logo
Un niño | Foto: Shutterstock
Un niño | Foto: Shutterstock

Hijo pequeño visita al jefe de su mamá para pedirle un día libre, y al día siguiente él la recibe con flores - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 jul 2022
06:00

Juan se sentía muy mal porque su mamá trabajaba los siete días de la semana para poder pagar sus necesidades. Decidió tomar el asunto en sus propias manos, visitando la oficina de su madre y hablando con su jefe con la esperanza de que le diera un descanso.

Publicidad

Juan era un niño de 10 años que vivía con su madre soltera, Débora. Nunca conoció a su padre, por lo que su progenitora se convirtió en mamá y papá para él.

Débora trabajaba como personal de limpieza los siete días de la semana en una gran empresa. Decidió no tener ningún día libre para ganar más dinero para las necesidades diarias de su hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La madre soltera nunca lo demostró, pero trabajar todos los días de la semana era agotador para ella. Limpiar un edificio de varios pisos no era tarea fácil y le dolía el cuerpo por eso.

Un día, Juan vio a su madre sentada en el porche delantero, llorando. La miró a través de la ventana y la escuchó hablando por teléfono con su amiga. "Estoy tan cansada, Emilia", manifestó Débora.

Publicidad

"Quiero descansar, pero no puedo. Apenas gano lo suficiente para cuidar a Juan y pagar las cuentas. No puedo permitirme ningún día libre", le dijo a su amiga.

Juan se sintió triste porque su mamá no podía tomar un descanso del trabajo. Se culpaba a sí mismo y quería ayudarla. Al día siguiente, después de la escuela, se dirigió al lugar de trabajo de su madre.

"Hola, Juan. ¿Estás buscando a tu mamá?", le preguntó la recepcionista cuando lo vio entrar a la empresa. El niño negó rápidamente con la cabeza.

"No, señora. Por favor, no le diga a mi mamá que estoy aquí. Estoy aquí para ver a su jefe, el Sr. Jefferson", respondió Juan.

La mujer se sorprendió al escuchar esto. No obstante, después de las constantes súplicas de Juan, decidió llamar al Sr. Jefferson para informarle de su visita inesperada.

El Sr. Jefferson permitió que la mujer llevara a Juan a su oficina y cuando el niño entró, de repente se sintió nervioso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿A qué debo este placer, jovencito?". Le preguntó el empresario a Juan. Le dijo que se sentara en el sillón frente a su escritorio.

"Señor, soy Juan. Mi madre, Débora, trabaja aquí como limpiadora", dijo el chico, aclarándose la garganta. "Vine aquí para pedirle que le diera a mi mamá unos días libres pagados. Ella se niega a tomar un descanso a pesar de estar agotada porque dice que necesita el dinero para cuidarme", explicó.

El Sr. Jefferson se sorprendió al escuchar esto. "Sé lo duro que trabaja tu madre, Juan, y estamos agradecidos por su servicio. Me sorprende saber que quiere tomarse un día libre, pero se niega a hacerlo. ¿Las cosas son difíciles en casa?".

Juan asintió con la cabeza. "Solo estamos mi mamá y yo en casa. Siempre ha sido así porque nunca conocí a mi papá. A través de los años, mi mamá trabajó duro para pagar nuestras cuentas y cuidarme adecuadamente”.

“Pero, la escuché llorar por teléfono ayer, quejándose sobre el dolor de su cuerpo. Me siento mal por eso, señor", exclamó Juan.

En ese momento, una voz joven habló desde el interior de la habitación. Juan no se dio cuenta antes de entrar de que la hijita del Sr. Jefferson estaba allí. Tenía su edad.

Publicidad

"Papá, sé de lo que está hablando. Eres como su mamá. Siempre estás en el trabajo y casi no pasas tiempo conmigo. ¡Rara vez estás en casa! Juan también desea pasar más tiempo con su mamá", dijo.

El Sr. Jefferson se dio cuenta de que su hija tenía mucho sentido. Se sentía terrible por haber dedicado todo su tiempo a su trabajo y de alguna manera descuidar a su familia en el proceso. Prometió ayudar a Juan y a su madre. Luego envió al niño a casa con el chofer de la oficina.

El día después de la visita sorpresa de Juan, el Sr. Jefferson llamó a Débora a su oficina. "Su hijo vino aquí ayer y dijo algunas cosas sorprendentes", comentó el gerente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Débora lo miró nerviosa, curiosa por saber qué podría haber dicho Juan para merecer una reunión con el director general de la empresa. "No hay otra forma de decir esto, pero estás despedida, Débora", dijo Jefferson.

Publicidad

La expresión del rostro de Débora se desvaneció. Estaba destrozada y empezó a entrar en pánico. "¡Señor, no! No sé lo que dijo mi hijo, pero es solo un niño. Lamento mucho lo que haya dicho. Por favor, no me despida. ¡Realmente necesito este trabajo!", suplicó.

"No seas tonta, Débora", respondió. "¡Eres una de las personas más trabajadoras que he conocido! No te voy a despedir sin razón. Verás, ayer me visitó tu hijo mientras mi hija de 10 años estaba aquí. Ambos me hicieron darme cuenta de algunas cosas.

"Nuestros hijos no serán niños por mucho tiempo y creo que es importante que les prestemos atención y les demos tiempo. He decidido llevar a mi familia de vacaciones y quiero que tú y Juan vengan con nosotros. Por supuesto, todas las vacaciones se pagarán en su totalidad", reveló el Sr. Jefferson.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Débora estaba confundida. Acababa de perder su trabajo, no podía permitirse el lujo de irse de vacaciones. Le preocupaba no tener dinero para sus gastos diarios.

"Agradezco su amabilidad, señor, y también me encantaría pasar tiempo con mi hijo, pero no puedo permitirme no tener un trabajo en este momento. Por favor, señor, si pudiera darme una oportunidad, me gustaría mantener mi trabajo", suplicó Débora una vez más.

"Eso no será posible, Débora. No perteneces al mundo corporativo. Quiero invitarte a trabajar para mi familia en su lugar. Tú y Juan pueden vivir con nosotros. Tenemos una cabaña en nuestro patio trasero que sería perfecta para ustedes dos", ofreció el Sr. Jefferson.

"Solo necesita trabajar un par de horas al día, y luego puede retirarse a la cabaña donde usted y Juan pueden pasar más tiempo juntos. Ha criado a un excelente caballerito que realmente se preocupa por su madre, ¡debe atesorarlo!”.

En ese momento, el Sr. Jefferson sacó un ramo de flores de debajo de su mesa. "Esto es de tu hijo", sonrió, entregándoselo a Débora. "Ve a casa y pasa un gran día con él".

Publicidad

Débora no podía creer su suerte. Por primera vez en años, ella y Juan pudieron irse de vacaciones. Viajaron a las Bahamas con la familia del Sr. Jefferson, con todos los gastos pagados.

Cuando regresaron, se mudaron a su nueva casa, que estaba situada en una lujosa finca que solían ver solo en las revistas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Incluso las personas más trabajadoras tienen su punto de quiebre: Débora se negó a tomarse un día libre porque necesitaba trabajar para pagar las cuentas. Lloró por su agotamiento y aun así fue a trabajar. Deben prestar atención a su cuerpo y darle el debido descanso por el bienestar de su salud.
  • Nuestros hijos merecen nuestro amor y atención tanto como nuestros trabajos: Débora y el Sr. Jefferson no podían pasar tiempo con sus hijos debido al trabajo. Al final, ambos se dieron cuenta de que la familia siempre debe ser lo primero y que sus vidas no deben girar solo en torno a sus trabajos.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Gerente de cafetería insulta a empleada adolescente sin saber que su padre está en la cola - Historia del día

14 de febrero de 2024

Jefe obliga a limpiadora pobre a bailar para hombre rico, resulta que se conocen - Historia del día

17 de enero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

05 de febrero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de enero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en tienda de lujo - Historia del día

22 de enero de 2024

Papá soltero ayuda a anciana a cortar el césped y pronto recibe llamada de su abogado - Historia del día

19 de enero de 2024

Mamá no reconoce a hija discapacitada tras dejarla con su padrastro - Historia del día

23 de febrero de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Hombre se burla de esposa desempleada por no hacer nada: halla una nota cuando la ambulancia se la lleva - Historia del día

19 de enero de 2024

Chica rica mimada se burla de mendigo y él le da una lección - Historia del día

22 de enero de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Jefe grosero humilla a mendigo fuera de oficina, al día siguiente es castigado por sus empleados - Historia del día

30 de enero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

"Estás despedido, viejo", le grita encargada al empleado de la limpieza, sin saber que él será su jefe al día siguiente - Historia del día

22 de enero de 2024