logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pandillero codicioso halla boleto de lotería de $110.000 con "Para mi mamá" escrito a mano por un niño - Historia del día

Vanessa Guzmán
23 jun 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Jack creció en la pobreza y ansiaba tener dinero, por eso se unió a una pandilla. De camino a un atraco, encontró un billete de lotería ganador valorado en 110.000 dólares y fue a cobrarlo. Sin embargo, vio una nota detrás del ticket y tomó una decisión sorprendente.

Publicidad

Jack pisoteó la tierra del parque mientras corría hacia una tienda ubicada en su comunidad. Iba a robar un local de expendio de víveres. Era una tarea desagradable, ya que este era su vecindario, pero el jefe de su pandilla lo había ordenado. Quería cumplir su misión y salir de allí rápidamente.

El joven no tenía nada cuando era niño y creció ansiando dinero. Pero odiaba la idea de desperdiciarse en un trabajo de salario mínimo tratando de lograrlo.

Hombre caminando por un frío parque. | Foto: Pexels

Publicidad

Su madre no pudo enviarlo a la universidad por falta de recursos, y de todos modos nunca le había gustado estudiar. Cuando se presentó la oportunidad de unirse a una pandilla, la tomó. Comenzó a hacer mandados para ellos y como su madre murió poco después, no tenía que sentirse culpable.

Ahora que era mayor, tenía que ser parte del equipo, por así decirlo. Tuvo que empezar a hacer trabajos específicos antes de poder jugar con los grandes y ganar más dinero. Para robar la tienda tenía que ser rápido porque los policías frecuentaban ese lugar y no quería que nada frustrara su plan.

Su frente goteaba sudor mientras caminaba, pero de repente se detuvo. Había un billete de lotería tirado en el suelo y casi lo pisa. Jack miró a su alrededor y no había nadie, así que lo recogió y vio que aún no había sido rascado.

Publicidad

Se mordió el labio inferior mientras sacaba una moneda de su bolsillo y dejó al descubierto los números al rascar la superficie. Para su total asombro, ¡era un boleto ganador y el premio era de $110.000!

Jack se quedó boquiabierto, luego saltó en el lugar varias veces como un niño pequeño y gritó: "¡Sí!", a todo pulmón. El nerviosismo que sintió durante los últimos minutos se había ido por completo.

"¡Sí! No necesito a esos perdedores de todos modos", exclamó y corrió a la tienda de conveniencia. Pero en lugar de robarle al dueño, iba a preguntar dónde estaba ubicada la oficina de lotería del estado.

Por lo general, los boletos de lotería se pueden cobrar en la tienda donde se compraron. Sin embargo, el boleto que sostenía en sus manos tenía que ser cobrado en la oficina oficial porque era una cantidad enorme.

Publicidad

Lee también: Hombre recibe boleto de lotería junto a tarjeta de recuperación por cirugía cardíaca y gana $1 millón

"Oiga, señor", llamó al propietario en el registro. El hombre fornido con anteojos levantó la vista, prestándole su atención. "Acabo de ganar mucho con este boleto de lotería. ¿Sabes dónde se supone que debo ir a cobrarlo?".

El dueño le dijo exactamente a dónde ir. "¿Lo compraste aquí?", preguntó.

"¡No, lo encontré! ¿No es suerte?", reveló Jack, incapaz de contener la felicidad en su rostro.

Tienda de víveres. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, ¡felicidades! Solo asegúrate de que no esté firmado por la persona que lo compró. De lo contrario, no te darán el dinero", dijo el dueño.

"¿Qué?", Jack frunció el ceño, girando el boleto en sus manos. Miró al dueño, sus labios se torcieron y salió de la tienda rápidamente.

De hecho, había algo en el billete, pero no era una firma. Era un mensaje con letra torcida que decía: "Es para mi mamá".

Estaba escrito a lápiz, por lo que Jack estaba pensando en borrarlo, aunque podría decir que lo escribió él mismo. "Sí, eso es lo que voy a decir si me preguntan al respecto", Jack asintió y comenzó a caminar.

Publicidad

Le tomaría algún tiempo llegar a la oficina estatal de la lotería, y quería cobrarlo y desaparecer de la ciudad lo más rápido posible.

Pero mientras caminaba, pensó en el niño que escribió ese mensaje. Sus ojos se cerraron por el dolor y sus pies se detuvieron en su lugar. Una vez fue ese niño. Una vez fue un niño que no tenía nada y deseaba que su madre ganara mucho en la lotería para que pudieran vivir una vida mejor.

“¿Y si el niño que lo compró estuviera pasando por eso?”, reflexionó.

¿Y si terminara como Jack? Unirse a una pandilla y hacer cosas que no quería hacer todo porque necesitaba y quería dinero. Jack golpeó el boleto en su mano varias veces, pensando en ese niño. Quería desesperadamente este dinero y la libertad que le traería. Pero sabía que no podría soportarlo.

Publicidad

Retrato de joven bien abrigado. | Foto: Pexels

A pesar de su "ocupación" actual, no era una mala persona. Podía justificar hacer otras cosas relacionadas con pandillas, pero robarle a un niño era una línea que no cruzaría. Así que se dio la vuelta, apretó los labios y, de mala gana, caminó de regreso a ese parque.

Publicidad

No sabía cómo encontrar al niño que compró la entrada, pero tenía que empezar por el parque. Tal vez el niño llegó a casa, se dio cuenta de que su boleto no estaba y regresaría al parque para encontrarlo.

Cuando Jack llegó al área general del parque donde había encontrado el boleto, vio a un niño sobre sus manos y rodillas, buscando algo. Tenía que ser él. Una mujer estaba cerca. Ella estaba inclinada hacia adelante como si ella también estuviera buscando algo.

Lee también: Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

Ambos vestían ropa sencilla, y la visión le recordó su pasado con su madre. Esto fortaleció su determinación de devolver el boleto. Estaba haciendo lo correcto por primera vez en su vida. Dejó el billete en el suelo y se alejó.

Publicidad

Desde la distancia, escuchó al niño gritar poco después. "¡Mamá! ¡Aquí está! ¡Dios mío! ¡Ganamos! ¡Mamá! ¡Somos ricos!".

Jack sonrió disgustado, suspiró y siguió caminando. Tampoco iba a volver con su jefe de banda. Compró un boleto de autobús hasta donde podía llegar. A un lugar donde podría comenzar una nueva vida. Una vida honesta.

Terminal terrestre. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hacer lo correcto puede ser extremadamente difícil: Jack no era el mejor tipo de persona, pero incluso él decidió hacer lo correcto después de darse cuenta de que otro niño podría quedar atrapado en el ciclo de la pobreza.

Nunca es demasiado tarde para cambiar tu vida: Después de hacer lo correcto por un chico, Jack decidió cambiar su vida, alejándose de la pandilla y dejando su ciudad para siempre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.