomás realmente le agradaste", dijo.

Richard negó con la cabeza. "Necesitan mudarse de aquí para tener un nuevo hogar", les dijo. "¿Podrías venir conmigo? Te mostraré", indicó.

El hombre rico llevó a Tomás y a su madre a dar un paseo. Los llevó a otra parte de la ciudad y se detuvo cerca de una casa grande. "Esto es tuyo", dijo Richard, entregándole una llave a la mamá del niño.

"¿Hablas en serio?", preguntó. Richard asintió.

Publicidad

"Mira, desarrollo casas para ganarme la vida y obtengo muy buen dinero con eso, pero nunca pude dejar ir esta casa en particular porque era de mi madre. La gente ofrecía $265.000, pero no pude venderla. Pero tampoco quería vivir en ella. Decidí mantenerla para algo especial”, explicó.

Lee también: Niño que estuvo sin hogar por años comienza a llorar cuando ve su primera cama

Tomás y su madre lloraron. Estaban agradecidos y felices por la oportunidad y no podían entender por qué Dios de repente los bendijo con tal regalo. "No hicimos nada para merecer esto", susurró la madre del niño.

No sabían que todo esto comenzó con una simple buena acción de Tomás. Cada buena acción marca la diferencia, y las personas se inspiran para devolverla. Se trató de una cadena de bondad que tuvo su recompensa.

Publicidad

Maquinaria de construcción. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No dejes que la cadena de bondad termine contigo: Cuando experimentes un acto de bondad de alguien, devuélvelo para que la cadena de bondad nunca se rompa.

Publicidad

Cuando haces el bien, la vida encontrará la forma de devolverte tu bondad: Lo que se siembra se recoge. La vida encontrará la manera de devolverte tu bondad de una forma u otra.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad