logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano ciego le da a pobre mesero una billetera llena de dinero y le pide que tome $2 como propina - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 jun 2022
07:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un mesero en problemas financieros es inesperadamente "bendecido" después de atender a un cliente ciego que le entrega su billetera y le pide que tome un billete de $ 2 como propina. En ese momento, el mesero se da cuenta de que puede tomar mucho más y su cliente nunca lo sabría.

Publicidad

Haroldo tenía 22 años y trabajaba como mesero en un restaurante. Su madre, Lydia, lo había criado sola después de que su padre muriera años atrás. Ella trabajaba como obrera, por lo que el dinero no abundaba en su hogar.

Desafortunadamente, su condición empeoró después de que Lydia se vio involucrada en un accidente que requirió una cirugía costosa. Haroldo se vio obligado a convertirse en el hombre de la casa y aceptar el primer trabajo que se le presentó para financiar su tratamiento.

Mesero tomando un pedido. | Foto: Unsplash

Publicidad

Sin embargo, debido a que el salario como mesero no era suficiente para cubrir las cuentas de Lydia, tuvo que obtener otro empleo. Pero a pesar de tener dos trabajos, todavía le faltaban unos miles de dólares para alcanzar su meta financiera.

Un día, Haroldo estaba trabajando en su turno habitual cuando un hombre mayor visitó el restaurante. Llegó en una camioneta de lujo y su chofer lo ayudó a sentarse en una mesa del lugar.

Haroldo notó que el hombre mayor usaba gruesos anteojos negros y caminaba con un bastón, por lo que dedujo que el hombre era ciego.

"Buenas noches, señor", lo saludó Haroldo cuando se acercó a su mesa. "¿Cómo puedo ayudarlo hoy?".

Publicidad

El hombre asintió levemente con la cabeza. "Bueno, ¿qué es lo mejor del menú? Honestamente, si pudiera ver, buscaría las opciones yo mismo", comentó con una pequeña sonrisa.

"Eso no es un problema en absoluto, señor", respondió Haroldo cortésmente. "Tenemos tarjetas de menú en Braille para arreglar eso. Tome", ofreció, acercando la tarjeta de menú a la palma del anciano.

"¡Oh, muchas gracias, muchacho!". El caballero sonrió y realizó su pedido.

Lee también: Dueño de restaurante finge ser indigente tras ver a mesera llevándose las sobras - Historia del día

Publicidad

Después de que Harold le sirvió la comida, atendió a los demás comensales del restaurante. Pero durante toda la comida, el hombre mayor siguió interrumpiendo su trabajo, llamándolo por una u otra razón. Desde ayudarlo con la servilleta hasta volver a llenar su vaso de agua y guiarlo al baño.

Billetera pisando billetes de 10 dólares. | Foto: Pexels

Publicidad

A pesar del alboroto en el restaurante, Haroldo logró atender las necesidades del anciano durante toda la noche. Cuando terminó de comer, el joven mesero fue a buscar la cuenta, que el hombre se ofreció a pagar con su tarjeta de crédito.

"¡No creas que me olvidé de tu propina, chico!", se rio entre dientes cuando Haroldo le leyó la factura. "Normalmente, doy un dólar como propina, pero como me ayudaste tanto, ¡pagaré $2 hoy! Toma..." El hombre mayor sacó su billetera y se la entregó a Haroldo.

Había múltiples billetes de $100 y $5 dentro de la billetera, y un billete de $2. En ese momento, Haroldo supo que podía tomar mucho más que solo $2 y que su cliente nunca lo sabría. Pero su conciencia le impidió hacerlo, y simplemente sacó el billete de $2 y agradeció a su cliente por la propina.

Publicidad

"Gracias, señor", dijo, devolviendo la billetera. "Espero que hayan disfrutado el servicio de hoy".

"¡Oh, lo hice, lo hice! Muchas gracias", respondió el anciano antes de alejarse.

Después de su turno esa noche, Harold fue a ver a Lydia y pasó toda la noche en el hospital. Se quedó dormido en una silla de la sala de espera y se despertó a la mañana siguiente.

Mientras se frotaba los ojos y miraba su reloj, Haroldo entró en pánico. ¡Tenía 30 minutos de retraso para entrar a su turno! Inmediatamente, llamó a un taxi y se dirigió al restaurante. Cuando llegó, notó una gran reunión adentro y su gerente lo miraba fijamente.

Publicidad

Hombre gritando. | Foto: Pexels

"¿Estás loco, Haroldo?", murmuró enojado. "¡Vamos a conocer al nuevo dueño del restaurante y llegas tarde!".

Publicidad

"Me disculpo, Sr. Fonseca", dijo Haroldo. "No fue mi intención... Pasé la noche con mi madre en el hospital y me quedé dormido".

"¡Basta de excusas, Haroldo!", replicó el Sr. Fonseca. "Gracias a Dios, el Sr. Bermúdez no notó su ausencia. ¡Él se estaba presentando personalmente a todos los trabajadores! ¿Sabea qué? ¡Está bien, solo vete! ¡Estás despedido!".

"¡No, señor Fonseca, por favor!", suplicó Haroldo. "Sabes que no puedo darme el lujo de perder este trabajo. Yo..." Antes de que pudiera terminar la oración, el Sr. Bermúdez se acercó a ellos.

"¿Es este Haroldo Duarte?", preguntó, inclinando su cabeza en la dirección de la voz del mesero. "¡Te estás retrasando, chico! Alguien me dijo que no estabas aquí, y tenía curiosidad por qué..."

Publicidad

Cuando Haroldo se dio cuenta de que el Sr. Bermúdez era el hombre mayor al que había servido la noche anterior, se quedó boquiabierto. "Señor, yo..." Estaba demasiado aturdido para hablar.

Pero el señor Bermúdez se echó a reír. "Cálmate, Haroldo. Solo te estaba tomando el pelo. Te escuché hablando con tu gerente, así que sé que visitaste a tu madre. Está bien, David", le dijo al gerente de su restaurante.

"No hay necesidad de despedir al chico por una razón tan pequeña... Además, Haroldo, si mi memoria no me falla, fuiste tú quien me atendió anoche. ¿Es así?".

"Sí, sí, señor", respondió Haroldo.

Publicidad

"Muy bien entonces", dijo el Sr. Bermúdez. "Creo que todos deberían saber lo que he decidido..."

Hombre vestido elegantemente. | Foto: Pexels

El Sr. Bermúdez informó a todos sobre su experiencia la noche anterior: cómo Haroldo lo atendió pacientemente y tomó solo un billete de dos dólares de su billetera, a pesar de que le presentaron una gran cantidad de efectivo.

Publicidad

Después de salir del restaurante, el Sr. Bermúdez le pidió a su conductor que revisara su billetera para confirmar cuánto había tomado Haroldo. Fue entonces cuando supo que Haroldo era un empleado honesto y dedicado.

También reveló que estaba buscando un nuevo gerente para el restaurante y que había elegido a Haroldo después de revisar los currículos de los empleados. El gerente actual, pasaría a ser el asistente personal del Sr. Bermúdez.

"Y, por lo tanto, felicitemos a nuestro nuevo gerente", anunció el Sr. Bermúdez. "¡Te lo ganaste, Haroldo! ¡Sé que encajarás bien en el papel!".

Haroldo no podía creer lo que escuchaba. "Gracias, muchas gracias, Sr. Bermúdez. ¡Yo, yo no lo decepcionaré!".

Publicidad

"Estoy seguro, Haroldo", comentó el Sr. Bermúdez, sonriendo. "¡Buena suerte!".

Lee también: Mujer confunde al dueño del restaurante por un mesero: lo trata como basura hasta que recibe la factura - Historia del día

La vida de Haroldo mejoró después de ese gran ascenso en el trabajo. El Sr. Bermúdez resultó ser un alma bondadosa y se ofreció a cubrir los gastos del tratamiento de Lydia. El joven mesero estaba más que agradecido con el hombre y prometió pagarle trabajando duro en el restaurante.

Área de mesas en un restaurante. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Acciones como la honestidad siempre son recompensadas: Haroldo podría haber sacado fácilmente más de un billete de $2 del fajo de efectivo que le ofreció el Sr. Bermúdez. Pero no lo hizo y finalmente fue recompensado por su honestidad al ser ascendido al puesto de gerente.

Aprovecharse de la vulnerabilidad de alguien, especialmente de los ancianos y los discapacitados, es algo terrible: Haroldo sabía que aprovecharse de la ceguera del Sr. Bermúdez podría haberle dado una buena propina, pero no quería rebajarse tanto e hizo lo correcto.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad