logo
 Getty Images Shutterstock
Fuente: Getty Images Shutterstock

Cartero viudo y padre de 3 hijos está a punto de ser despedido por llegar tarde y en cambio recibe un ascenso - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 jul 2022
08:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Patricio Sastre luchó con sus constantes retrasos en su horario de entrada al trabajo después de la muerte de su esposa. Pero un día, vio a una niña pequeña a través de una ventana y algo terrible estaba sucediendo, así que se apresuró a entrar e hizo algo extraordinario.

Publicidad

"No puede ser que llegue siempre tarde, Sr. Sastre. He tenido paciencia, pero esto se está convirtiendo en un problema. Ya le hemos tenido suficiente tolerancia", dijo el Sr. Figuera, jefe de Patricio. El gerente expresó que no aguantaría más sus retrasos y que ya lo había ayudado bastante.

Patricio había llegado una vez más tarde al trabajo. Sacar a sus tres hijos de la casa por la mañana para llevarlos a la escuela era muy difícil. El Sr. Figuera tenía razón.

Hombre sentado dentro de una camioneta. | Foto: Pexels

Hombre sentado dentro de una camioneta. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de la muerte de la esposa de Patricio, lo habían apoyado lo suficiente en los últimos meses. Le permitieron ocupar un puesto de medio tiempo como cartero, aunque por lo general no lo hacía.

Sin embargo, era la única forma en que Patricio podía seguir trabajando porque su hijo mayor, Kike, tenía once años y no podía cuidar a sus hermanos todo el tiempo. Por lo tanto, tomó el regaño de su jefe y le aseguró que lo haría mejor.

"Haré lo mejor que pueda, Sr. Figuera. Todavía nos estamos ajustando", afirmó, avergonzado de sí mismo por la excusa.

"Lo sé. Lo sé. Y sé que todos te adoran aquí y en los vecindarios donde entregas el correo, así que voy a perdonar esto de nuevo. Pero no habrá más oportunidades. Si vuelve a suceder, me voy a ver obligado a despedirte", advirtió su jefe con delicadeza.

Publicidad

Era un hombre encantador, y Patricio realmente lo apreciaba. Amaba su trabajo y también adoraba a las personas a las que servía en sus rutas por la ciudad.

La mayoría se habían convertido en rostros familiares para él, pero conocer a alguien nuevo y conversar un poco durante el trabajo siempre fue maravilloso. La gente también lo adoraba porque era el mejor en su trabajo, incluso si los últimos meses habían sido difíciles para él en muchos sentidos.

Nunca tuvo problemas para entregar cartas y paquetes. Nunca cometió errores. Tal vez por eso el Sr. Figuera le dio tantas oportunidades.

Lee también: Papá soltero tiene 4 trabajos para alimentar a su familia: desconocida se presenta para recompensarlo en el Día del Padre

Publicidad

Pero mientras Patricio ordenaba su carga del día, agarraba su bolso y revisaba los paquetes, sabía que esta podría ser su última oportunidad. Perder su trabajo haría aún más difícil atender su caga familiar. Se subió a su camión de reparto y condujo mientras pensaba en posibles soluciones a su tardanza.

Entrada de una casa. | Foto: Pexels

Entrada de una casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Necesitaba hablar con sus hijos y levantarlos más temprano, y tal vez Kike estaría dispuesto a dar un paso al frente y ayudar de más maneras. Le dolía tener que depender de su hijo, pero era la única forma en que podía tener comida en su mesa.

Por fin, llegó a su destino y se olvidó de sus asuntos del día, enfocándose solo en el presente y lo que tenía que hacer.

En algún momento, llegó a una linda casa en la que había estado muchas veces antes, pero Patricio sabía que los antiguos dueños se habían mudado. Alguien a quien no conocía obviamente se había mudado, y habían pedido un montón de cosas.

Comenzó a descargar y poner cosas en la puerta de la casa cuando vio a una niña pequeña a través de la ventana lateral.

Publicidad

Patricio saludó, pensando que la niña solo quería saludar. Pero estaba equivocado. Ella tenía los ojos muy abiertos y llenos de pánico, y vio con horror cómo ella comenzó a toser, llevándose una mano a la garganta.

"¡Dios mío!", gritó y tiró el correo al suelo. Tocó el timbre como un maníaco y su puño golpeó la puerta con tanta fuerza que parecía que la casa estaba temblando. Pero nadie respondía. Patricio vio a través de la ventana cómo la niña comenzaba a ponerse azul. No tuvo tiempo de llamar al 911 ni a nadie más.

Levantó la pierna y usó su gran bota para patear la puerta con la mayor fuerza posible. Finalmente, las bisagras cedieron y la puerta se abrió.

Publicidad

Afortunadamente, su difunta esposa los había inscrito en lecciones de primeros auxilios cuando tuvieron su primer hijo porque había leído que era una buena idea. Le habían enseñado la maniobra de Heimlich en el curso.

Patricio agarró a la pequeña, aplicó la maniobra y, por suerte, escupió un trozo de galleta de su garganta. La niña tosió y su color volvió, así que la soltó, la agarró de los brazos y la miró directamente a la cara.

"¿Estás bien?", preguntó.

Hombre cargando cajas dentro de una van. | Foto: Pexels

Hombre cargando cajas dentro de una van. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña asintió y habló con voz rasposa: "Sí, gracias".

De repente, escucharon una voz. Una mujer había aparecido en el pasillo. Estaba envuelta en una bata de baño y su cabello estaba recogido con una toalla. Miró a Patricio y sus ojos se abrieron con pánico.

"¿Qué está pasando aquí? ¡Aléjate de mi hija!", gritó, acercándose a la niña para protegerla.

"¡Señora, señora! Cálmese. Su hija se estaba ahogando con algo. Llamé a la puerta muchas veces antes de que comenzara a ponerse azul", explicó Patricio con los brazos levantados en defensa.

La mujer todavía estaba en estado de shock, pero se volvió hacia la niña que asentía. "¡Mami, no podía respirar, y él me salvó!".

Publicidad

Entonces la mujer miró el trozo de comida en el suelo y creyó la historia que le contaban. "Me fui a dar un baño rápido, pero me quedé dormida en la bañera. ¡Dios mío! Gracias, señor. ¡Muchas gracias!”, manifestó, arrodillándose y abrazando a su hija con fuerza.

"No hay problema, señora. Pero llamaría a un médico solo para hacerle un chequeo. Por cierto, soy Patricio. Estaba entregando su correo", explicó, aliviado de que la mujer le creyera.

"No puedo agradecerte lo suficiente, Patricio. Soy Melissa y nos acabamos de mudar aquí. Pensé que podía dejar a Kelly por un tiempo. Pero debería haber mantenido las galletas alejadas de ella", dijo, mientras todavía abrazaba a su hija.

Publicidad
Hombre jugando con niña pequeña. | Foto: Pexels

Hombre jugando con niña pequeña. | Foto: Pexels

"Bueno, bien. Si alguna vez necesitas algo más, generalmente estoy cerca", declaró Patricio y se fue, ya que necesitaba continuar con su ruta.

Publicidad

Melissa y Kelly se despidieron con la mano desde la puerta mientras se alejaba, y se sintió increíble después de salvar a la niña pequeña de un destino terrible.

Sus horas terminaron rápidamente después de eso, y regresó a la sede para dejar el camión. Pero, sorprendentemente, el Sr. Figuera corrió hacia él y lo envolvió en un gran abrazo.

"Señor, ¿qué está pasando?", preguntó Patricio, con los brazos rígidos a los costados por la confusión.

"¡Acabas de salvar a mi sobrina! Melissa es la esposa de mi hermano. ¡Llamó con la esperanza de encontrar más información sobre ti para poder enviarte un regalo! ¡Gracias! ¡Amo a esa niña con todo mi corazón y tú la salvaste!", dijo el Sr. Figuera agradecido.

Publicidad

Lee también: Madre soltera de dos hijos salva la vida de su jefa: afirma que la despidió 1 mes después

Para sorpresa de Patricio, su jefe casi lloraba en sus brazos, así que finalmente le devolvió el abrazo. "Solo hice lo que pude, señor", dijo, palmeando la espalda de su jefe.

"¡No, lo hiciste todo! Y escucha, te voy a ascender. Mejor paga y mejores horarios. Sé que fui duro esta mañana, pero honestamente, es porque necesito que todo en la empresa funcione bien. Entonces, ¿aceptas?" ¿qué dices?", ofreció el Sr. Figuera con una gran sonrisa.

Patricio levantó las cejas y aceptó la oferta de inmediato. Con su nuevo salario, logró contratar a una niñera por unas horas después de la escuela, para poder trabajar sin preocuparse por sus hijos. Y a pesar de la pérdida de su esposa, él y los niños se estabilizaron con su nuevo modo de vida.

Publicidad
Hombre sentado frente a una computadora. | Foto: Pexels

Hombre sentado frente a una computadora. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre es una buena idea aprender sobre primeros auxilios, incluidos RCP y Heimlich, cuando tenga hijos: Patricio pudo ayudar a la niña porque había aprendido estas maniobras para sus propios hijos.

Publicidad

Un buen jefe entenderá que sus empleados también tienen problemas: El Sr. Figuera hizo todo lo que pudo por Patricio. Sabía que estaba luchando para cuidar de su familia. En lugar de despedirlo por sus retrasos, lo ascendió para ayudarlo a aliviar su carga y agradecerle por salvar a su sobrina.

Esta historia está inspirada en la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijo no visita a mamá en 6 años: encuentra su casa vacía y su pastel favorito lleno de moho - Historia del día

26 de mayo de 2022

Pobre anciano vive en auto abandonado y colecciona muñecas rotas: un día se le acerca una niña - Historia del día

13 de abril de 2022

Anciana le prohíbe a su yerno asistir a su funeral: él va de todos modos y la ve abrir los ojos en el ataúd - Historia del día

18 de junio de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022