logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Padres prefieren al hijo menor y descuidan al mayor: el chico desaparece y regresa 11 años después - Historia del día

Vanessa Guzmán
15 jun 2022
14:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Pedro tenía 11 años cuando nació su hermanito, Carlos, e inmediatamente notó que sus padres dejaron de preocuparse por él. A los 17 finalmente se escapó y ni siquiera lo buscaron. Sin embargo, regresó 11 años después e hizo algo increíble por su familia.

Publicidad

Pedro miró las calles vacías de su ciudad y se preguntó qué haría con su vida. Era una noche fría, y solo tenía su mochila encima. Nada más. Tenía 17 años y acababa de fugarse de casa. Ni siquiera dejó una nota atrás.

Pasaron algunos autos y se preguntó qué hacer ahora. Finalmente lo había hecho. Se había alejado de sus padres y de su abandono durante los últimos seis años. Las cosas no siempre habían sido así. Al menos, a él no le parecía así.

Retrato de un bebé. | Foto: Pexels

Retrato de un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Sus padres, Marcia y Jorge, lo habían tratado bien durante casi toda su infancia. Parecían buenas personas que se preocupaban por él y siempre estaban ahí para él. Era difícil imaginarlos de otra manera hasta que nació Carlos.

Durante años, había querido un hermano. Una vez incluso le pidió uno a Santa en una carta de Navidad. Sus padres se rieron en ese momento y recordó cómo dijeron: "Veremos qué podemos hacer". Pero él era un niño pequeño en ese entonces.

Cuando tenía 11 años, su madre, Marcia, descubrió que estaba embarazada. Él era el preadolescente más feliz del mundo. Ayudó a su papá a preparar la habitación del bebé, ahorró su mesada para comprarle algunos juguetes y esperaba convertirse en el mejor hermano mayor de la historia.

Publicidad

Pero las cosas cambiaron inmediatamente después del nacimiento de su hermano menor. Al principio entendió que sus padres estaban cansados ​​por el llanto constante en la noche y el esfuerzo extra de tener un segundo hijo. Era lo suficientemente maduro para comprenderlo.

Desafortunadamente, las cosas comenzaron a empeorar para él. Sus padres le dieron a Carlos toda su atención. Todo eso y más. Muy pronto, dejaron de asistir a sus partidos de fútbol, ​​se olvidaron de recogerlo de la escuela e incluso ignoraron sus cumpleaños. Parecía no haber ninguna razón.

Eventualmente, la mayoría de las tareas de la casa recayeron sobre sus hombros con el pretexto de "enseñarle responsabilidades". Él lavó los platos. Trapeó los pisos. Hacía la comida. Pero no reconocieron sus acciones.

Publicidad

Nada fue suficiente para recuperar siquiera una pizca de la atención de sus padres. Simplemente, dejaron de preocuparse por él. Su mundo giraba en torno a Carlos, y no tenía sentido para Pedro. ¿Qué había hecho mal? Siempre se culpaba a sí mismo. Sin embargo, nunca imaginó lo que sucedería después.

Unos meses después de cumplir 17 años, Pedro escuchó a sus padres discutiendo en su habitación. No estaban enojados, pero estaban hablando seriamente. Sabía que estaba mal, pero no pudo evitar escuchar a escondidas.

Persona lavando platos. | Foto: Pexels

Persona lavando platos. | Foto: Pexels

Publicidad

Lee también: Padres echan a su hijo tras su cumpleaños: luego le ruegan que regrese, preocupados por su reputación

"Finalmente, vamos a deshacernos de él pronto", dijo Jorge. Pedro frunció el ceño, sin entender de qué estaban hablando.

"Lo sé. Pronto cumplirá 18 años y estará fuera de la casa en poco tiempo", respondió Marcia, con voz alegre. "Ojalá Carlos hubiera sido nuestro primer hijo".

¿En qué se había equivocado Pedro? Parecía que sus padres habían sido buenos todo el tiempo, pero ¿estuvieron fingiendo hasta que nació Carlos? No podía entender.

"No puedo con las constantes quejas de Pedro sobre sus partidos de fútbol o lo que sea. No hace nada en la casa y nosotros pagamos todo, pero tiene el descaro de quejarse. Es una locura. Realmente criamos a un mocoso mimado. Pero casi ha terminado", continuó su padre.

Publicidad

Pedro no necesitaba escuchar más al respecto. Estaba desconsolado. Todo lo que hacía en la casa, incluso cuidar a su hermano, pasaba desapercibido y sus padres pensaban que era un niño malcriado. Ni siquiera se había metido en problemas en la escuela. No tenía ningún sentido.

"¿Por qué me odian así? ¿Por qué quieren echarme?", se preguntó y se fue a su habitación.

Mirando los afiches en las paredes y su cama descuidada, tomó una decisión. Agarró su mochila y salió por la puerta de inmediato, sin absolutamente ningún plan de lo que haría a continuación. Pero él pensaría en algo.

Once años más tarde, Pedro por suerte había hecho algo por sí mismo. Fue un desafío sin un hogar o un sistema de apoyo, pero consiguió un trabajo en una panadería.

Publicidad
Joven caminando por carretera solitaria. | Foto: Pexels

Joven caminando por carretera solitaria. | Foto: Pexels

El propietario lo dejó dormir en la parte de atrás durante unos meses hasta que se graduó de la escuela secundaria. Luego comenzó a asistir a clases de medio tiempo mientras trabajaba. Alquiló un apartamento con algunos de sus amigos de la universidad y las cosas salieron bien.

Publicidad

Ahora era codirector de una nueva empresa de tecnología y quería que sus padres lo supieran. Puede ser una tontería, considerando que nunca intentaron encontrarlo cuando salió de la casa. Pero todavía anhelaba su amor y aprobación. Como mínimo, quería que supieran que tenía éxito.

Por lo tanto, los buscó y descubrió algo que no podía creer: la casa de su infancia estaba a la venta. No tenía sentido. A sus padres les encantaba esa casa. ¿Por qué se mudarían? Pero a medida que buscaba más a fondo en la web, descubrió algo más.

Su padre había sido despedido de su trabajo hacía varios años, y apenas habían sobrevivido desde entonces. Algunas tías y tíos, que vivían dispersos por todo el país, crearon una campaña de ayuda para atender sus necesidades. Pero todos estaban atravesando por una difícil situación económica.

Publicidad

Además, Pedro encontró una publicación en Facebook hecha por su padre. Jorge compartió en Internet que estaban buscando desesperadamente un comprador porque necesitaban pagar algunas deudas.

Pedro sabía que nada de eso era culpa suya, pero no podía evitar sentirse mal por ellos. Mientras tanto, también fue sorprendente que no intentaran encontrarlo y pedir dinero. Ni siquiera podían hacer eso.

"Realmente se olvidaron de mí", se dijo a sí mismo, cerrando de golpe su computadora portátil. Pero la abrió de nuevo y se quedó mirando la publicación de la venta de la casa por un tiempo.

"Gracias, Sr. Colina. Estamos muy agradecidos de que haya encontrado un comprador para nosotros", le dijo Jorge al agente de bienes raíces, estrechándole la mano rápidamente.

Publicidad
Hombre viendo su computadora. | Foto: Pexels

Hombre viendo su computadora. | Foto: Pexels

"Honestamente, Sr. Andrade, tuvimos un comprador que salió de la nada. Pensé que esta venta podría llevar meses porque el mercado no es muy bueno en este momento. Pero alguien con una cantidad considerable de ahorros presentó una gran oferta y la acepté de inmediato”.

Publicidad

“Hoy vendrá a hacer un recorrido por la casa. ¿le parece bien?”, preguntó el agente inmobiliario.

Marcia y Jorge aceptaron de inmediato, agradecidos de recibir dinero para pagar su importante deuda y seguir adelante con sus vidas.

Pero ambos se quedaron boquiabiertos cuando vieron a Pedro salir más tarde de un auto de lujo y caminar por el camino hacia la puerta principal.

"¿Pedro?", susurró Marcia, con su mano en su pecho.

"Hola, mamá", dijo con una cara inexpresiva.

Jorge se aclaró la garganta. "Hola, hijo", se obligó a decir.

Publicidad

"¡Oh! ¿Este es su hijo? ¡Eso es maravilloso! No sabía que tenían otro hijo. Bueno, ¿no es maravilloso que la casa siga siendo de la familia?". El Sr. Colina carraspeó, pero luego notó la atmósfera incómoda a su alrededor y tomó una sabia decisión. "Les daré algo de espacio para hablar".

Personas celebran venta de una casa. | Foto: Pexels

Personas celebran venta de una casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Jorge habló cuando el agente de bienes raíces se alejó. "¿Qué diablos estás haciendo? ¿Por qué compraste nuestra casa?".

"También fue mi casa una vez. Y creo que las palabras que estás buscando son 'gracias'", respondió Pedro con sarcasmo.

Marcia agarró el brazo de Jorge. "Gracias, Pedro. Pero me refiero a que desapareciste hace años. ¿Qué estás haciendo de regreso?", dijo su padre.

Se encogió de hombros. "Nunca estuve tan lejos. Pero lo habrían sabido si me hubieran buscado. Solo me fui porque eso era lo que querían todo el tiempo. ¿No es así?".

"Y ahora has vuelto para vengarte de nosotros por eso, ¿no?", expresó Jorge. Pedro no podía creer que su padre lo tratara de esa manera, incluso después de todos estos años y el favor que les había hecho.

Publicidad

"No estoy tratando de conseguir nada en absoluto. Ahora, tienen el dinero para pagar cualquier deuda que tengan... y pueden quedarse en esta casa sin pagar alquiler todo el tiempo que quieran", reveló, sorprendiendo a sus padres.

Lee también: Hombre compra la casa de su padre a sus hermanos: ellos se molestan con él cuando halla $300.000 allí - Historia del día

"Estoy haciendo esto solo porque fueron excelentes padres para mí durante 11 años de mi vida. Esta es la última vez que sabrán de mí o me verán. Consideren esta mi forma de perdonarlos por ignorarme por tantos años. Adiós".

Pedro se dio la vuelta antes de que pudieran decir algo, subió a su auto y se fue. Cumplió su promesa y nunca más volvió a ver a sus padres, aunque intentaron comunicarse con él en varias ocasiones. Finalmente, se había dado cuenta de que no valían la pena. También dejó de culparse a sí mismo por su actitud, su negligencia y su insensibilidad innecesaria hacia él.

Publicidad

Por fin, los había perdonado, pero nunca olvidaría.

Auto de lujo. | Foto: Pexels

Auto de lujo. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Los padres deben amar, cuidar y respetar a todos sus hijos por igual, pase lo que pase, porque las acciones tienen consecuencias: Marcia y Jorge comenzaron a tratar mal a Pedro cuando nació su segundo hijo. Pedro nunca supo por qué, y eso lo atormentó durante años.

Aprende a perdonar incluso cuando parezca imposible: Pedro finalmente perdonó a sus padres por la forma en que lo trataron e hizo algo extraordinario por ellos. Pero perdonar no es olvidar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Padres divorciados siguen discutiendo hasta que su hijo se pierde entre la multitud: lo ven con un hombre encapuchado - Historia del día

04 de junio de 2022

Tras muerte de esposo, viuda se entera de que no estaban casados y no puede reclamar la herencia - Historia del día

14 de febrero de 2022

Recolector de basura halla carta rasgada informándole a un hombre que será padre: decide encontrarlo - Historia del día

10 de junio de 2022

Niños de familia rica fingen ser mendigos: "Queremos ayudar a nuestro amigo", le dicen a la gente - Historia del día

14 de abril de 2022