logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Sean Connery "no tenía vida" en sus últimos meses y tuvo su "último deseo" en su lecho de muerte

Georgimar Coronil
19 may 2022
13:05
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Sean Connery alcanzó la fama cuando se convirtió en el primer James Bond. Pero a pesar de tener una vida plena y llena de éxitos, tanto en su carrera como en su vida personal, vivió sus últimos días en medio de una terrible enfermedad.

Publicidad

Sean Connery nació el 25 de agosto de 1930 en Fountainbridge, Edimburgo. Su madre era limpiadora y su padre camionero. Una vez que tuvo la edad suficiente, aceptó una lista de trabajos mal pagados como lechero, camionero y pulidor de ataúdes.

A los 23 años, tuvo que elegir entre ser futbolista o actor, y aunque demostró tener mucho potencial como deportista, eligió la actuación. Sin duda una buena decisión, ya que tiempo después se convertiría en el primer James Bond, para la exitosa franquicia cinematográfica.

Sean siguió ganando fama, protagonizando películas de éxito como "The Untouchables", e incluso fue proclamado "El hombre vivo más sexy" por la revista People en 1989. Sin embargo, su éxito no se limitó solo a su carrera. Se extendió a su vida personal, ya que tuvo uno de los matrimonios más longevos de la industria.

Publicidad

Lee más: Sean Connery fue un "hombre ejemplar" para su esposa a pesar de presuntas infidelidades: ella estaba con él cuando murió

LA HISTORIA DE AMOR DE CONNERY Y ROQUEBRUNE

El primer matrimonio de Connery fue con la actriz Diane Cilento, de 1962 a 1973, la pareja tuvo un hijo. Sin embargo, como muchas otras relaciones de Hollywood, la suya parecía estar destinada al fracaso. Los esposos pasaron la mayor parte del tiempo entre rupturas y reconciliaciones inútiles.

Durante uno de estos episodios, Connery que estaba frustrado con su matrimonio y su trabajo, se fue con unos amigos a Casablanca para asistir a un torneo de golf y desahogarse.

Publicidad

Allí conoció a Micheline Roquebrune, una artista francesa de origen marroquí. Estaba casada y tenía tres hijos pequeños, pero eso no impidió que Connery la cortejara.

Ella no hablaba inglés y Sean no sabía ni una palabra de francés, pero eso era lo que menos le preocupaba.

Sean Connery y su esposa Micheline Roquebrune en Murcia España en 1973. | Foto: Getty Images

Publicidad

Tres meses después de su primer encuentro, Connery la llamó para declararle su amor. Irónicamente, aún estaba casado con Cilento y tuvo que romper con ella para estar con Roquebrune, al igual que tuvo que romper con una antigua novia para salir con Cilento.

Roquebrune recuerda la primera vez que puso sus ojos en Sean y dijo que pensaba que tenía un físico excelente. "Pero ese primer día no sabía quién era ni nada sobre él. Luego, soñé que veía a ese hombre. Estaba en sus brazos. Y pensé: 'Por fin, paz'", reveló.

Su conexión fue instantánea, y poco después comenzaron su romance. Además de producir obras de teatro, Roquebrune también mostraba un gran interés por el golf y a menudo jugaba con Connery a medida que avanzaba su relación.

Publicidad

La pareja tenía un nexo tan intenso que el actor reconoció una vez a Roquebrune por sus pies. Contó que no se veían mucho durante sus primeros días de noviazgo, ya que ella aún vivía en el norte de África.

Una vez, en el aeropuerto, estaban en colas separadas que venían de vuelos diferentes cuando vio unos pies familiares bajo el tabique que separaba las filas e inmediatamente los reconoció como los de Roquebrune. Tuvo que abrirse paso entre la multitud para esperarla en el otro extremo.

Los tortolitos acabaron casándose en 1975 y siguieron juntos a pesar de la relación amorosa de Connery con Lynsey de Paul.

Sean Connery con su esposa Micheline Roquebrune en el cine Odeon el 18 de abril de 1990 en Londres Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

UN MATRIMONIO LARGO Y FELIZ

Si alguna vez hubo un secreto para un matrimonio largo y feliz, Connery y Roquebrune lo entendieron perfectamente. Su amor era sólido como una roca, y Connery elogiaba a su esposa diciendo:

"Micheline es una mujer increíble. Es el amor de mi vida".

Incluso a medida que avanzaba su edad, la pareja seguía teniendo citas y dando sabor a su matrimonio. En una ocasión fueron fotografiados a la salida de una tienda de lencería, con Roquebrune admirando algunas piezas sexys mientras Connery parecía rehuir y mirar en la dirección contraria.

Publicidad

Lee más: Hijo de Sean Connery juró que su papá no era un "monstruo" después de que su madre dijo que no heredaría sus millones

Pero más allá de las citas y las compras de lencería, la pareja también se unió por su amor mutuo al golf. Incluso mientras jugaban en el campo, siempre pensaban el uno en el otro, y Connery se preguntaba en voz alta dónde estaba su esposa y qué estaba haciendo.

A veces, su mujer le recordaba que estaban envejeciendo, pero a Connery eso no le preocupaba. Tenía el régimen de ejercicios de un hombre de la mitad de su edad, con un paseo matutino en bicicleta por su barrio y un baño por la tarde. Decía:

Publicidad

"Micheline me dice a veces: 'el tiempo se precipita', pero no me preocupa envejecer".

Sean Connery y su esposa Micheline Roquebrune en un acto benéfico de Lexus en La Quinta California el 16 de diciembre de 1998. | Foto: Getty Images

SU LENTO DECLIVE

Publicidad

Connery llevaba una vida sana. Cuando entraba en una sala llena de celebridades de la lista A en sus mejores tiempos, todos se callaban y se arremolinaban a su alrededor. Y aunque se había convertido en la personificación del éxito como James Bond, más tarde aborreció el papel.

Tiempo después, el famoso se retiró a una vida tranquila en las Bahamas con su esposa. Entonces dio instrucciones a sus agentes para que rechazaran todos sus trabajos, y a pesar de que los productores le ofrecieron carretillas llenas de dinero para hacer un cameo, no mostró ningún interés.

Pasó la mayor parte de sus últimos años jugando al golf en el club privado de cinco estrellas situado detrás de su casa.

Publicidad

Sean Connery y su esposa Micheline Roquebrune en el cine Fountain Bridge. | Foto: Getty Images

ENFERMEDAD Y MUERTE

Los últimos meses de la vida de Connery se caracterizaron por la demencia, pero sus seres queridos se dedicaron a estar a su lado durante sus últimos momentos. Se fue tan tranquilo como había querido. Su mujer diría de sus últimos días:

Publicidad

"No era vida para él. No era capaz de expresarse últimamente. Al menos murió mientras dormía, y fue muy tranquilo".

El 31 de octubre de 2020 dio su último suspiro en su casa de Lyford Cay (Bahamas), a los 90 años. Su hijo compartió que había estado enfermo durante algún tiempo y que la familia se estaba tomando un tiempo para entender la situación. Roquebrune añadía:

"Tenía demencia y eso le pasó factura. Cumplió su último deseo de irse sin alboroto".

Sean Connery en el USTA Billie Jean King National Tennis Center el 29 de agosto de 2017 en Queens Nueva York. | Foto: Getty Images

Publicidad

Su certificado de defunción indicaba que Connery había fallecido por una insuficiencia respiratoria debido a una neumonía y a la edad.

Pese al deterioro físico del actor, el amor entre Sean y Micheline su mantuvo intacto, como lo evidenció su última foto juntos, tomada en su 45º aniversario, en la que Connery miraba a la cámara mientras su mujer lo veía cariñosamente.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.