logo
Hombre viendo al costado | Foto: Flickr/Carl Campbell (CC BY-SA 2.0)
Hombre viendo al costado | Foto: Flickr/Carl Campbell (CC BY-SA 2.0)

Mesera renuncia a su almuerzo por un anciano mal vestido que huele mal: ve a su jefe abrazándolo - Historia del día

Georgimar Coronil
02 sept 2022
00:00

La mesera de un restaurante renunció a su almuerzo por un hombre mayor mal vestido que entró al local. Para su sorpresa, el dueño del establecimiento corrió hacia el anciano y lo abrazó. Lo que ocurrió a continuación dejó a la mujer atónita.

Publicidad

Natalie tenía dos trabajos para pagar su matrícula universitaria. Tenía clase todas las mañanas y trabajaba de camarera por la tarde y de conserje por la noche.

Un día, estaba agotada después de limpiar toda la noche por culpa de un huésped indisciplinado en la posada donde trabajaba. Tuvo que fregar los suelos y deshacerse de la basura que había dejado el cliente y quiso regalarse una buena comida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Después de una mañana llena de clases, se dirigió a la cafetería para comer. Aprovechó su descuento de empleada y pidió un delicioso plato de pasta, algo que no solía hacer porque intentaba ahorrar todo el dinero posible.

"Aquí tienes, Natalie. ¡Que lo disfrutes! He hecho la ración un poco más grande para ti", le guiñó un ojo su compañera de trabajo mientras le entregaba el plato de pasta.

Publicidad

"¡Gracias, Mia! No tenías que hacerlo, pero te lo agradezco. Ha sido una noche dura", dijo ella, tratando de entablar una pequeña charla.

Cuando estaba a punto de comer, un anciano maloliente con ropa desgastada abrió de golpe las puertas de la cafetería. Otros clientes miraron al hombre con asco y se taparon la nariz. "¡Ese hedor es insoportable!", dijo una mujer en voz alta.

"¿Puedo comer y beber algo?", dijo el anciano, acercándose al mostrador. El encargado negó con la cabeza. "¿Tiene dinero para pagar la comida?", le preguntó.

El hombre mayor pareció confundido durante un par de segundos antes de que el gerente volviera a hablar. "Es evidente que no tiene dinero", dijo. "Salga de aquí. Está molestando a nuestros clientes con su olor".

Natalie se sintió mal por el anciano. Parecía débil, como si no hubiera comido nada decente desde hace tiempo. Antes de que pudiera salir de la cafetería, se acercó a él y le dijo que se sentara en su mesa. "Por favor, siéntese", le dijo.

El hombre se sentó y ella le acercó su plato de pasta. "Puede tomar mi comida", dijo Natalie. "Déjeme traerle una botella de agua", añadió, poniéndose de pie para comprar una botella en el mostrador.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sintió la mirada del encargado mientras se dirigía al mostrador. "¿Por qué ayudas a ese viejo apestoso?", le preguntó.

"Mi difunta abuela me enseñó que si estoy en condiciones de ayudar a alguien que lo necesita, debo hacerlo. No me moriré si no me como ese plato de pasta, pero ese hombre parece hambriento. Si no come, no sabremos cuánto tiempo pasará antes de que se desmaye y enferme", explicó Natalie.

Natalie observó cómo el hombre se comía la pasta a toda prisa. Cuando iba por la mitad de la comida, llegó el dueño del restaurante y preguntó al encargado por el olor.

En un instante, el gerente culpó a Natalie. "Entró un vagabundo maloliente. Intenté espantarlo, pero Natalie le ofreció su comida y ahora el hombre sigue aquí. Lo siento, señor, debería haber hecho un mejor trabajo echándolo", explicó.

Publicidad

El dueño se volvió hacia el anciano, y lo que ocurrió a continuación dejó atónitos a todos los presentes en el restaurante. Corrió hacia el hombre y lo abrazó con fuerza.

"¡Papá!", gritó. "¡Llevo semanas buscándote! ¿Dónde has estado?", preguntó.

"Estaba perdido... y entonces vi este restaurante, y supe que me resultaba familiar. Estaba en lo cierto. Era tu restaurante", explicó el anciano. "Esa chica de allí, me ayudó". Señaló a Natalie. "Todos intentaban echarme, incluso el gerente, pero esta chica me pidió que me sentara y me dio su comida".

El dueño del restaurante llevó a su padre a casa para que pudiera descansar y refrescarse. Al cabo de unas horas, volvió al restaurante mientras Natalie trabajaba en su turno. La llamó a su despacho y le agradeció por lo que había hecho.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Siempre he rezado para que Dios me dé empleados como tú, que se apasionan por lo que hacen y son compasivos con otras personas. Gracias por ayudar a mi padre, aunque no sabías quién era... He decidido ascenderte a gerente del restaurante", declaró.

"Sé que eres una estudiante trabajadora, así que te he subido el sueldo para que no tengas que tener dos trabajos. Aprovecha las tardes para descansar. ¿Qué te parece?".

Natalie ya estaba llorando. Le estaba costando mucho compaginar los estudios con sus dos trabajos, y la oportunidad de dejar uno sin perder dinero era demasiado buena para ser verdad.

"¿De verdad haría eso por mí, señor?", le preguntó.

Su jefe asintió con la cabeza. "Sí. Quiero que tengas tiempo suficiente para concentrarte en tus estudios. No puedes hacerlo con dos trabajos. Deja el otro y haz tus turnos normales aquí, pero como gerente. Te lo mereces".

Natalie agradeció a su jefe el ascenso. Tenía más tiempo para sí misma, lo que le permitía sobresalir en la universidad mientras disfrutaba de su trabajo.

Publicidad

Mientras tanto, el antiguo gerente recibió una lección muy dolorosa cuando fue despedido de su trabajo. El jefe le dijo que no cumplía las normas de la empresa sobre lo que significa ser un "buen empleado". Le dijo:

"En este restaurante, los valores están por encima de todo. Aquí acogemos a todo el mundo. Si no respetas eso, no debes estar aquí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Haz el bien, y siempre se te devolverá: Natalie quiso ayudar al anciano porque se sentía mal por él, sin darse cuenta de que estaba ayudando al padre de su jefe. Al final, fue recompensada por su desinterés, y eso cambió su vida para mejor.
  • Cuando estés en condiciones de ayudar a alguien, hazlo: Cuando Natalie se dio cuenta de que nadie iba a ayudar al anciano, intervino y le ofreció su comida. Asimismo, cuando el jefe se enteró de la amabilidad de Natalie, se aseguró de recompensarla dándole un ascenso y permitiéndole ganar más, lo que alivió su preocupación por poder pagar la matrícula de la universidad.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Gerente obligó a mesera a servir sobras a cliente extranjero, la vida le dio una lección de inmediato - Historia del día

27 de junio de 2024

Niña con discapacidad no es admitida en un restaurante el día de su cumpleaños, y ella les da una lección - Historia del día

16 de abril de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Una mesera coqueteaba con mi esposo y él le siguió la corriente - Después les di una buena lección

05 de julio de 2024

Indigente conquista el corazón de un hombre rico - Historia del día

18 de junio de 2024

7 empleados hablan de los peores jefes con los que han trabajado

29 de marzo de 2024

Gerente de hotel engreído creía que mi madre era una mucama — Su jefe le hizo arrepentirse en nuestro nombre

02 de julio de 2024

Millonario engaña a una cazafortunas - Historia del día

14 de marzo de 2024

Mi esposo me llevó a un restaurante lujoso por nuestro aniversario pero solo me dejó pedir una ensalada barata – No olvidará este día especial

05 de julio de 2024

Mi ex me arruinó el día en el trabajo y yo me vengué de él brillantemente el mismo día - Historia del día

18 de mayo de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi marido me obligó a dejar mi trabajo para cuidar de su padre - Historia del día

14 de mayo de 2024

Envié rosas a mi novio a su lugar de trabajo como una dulce sorpresa, pero me las tiró a la cara – Después le di una buena lección

05 de junio de 2024

Despiden a una camarera tras publicar en TikTok la insólita "cita" de un hombre - Los espectadores la aplauden por arriesgar su empleo

03 de julio de 2024